EL PAIS › SE SUSPENDIO EL REGIMEN DE PREMIOS Y CASTIGOS

El PURE pasa para mayo próximo

No más premios y castigos hasta mayo del próximo año. El programa de Uso Racional de la Energía, que incluía incentivos al ahorro y recargos adicionales por el consumo excesivo de gas a los usuarios residenciales, quedó suspendido desde ayer hasta el 30 de abril de 2005, según decretó la Secretaría de Energía. Los motivos del cese del plan fueron atribuidos a su “resultado exitoso” y a la llegada de la primavera y el verano, que redundarían en un menor consumo de energía.
“El programa ha tenido un resultado exitoso como herramienta para garantizar el ahorro de energía en el sector del gas”, consigna la resolución 942, con la que se dio por finalizado el plan. Con el programa de Uso Racional de Energía, que se inició el 28 de abril pasado como una medida para paliar la crisis energética que comenzó a atravesar la Argentina para esos días, se generó durante el otoño y el invierno un excedente destinado al consumo industrial.
Y aunque el plan queda suspendido, agrega la resolución de la Secretaría de Energía, “las licenciatarias de la distribución y el Ente Nacional Regulador del Gas seguirán realizando campañas para promocionar el ahorro”. Por lo pronto y hasta el 30 de abril del próximo año, “no serán de aplicación tanto el régimen de incentivos al ahorro de consumo” ni “el régimen de cargos adicionales por excedentes de consumo”.
La temperatura para las próximas épocas de primavera y verano, sin embargo, se estima desde ya como el elemento que inducirá naturalmente a un menor consumo de gas dentro de los usuarios residenciales. La decisión de cancelar el programa, considera el Gobierno, está alentada “por la llegada del período estival y la consecuente reducción del consumo de gas por aquel sector de consumidores cuya demanda está directamente determinada por la temperatura”.
La crisis energética, que empezó a perfilarse en febrero pasado y que se generó en parte por la falta de inversiones de las concesionarias del sector que no pudieron satisfacer la creciente demanda, llevó a la restricción de las exportaciones de gas hacia Chile y Uruguay, originando tensión sobre todo en las relaciones con el primero. Dicha tensión, además, se concentró entre el Gobierno y las compañías concesionarias del sector hidrocarburos en la Argentina, a las cuales se les exigió una mayor participación para evitar así un freno en el camino de la recuperación económica del país.
El ministro de Economía, Roberto Lavagna, ha calculado que con las importaciones a las que se recurrió: un millón de toneladas métricas de fuel oil de Venezuela, 4 millones de metros cúbicos diarios de gas boliviano y 500 megavatios de electricidad desde Brasil, el país asumió un costo fiscal de 2300 millones de pesos.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.