EL PAíS

Quiénes manejarán la batuta y la balanza en el juicio contra Ibarra

Por sorteo, fueron designados los nuevos miembros de la Sala Juzgadora. Las principales fuerzas que la integran son PRO, el kirchnerismo y el ARI. Todavía nadie arriesga pronósticos.

Luego de muchas idas y vueltas, ayer se definió quiénes serán los legisladores que juzgarán al suspendido jefe de Gobierno, Aníbal Ibarra, por el incendio en el boliche de Once. Por medio de un sorteo entre los legisladores que asumieron, se reemplazó a los nueve que terminaron su mandato en la Sala Juzgadora. Aunque nadie quiso hacer pronósticos sobre el resultado del juicio, el ibarrismo considera que todavía tiene chances de absolución con la nueva composición, que incluye a cuatro macristas, dos diputados del ARI, tres kirchneristas, tres de izquierda, una ibarrista, un socialista y una radical independiente. Ibarra opinó que el sorteo “es poco respetuoso del voto popular. Esto no es un campeonato de fútbol”.
“Si el destino de la ciudad está en manos de un sorteo, como si esto fuera el gordo de Navidad, a la institucionalidad la estamos enterrando”, dijo a Página/12 un funcionario cercano a Ibarra. “No vamos a hacer ninguna especulación sobre los integrantes de la Sala, más allá de un sector macrista que tiene posiciones tomadas. Esperamos que los otros puedan abrir la cabeza y entender que el cupo de responsabilidades que impulsa la acusación da por tierra con todo el manejo de la cosa pública y la cadena de responsabilidades que implica”, afirmó. Y adelantó la posibilidad de presentaciones judiciales: “Tenemos nuestra reserva en relación a que eligen una sala específica para juzgar al jefe de Gobierno. En nuestro modo de ver, es inconstitucional”. Ibarra no descartó hacer una presentación judicial porque se violó “el principio de juez natural”.
Con la nueva conformación, si Ibarra logra mantener sus alianzas con el kirchnerismo y el socialismo, no alcanzarían los diez votos necesarios para destituirlo... Pero nada es seguro, como lo demostró el voto del legislador kirchnerista Chango Farías Gómez, que habilitó sorpresivamente el inicio del juicio. Con este antecedente, ayer nadie arriesgaba un desenlace. “Este esquema no da por sentado ningún resultado. Ibarra tiene algunas chances de ser absuelto, depende de cómo reaccionen el kirchnerismo y el ARI. Siempre existe la posibilidad de que pase lo que pasó con el Chango”, temblaban los ibarristas en la Legislatura.
El sorteo dio por terminada la pulseada política entre el macrismo y el ibarrismo por la composición de la Sala Juzgadora. Mientras Ibarra buscaba prolongar el mandato de los legisladores que comenzaron a juzgarlo –dado que existían más posibilidades de que lo absolvieran–, el macrismo bregó por que se hiciese una recomposición total de la Sala, lo que hubiera asegurado su destitución. El martes pasado los 60 legisladores votaron cuál sería la composición y se impuso una tercera opción, impulsada por el vicepresidente primero de la Legislatura, Santiago De Estrada, que implicaba sortear los nueve lugares que quedaban vacantes con el recambio.
Tal como se votó el martes, los nueve miembros de la Sala Juzgadora que terminaron su mandato fueron reemplazados ayer mediante un sorteo que garantizó la proporcionalidad que obtuvieron las distintas fuerzas políticas en la última elección. Así, cuatro lugares fueron para el macrismo, dos para el ARI, dos para el kirchnerismo y uno debía dirimirse entre la socialista Verónica Gómez y el zamorista Gerardo Romagnoli, lo que despertó quejas por parte de la legisladora de Autodeterminación y Libertad Noemí Oliveto. “No me parece bien que el socialismo tenga otra representación, cuando Norberto La Porta ya es miembro”, afirmó. Vestida de negro y amarillo rabioso, con un pañuelo verde, Oliveto sembró dudas sobre el procedimiento: “La Porta siempre está listo para estas cuestiones y por eso logró que Asuntos Constitucionales definiera este sorteo”. Al final, salió sorteado Romagnoli. “A veces el azar corrige la práctica de la dirigencia corrupta, como a la que pertenece Franchiotti (sic), que mató a Kosteki y Santillán. Pueden estar más tranquilos”, dijo. Ibarra adelantó que recusará a Romagnoli, porque “en la sesión prejuzgó”.
De los 15 integrantes de la Sala, siguen el socialista Norberto La Porta, el kirchnerista Helio Rebot, la radical independiente Florencia Polimeni, la ibarrista Laura Moresi y los izquierdistas Héctor Bidonde y Beatriz Baltroc. Por el PRO, en el sorteo se sumó el macrista Roberto Destéfano, junto con otros tres legisladores que integraron la Sala Acusadora: Diego Santilli, Carlos Araujo y Dora Mouzo. Para evitar impugnaciones, fueron reemplazados –sólo para el juicio a Ibarra– por otros de la misma fuerza. Se sumaron el legislador (ex radical) de Recrear, Marcelo Reis; el secretario general del sindicato de juegos de azar, Daniel Amoroso, que entró en la lista de Mauricio Macri; y continúa la ex menemista Silvia Majdalani, que renovó su mandato en octubre. “No hacemos ninguna especulación política, el análisis lo hacen del otro lado”, aseguró a este diario uno de los legisladores noveles.
De parte del kirchnerismo, salieron sorteados Sebastián Gramajo, que fue director del CGP 1 del Gobierno porteño, y el ex director de la Biblioteca Nacional Elvio Vitali. “Esto es un juicio, es decir, un sistema de garantías. Todos los miembros tienen que atenerse a la calidad de las probanzas, independientemente de la adscripción política. Uno no puede partir de la base de prejuzgar”, destacó uno de los legisladores K.
Por el ARI, integran la Sala el abogado Guillermo Smith, de 62 años, que proviene del radicalismo y fue asesor del Ministerio de Trabajo durante el gobierno de Raúl Alfonsín, y el periodista Facundo Di Filippo, de 30 años, que coordina la revista académica Encrucijadas, de la Universidad de Buenos Aires, y que comenzó su militancia en el campo de los derechos humanos. “Nosotros vamos a hacer un trabajo serio porque se viene la etapa de debate, contradicción y defensa, como todavía no hubo. Ninguno de nuestros dos miembros va a prejuzgar”, sostuvo el legislador Fernando Melillo, que se mostró reticente a hacer pronósticos: “Me parecería malo para las instituciones que se hicieran cálculos por pertenencias políticas”. Por su parte, el ex vicejefe de Gobierno de Fernando de la Rúa y legislador electo, Enrique Olivera, opinó que “no puede ser que el juicio político al jefe de Gobierno concentre toda la atención de la Legislatura. Hay muchos otros temas, como la seguridad y la salud”.
Con la Sala Juzgadora constituida, su presidente, el juez Julio Maier, fijó una reunión. Los tres legisladores que oficiarán de fiscales –Jorge San Martino, Jorge Enríquez y Rubén Devoto– presentarán la acusación en la próxima sesión, el martes 13. Para distender el clima, en la Legislatura decían: “El martes 13, no te cases ni hagas juicio”.

Informe: Werner Pertot.

Compartir: 

Twitter
 

La Legislatura sorteó la integración de su Sala Juzgadora, que será sumamente heterogénea.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.