EL PAíS › FERNANDEZ Y DE VIDO, JUNTOS EN EL INSTITUTO PARA LA VICTORIA

Para sortear imágenes de pelea

El jefe de Gabinete y el ministro de Planificación compartieron elogios en un acto. No hablaron de la interna en Capital. Scioli mandó su apoyo.

Aunque muchas veces se los señala como protagonistas de una sorda interna en el Gobierno, ayer se mostraron juntos: el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y el ministro de Planificación, Julio De Vido, compartieron un acto del Instituto para la Victoria, un organismo creado hace un mes para mejorar las chances del oficialismo en un distrito reticente. “Estamos hablando sobre lo que hace falta a la gente, escuchando a los que saben, por eso invitamos a De Vido para que nos cuente lo que está haciendo en obra pública en Capital y Gran Buenos Aires”, indicó Fernández, que encabeza el PJ porteño. Al ingresar al encuentro en la sede de Suterh, De Vido señaló que se siente “parte del Frente para la Victoria”. “Gracias a la versatilidad que tiene Alberto en el Presupuesto nacional –y no, como dicen los odiosos, que De Vido se lleva tantos pesos– es para hacer obras públicas”, respondió De Vido.

“Esto despeja todos los fantasmas de una interna en la Capital”, consideraron en el entorno del jefe de Gabinete, a quien se suele ubicar como uno de los que respalda la candidatura del vicepresidente Daniel Scioli, mientras que a De Vido se lo señala más cerca de apoyar al actual jefe de Gobierno porteño, Jorge Telerman. Es conocida la frialdad que existe entre Fernández y Telerman, quien intenta tender puentes con Kirchner a través de Compromiso K, la corriente que conduce el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini. “Todavía no es momento de hablar de candidaturas”, afirmó Fernández, para alejar aún más los fantasmas de una posible interna.

Del acto también participaron el ministro de Trabajo, Carlos Tomada; el de Justicia, Alberto Iribarne; la de Defensa, Nilda Garré; el secretario de Cultura, José Nun, y el de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde, además de los que trabajan en el armado local, como el titular de Suterh, Víctor Santa María, y el secretario de Modernización del Estado, Juan Manuel Abal Medina (h). Ayer no contaron con la asistencia del vicepresidente, quien mandó una carta para excusarse. Señaló que debía viajar a Italia para hacerse controles de salud. “La ciudad de Buenos Aires pasará a ser gobernada por uno de nosotros”, señaló Scioli en la carta.

Entre los cerca de 300 dirigentes del kirchnerismo porteño, se pudo ver al superintendente de Salud, Héctor Cappaccioli; al radical Miguel Pesce y también a Fernando Melillo, ex titular de ARI porteño, que se sumó al Instituto para la Victoria cuando se lo creó hace un mes. En tanto, el jefe de la bancada kirchnerista de la Legislatura porteña, Diego Kravetz, aclaró: “Por ahora no forma parte de este espacio político”.

De Vido llamó a “generar una alternativa triunfante” para la ciudad y pidió junto con Fernández una “concertación plural”. Ambos acusaron a la oposición de “tener como único plan, el colapso energético” y hacer “malos augurios” que no se cumplieron, como “la expectativa inflacionaria y la crisis energética”. “La oposición no tiene proyecto, su proyecto es el colapso, el proyecto de los noventa que ha fracasado”, concluyó De Vido.

Compartir: 

Twitter
 

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y el ministro de Planificación, Julio De Vido.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.