EL PAíS › KIRCHNER LES RECLAMO A LAS EMPRESAS PAPELERAS Y AL GOBIERNO DE FINLANDIA

“¿Por qué no cortan por noventa días?”

En un acto en la Casa de Gobierno, el Presidente se dedicó en extenso al conflicto por las papeleras. Por primera vez les reclamó directamente a Botnia y a Ence que paralizaran las obras y enviaran la información que les reclaman. También exigió la intervención de Finlandia. El gobierno de ese país respondió que se trataba del conflicto de una empresa privada.

 Por Laura Vales

El presidente Néstor Kirchner volvió a pedir a las papeleras que se realizara un estudio de impacto ambiental y criticó al gobierno de Finlandia por “permanecer callado” cuando “tendría que colaborar”. Al hablar en un acto en la Casa de Gobierno, Kirchner hizo una apelación directa a las dos empresas: “¿Por qué no cortan por 90 días?, ¿por qué no nos arriman, señores de Botnia y Ence, todos los elementos que tienen para que podamos dilucidar (si hay peligro de contaminación)?”, preguntó. Recordó así que el estudio de impacto ambiental está frenado porque las firmas no dan información sobre los procesos de producción que utilizarán; especialmente por la posición de Botnia, que frustró el acuerdo con el Uruguay al negarse a suspender sus obras. En este punto, Kirchner concluyó que “acá está la responsabilidad del gobierno de Finlandia, que tendría que ayudar”.

Es la primera vez que el Presidente cuestiona la inacción de las autoridades finlandesas. La planta de Botnia es una de las inversiones más importantes de ese país en el exterior, según ha señalado su propia embajada en Buenos Aires. Con un costo de mil millones de dólares, la fábrica de celulosa que se construye en Fray Bentos es también la primera experiencia que la empresa Botnia hace fuera de Finlandia. Por estos motivos, el conflicto por su instalación no ha pasado desapercibido para sus autoridades. Por este tema, la presidenta Tarja Halonen, quien iba encabezar una delegación en gira por Uruguay y Argentina, acaba de cancelar su visita a la región. El grupo será liderado, ahora, por la ministra de Comercio Exterior, Paula Lehtomaki, que llegará a Buenos Aires el miércoles próximo.

Ayer, el gobierno finlandés respondió las declaraciones de Kirchner tomando distancia: en un comunicado de prensa sostuvo que la papelera es “un emprendimiento de una empresa privada”, que “tiene las autorizaciones y permisos del Estado uruguayo”. Con el mismo distanciamiento, señaló que el Banco Mundial ya está haciendo su estudio de impacto ambiental del que “se esperan los resultados”.

En el comunicado, el problema de las papeleras fue calificado como un “desacuerdo lamentable entre dos países a los cuales Finlandia tiene mucho afecto y respeto”. En su último punto, el texto oficial alude al reclamo argentino a la empresa: “Finlandia alienta a Botnia a continuar distribuyendo toda la información necesaria sobre los aspectos que tienen que ver con el impacto medioambiental de su proyecto”.

“¿Qué problema tienen?”

En su discurso, Kirchner consideró que el estudio de impacto ambiental es el primer requisito para resolver el tema. “Si realmente se quiere mantener la no contaminación y se quiere cuidar la ciudad, la salud de los ciudadanos y las posibilidades económicas y de crecimiento, se debe hacer el estudio. Si (las papeleras) contaminan, contaminan a argentinos, a uruguayos, lo único que estamos pidiendo a nuestro país hermano –y lo estamos rogando– es que se haga un estudio de impacto ambiental. Los presidentes tenemos que tener la voluntad y la decisión política de que se haga y las dos empresas Botnia y Ence nos tienen que dar noventa días.”

“¿Qué problema tienen? ¿Por qué no nos arriman, señores de Botnia y Ence, todos los elementos que tienen para que podamos dilucidar?”, retomó más adelante. “Por ahí tienen razón ustedes y, si es así, bienvenido. Para terminar con las dudas acumulen todas las pruebas, hacemos los estudios y por ahí vemos que el impacto ambiental no existe. Pero ¿por qué le quitamos cristalinidad al procedimiento? Creo que es tan lógico este tema que, la verdad, no entiendo por qué se niegan a aportar los elementos que corresponden.”

La reticencia de las empresas a informar sobre los métodos de producción que planean implementar viene de lejos. El año pasado, luego de que los vecinos de Gualeguaychú llamaran la atención sobre el caso con una marcha de 40 mil personas, Kirchner y Tabaré acordaron crear una comisión técnica de alto nivel para encontrar un salida. Los especialistas argentinos plantearon que no pudieron avanzar en evaluar los riesgos ecológicos por falta de información. El mes pasado, el diálogo entre los presidentes fracasó por el mismo motivo: cuando ya había coincidencia en hacer el estudio, Botnia lo boicoteó. El gobierno uruguayo planteó que la evaluación se hiciera de todas formas, pero la Argentina dijo que era imposible si la empresa no dice qué técnicas va a usar. Luego, el Banco Mundial habló del mismo inconveniente: el estudio no pudo completarse por falta de información. Proviniendo de un organismo que ha financiado los planes de forestación y ahora tiene interés en que las papeleras se construyan, el reproche es aún más significativo.

“Uruguay no quiere la suspensión”

El presidente de Botnia, Erkki Varis, ofreció un argumento insólito sobre la magnitud que ha tomado el conflicto. “Nuestro problema ha sido siempre que al gobierno de Uruguay no le gustaba que conversáramos con la parte argentina”, comentó el máximo dirigente de la compañía. “Nuestros interlocutores hacían hincapié en que Uruguay es un país independiente, que éstos son asuntos de política extranjera y que sólo el gobierno uruguayo responde en ese rubro”, agregó Varis, entrevistado por la revista Debate. El reportaje fue realizado con anterioridad a las declaraciones de Kirchner. Y en él el directivo asegura que no han frenado la construcción porque “el gobierno uruguayo tampoco quiere parar este proyecto”.

Sin embargo, en contraposición con Botnia, Ence ratificó ayer que mantendrá suspendidas sus obras a la espera de que el diálogo entre ambos países avance.

La evaluación que hizo Varis sirve para entender, al menos en parte, el porqué de las actitudes de Botnia. El directivo consideró que su compañía no va a ser denunciada ante La Haya, porque en ese tribunal “no se puede demandar a una empresa” y que los jueces discutirán además no sobre cuestiones ambientales sino sobre tratados internacionales, es decir “si Uruguay ha roto los tratados sobre aguas fronterizas”. Los asesores de Botnia están seguros de que Uruguay respetó el Tratado del Río Uruguay.

Por otra parte, Varis habló de los cortes de ruta que, aseguró, no afectan a su compañía. Botnia no usa servicios argentinos y solucionó el problema del bloqueo a los camiones que le llevaban materiales de construcción trasladando esas cargas en barco. El directivo reconoció que las protestas frenaron el desembolso de los créditos del Banco Mundial, “pero no hay implicaciones financieras muy serias para nosotros”, señaló.

La Haya

En Gualeguaychú, donde los vecinos mantienen cortado el puente internacional San Martín, ayer hubo opiniones divididas sobre el discurso presidencial (ver aparte). Kirchner cuestionó el bloqueo y volvió a pedir a los asambleístas que lo levanten, pero rechazó la idea de desalojarlos por la fuerza. En ese sentido, criticó a los periodistas “que indirectamente están diciendo que habría que haber reprimido”, a raíz del episodio que se vivió el martes en Colón, cuando un grupo de comerciantes desalojó a los asambleístas del asfalto, luego de que quedara sosteniendo la protesta un grupo minoritario. El Presidente reiteró que no va a reprimir.

La estrategia de la Casa Rosada para que se suspenda el corte es apurar la presentación de la denuncia ante La Haya. La demanda es uno de los reclamos más fuertes en Gualeguaychú. Fuentes del Gobierno aseguraban anoche que el escrito está avanzado y que lo presentarían en una semana, “entre el 28 de abril y el 5 de mayo”.

Esta intención ya fue comunicada a algunos vecinos, con la idea de que en las asambleas que se realizan todas las noches se empiece a debatir la opción de levantar el corte.

Compartir: 

Twitter
 

El presidente Kirchner aprovechó un acto en Gobierno para hacer sus reclamos en el conflicto por las papeleras.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.