EL PAíS

Velayati no fue detenido

Alí Akbar Velayati, ex ministro de Relaciones Exteriores de Irán, regresó a ese país sin ningún inconveniente, a pesar de que la Justicia argentina había pedido su captura por considerarlo involucrado en el atentado contra la AMIA. El funcionario iraní estaba de gira por Malasia y Singapur y de movida se sabía que era muy difícil que alguno de esos países accediera a detenerlo. Aún así, el pedido fue cursado como un modo de “marcar la cancha” y de tratar de limitar los movimientos de Velayati, según dijeron fuentes judiciales. Velayati es uno de los iraníes que, según la investigación del fallecido fiscal Alberto Nisman, participó de una reunión en noviembre de 1993 en la que supuestamente se decidió atentar contra la AMIA. Los fiscales que sucedieron a Nisman coinciden en señalarlo como uno de los responsables del ataque a la mutual judía y por eso, enterados de que había salido de Irán para una visita a Malasia y Singapur, le solicitaron al juez Rodolfo Canicoba Corral que librara una orden de captura en su contra. Ante el pedido de la Unidad Fiscal AMIA, el magistrado le solicitó a la Cancillería que gestionara su detención. Por su alto cargo Interpol nunca aceptó incluir a Velayati en las alertas rojas. El ex ministro de Relaciones Exteriores iraní es actualmente presidente del Consejo Nacional de Conveniencia de Irán, un cuerpo de asesores del líder religioso supremo de ese país, Ali Kamenei.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.