EL PAíS › LA REFORMA DEL CODIGO DE JUSTICIA MILITAR

La CIDH quedó satisfecha

Después de entrevistarse con la ministra de Defensa, Nilda Garré, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA elogió la reforma al Código de Justicia Militar que acaba de enviar el Ejecutivo al Congreso. Para la comisión, la propuesta argentina es “una guía fundamental para similares procesos de todo el hemisferio”. La modificación partió de un reclamo ante la CIDH realizado por un militar argentino al que se le negó el derecho a legítima defensa.

La ministra recibió ayer al vicepresidente de la CIDH y relator para Argentina, Florentín Meléndez, al secretario, Santiago Cantón, y a la abogada Elizabeth Mershed. “La propuesta del Poder Ejecutivo nacional satisface los estándares de la Comisión en materia de protección de derechos fundamentales y debido proceso”, señalaron los representantes del organismo internacional. El proyecto de reforma del sistema de justicia militar deroga el código castrense, propone la erradicación de la pena de muerte, el tratamiento de los delitos militares en la órbita de la Justicia común y un procedimiento penal-militar para los tiempos de guerra o conflicto. El Ministerio de Defensa resaltó que “las normas propuestas aseguran a las personas con estado militar que serán juzgadas con las mismas garantías que la Constitución Nacional establece para todos los ciudadanos”.

La delegación de la CIDH también destacó el “impulso” que el ministerio le otorgó a la solución amistosa en el caso del capitán Rodolfo Correa Belisle, quien había sido condenado en un juicio militar por declarar contra sus superiores por el crimen de conscripto Omar Carrasco. En la solución amistosa, el Estado argentino le pidió disculpas al militar, que vio interrumpida su carrera luego de 90 días de prisión en la cárcel militar de Covunco, en Neuquén; reconoció que se violaron los derechos de Correa Belisle y se comprometió a reformar el Código de Justicia Militar. El capitán fue procesado por irrespetuosidad ante sus superiores. “La irrespetuosidad fue haber declarado ante la justicia civil y la prensa que el encubrimiento del asesinato de Carrasco alcanzaba a los altos mandos del Ejército que comandaba Martín Balza”, reconoció Correa Belisle en una reciente entrevista.

Compartir: 

Twitter
 

La ministra de Defensa, Nilda Garré, recibió a la CIDH.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.