EL PAíS › LA EVENTUAL REUNION ENTRE KIRCHNER Y TELERMAN

“Si la gestión así lo indica”

Con esa frase, Alberto Fernández enfrió las intenciones del jefe de Gobierno porteño.

 Por Santiago Rodríguez

El jefe de Gabinete nacional, Alberto Fernández, sigue mostrándose poco amistoso con Jorge Telerman y ayer afirmó que el presidente Néstor Kirch-ner lo va a recibir “si la gestión así lo indica”. De ese modo, Fernández mantuvo la distancia que le impuso desde que asumió el comando de la ciudad de Buenos Aires en reemplazo de Aníbal Ibarra, como parte de una estrategia de desgaste tendiente a encolumnarlo en forma disciplinada con la Casa Rosada. El flamante jefe de Gobierno aguarda el avance de las conversaciones entre ambos para terminar de definir el armado político en el que sustentará su gestión.

La relación entre Telerman y Fernández no es buena. Nunca lo fue y poco ayuda el hecho de que ambos tengan aspiraciones en la Capital Federal. Aun antes de quedar al frente de la Jefatura de Gobierno, Telerman había dado señales de su intención de postularse para ese cargo en 2007. El jefe de Gabinete también abrigó la ilusión de anotarse en esa carrera tras la llegada de Kirchner al poder.

En su primera conferencia de prensa como jefe de Gobierno, Telerman se mostró molesto cuando le preguntaron por el vínculo entre ambos. “Eso no le interesa a nadie”, respondió.

Fernández, en cambio, prefirió blanquear que las cosas entre los dos podrían estar mejor. “Lo conozco desde hace mucho tiempo. Tuvimos diferencias políticas. Somos gente responsable. Lo importante es que se recupere la institucionalidad en la ciudad. Siempre he defendido las instituciones”, declaró a FM Aspen.

La cuestión de la relación con Fernández no es menor para Telerman: el jefe de Gobierno quiere tener consigo al kirchnerismo y por más que tiene buena llegada a otros K de peso, como el ministro de Planificación, Julio De Vido, y el secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini, Kirchner ratificó al jefe de Gabinete como interlocutor político en el distrito.

Fernández apunta a que Telerman no aparezca sentado a la mesa de negociaciones en un plano de igualdad. En el marco de esa estrategia bajó las expectativas sobre un eventual encuentro entre el flamante jefe de Gobierno y Kirchner: expresó que “si la gestión lo indica, sí. Es decir, hay tareas de gestión cotidianas, y si en algún momento el Presidente debe reunirse con el jefe de Gobierno o con gobernadores se reúne”.

Las declaraciones de Fernández se sumaron a la cancelación de la reunión que Telerman había pactado con el titular del bloque K en la Legislatura, Diego Kravetz, y el sindicalista Víctor Santa María, en representación ambos del Frente para la Victoria: fue el mismo jefe de Gabinete el que ordenó dar marcha atrás con el encuentro al verlo anunciado en los medios. Desde su entorno cargaron a la cuenta de Telerman la filtración a la prensa y se quejaron, además, de los contactos simultáneos del jefe de Gobierno con macristas, representantes de otras fuerzas, dirigentes gremiales y hombres de la Iglesia. “Nos hace acordar a Adolfo Rodríguez Saá en su semana como presidente. No se da cuenta de que el suyo es un gobierno de transición y actúa como si hubiera llegado a partir de una rebelión popular”, evaluó un destacado K porteño.

El kirchnerismo jugó fuerte a la continuidad de Ibarra y Fernández –artífice de la jugada– lo reivindicó: “Cada uno deberá responder con el tiempo por lo que ha hecho. Yo por lo que hice estoy orgulloso”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.