EL PAIS

Cox declaró en el juicio a Scilingo y describió “la máquina de matar”

Fue director del diario Buenos Aires Herald durante la dictadura y cumplió un papel fundamental en la denuncia de los crímenes.

“Vimos llegar un camión, se abrieron las puertas de la ESMA, el camión entró, se cerraron las puertas, y la gente bajaba con los brazos en la cabeza.” De este modo, el periodista británico Robert Cox detalló ante la Audiencia Nacional de Madrid una escena de la que fue testigo en 1976, poco después del golpe, mientras circulaba a pocos metros del centro clandestino que funcionó en la Escuela de Mecánica de la Armada. Cox se desempeñó como director del Buenos Aires Herald durante los primeros años de la dictadura, declaró en el juicio que se sigue en España por genocidio y torturas contra el represor Adolfo Scilingo y aseguró que luego del 24 de marzo el gobierno militar se transformó en “una máquina de matar”.
El testimonio de Cox fue el único que ayer escuchó el tribunal en la décima jornada del proceso que juzga a Scilingo en Madrid y que intenta echar luz sobre el sistema de terror y muerte desplegado por la dictadura en la Argentina.
El periodista, quien estuvo al frente del Herald desde 1968 hasta 1979, aseguró que el gobierno militar “tuvo la idea de aniquilar a la gente que no estaba de acuerdo con ellos”. “Decían que la idea era traer la democracia de vuelta –señaló–, pero ellos querían hacer mucho más: querían cambiar la sociedad.”
“Me di cuenta de que había un sistema de secuestros. Estando en un colectivo yo mismo vi cómo secuestraban a dos personas”, dijo Cox durante su breve testimonio.
Luego, el periodista relató a los jueces del tribunal la tarde en la que observó, mientras circulaba en auto junto a su esposa en las inmediaciones de la ESMA, cómo ingresaban prisioneros al centro de torturas en donde Scilingo prestó servicios durante un año. “Eran entre cuatro y seis personas con las manos en la cabeza. Los militares iban vestidos de civil”, dijo.
Cox recordó “el clima de terror” que se vivía en la Argentina luego del golpe: “Había una esquizofrenia en la que la gente veía, pero al mismo tiempo no quería ver”. “Mucha gente aceptó las desapariciones. Las Madres (de Plaza de Mayo) sí tuvieron coraje para denunciar, pero mucha gente estaba negando lo que estaba pasando”, señaló.
En ese sentido, destacó que el Buenos Aires Herald fue uno de los pocos medios que se atrevió a denunciar las violaciones a los derechos humanos y a publicar los hábeas corpus presentados por los familiares de los desaparecidos. Esta actitud, aseguró, le significó al diario y a sus periodistas reiteradas amenazas por parte del gobierno militar. “A los pocos meses del golpe –recordó–, nos llamaron de la Casa de Gobierno dando la orden de no publicar nada sobre actos violentos o secuestros sin aviso oficial, y yo dije que esto no podía ser, que teníamos que informar y decidimos publicar los hábeas corpus.”
Cox, quien se desempeñaba además como corresponsal del Washington Post en Buenos Aires, aseguró que en el mundo se daba la imagen de “un golpe sin sangre”, pero que él intentó mostrar que “no era un golpe sin sangre y que también había censura y autocensura por el miedo”. Y en ese sentido, explicó que luego de varias amenazas debió abandonar el país en 1979, cuando se enteró que existía un plan para asesinarlo.
Con el testimonio del periodista británico, la Audiencia de Madrid cerró su segunda semana de juicio, que continuará con una nueva ronda de testigos desde el próximo martes.

Compartir: 

Twitter
 

Robert Cox, el periodista inglés que tuvo un valor que escaseaba.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.