EL PAIS › CRECE LA EXPECTATIVA POR LAS GESTIONES DEL FACILITADOR ESPAÑOL

Unas fichas al enviado del rey

Tras el fallo de La Haya, el gobierno argentino espera que “prosperen” los buenos oficios de Yáñez Barnuevo, que llega la semana próxima. El canciller uruguayo advirtió que su país “dialoga” pero no negocia si hay cortes, aunque dijo que “ahora la palabra la tiene Argentina”.

Después del fallo de la Corte de La Haya y sin una solución a la vista, las expectativas en torno del conflicto por la instalación de la papelera Botnia se orientan ahora hacia las gestiones del facilitador español Juan Antonio Yáñez Barnuevo, que visitará Buenos Aires y Montevideo la semana próxima. El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, se mostró esperanzado en que ese proceso “prospere”. Desde el gobierno de Tabaré Vázquez también hablaron de esperar la nueva ronda de conversaciones con el enviado del rey de España. El canciller uruguayo, Reinaldo Gargano, incluso deslizó que “ahora la palabra la tiene Argentina”, un comentario novedoso, que contrasta con el discurso intransigente que venía sosteniendo. De todos modos advirtió: “Con los puentes bloqueados, Uruguay no negocia”.

La resolución de la Corte Internacional, que rechazó una medida cautelar presentada por Uruguay para poner fin a los cortes de ruta, generó cierto malestar en el gobierno vecino. “No ayuda a crear una nueva situación” en el diferendo, comentó Gargano. El llamado del presidente Néstor Kirchner al diálogo, tras conocerse la sentencia, tuvo una respuesta del canciller oriental. “Me parece muy bien que esté dispuesto al diálogo, porque Uruguay también lo está, pero que haya diálogo no quiere decir que se negocie; una cosa es hablar y otra diferente es negociar, y con los puentes bloqueados Uruguay no negocia”, gruñó.

“Los uruguayos fuimos quienes siempre planteamos el diálogo y Argentina no aceptó, los uruguayos fuimos quienes planteamos el monitoreo conjunto de las plantas y Argentina no aceptó. Ahora la palabra la tiene Argentina”, sostuvo Gargano. En la Casa Rosada creen que la administración de Tabaré hasta ahora sólo buscó hacer tiempo para que avance la construcción de Botnia, pero no fue proclive a conversar ni apostó a una salida de común acuerdo. Consideran, además, que la oferta del “monitoreo conjunto” sobre las obras de las papeleras es un engaño ya que “sería como monitorear una catástrofe consumada”, suelen repetir.

El canciller Jorge Taiana respondió a los comentarios de Gargano desde el programa de televisión A dos voces. Enumeró seis ocasiones en que la Argentina llamó al diálogo, pero no tuvo respuesta favorable, y remarcó que en la relocalización de la papelera española ENCE Uruguay no tuvo ninguna participación.

Pese a los entredichos, las voces oficiales, al menos en esta orilla, apuntan a “esperar las nuevas gestiones del facilitador” Yáñez Barnuevo. “Tenemos expectativas de que esto finalmente prospere”, señaló el jefe de ministros, Alberto Fernández, y llamó a “colaborar con el embajador, que acerque a las partes y promueva el diálogo, que es lo más importante de hoy en día”. Fernández consideró que “no tiene mucho sentido seguir hablando sobre el” fallo de La Haya sino que prefiere “tratar de favorecer, de recuperar el diálogo, la capacidad negociadora que se ha ido perdiendo”.

Esta vez, desde Uruguay, hubo voces que se mostraron más receptivas que de costumbre a la visita cercana del español. El senador uruguayo del Frente Amplio Carlos Baraibar dijo que “sólo resta esperar la gestión del facilitador”, a la que describió como una “negociación triangulada”.

El enviado de la corona española estará el lunes en Buenos Aires y el martes viajará a Montevideo. Iniciará así la tercera ronda de conversaciones con los dos países enfrentados. Los buenos oficios del rey Juan Carlos de Borbón fueron solicitados por Kirchner el 4 de noviembre, durante la XVI Cumbre Iberoamericana. En noviembre y diciembre su delegado tuvo encuentros con funcionarios argentinos y uruguayos. Planteó un “esquema” de acercamiento, llamó a las partes a “flexibilizar” sus posturas y sugirió una “mesa de diálogo” con sede en Madrid. El 30 de diciembre estuvo en Finlandia y tuvo contacto con autoridades gubernamentales y con directivos de Botnia.

El otro canal formal por el que transcurre el pleito con Uruguay sigue siendo la Corte Internacional de La Haya. Lo que el tribunal resolvió el martes último se refería puntualmente a la discusión sobre los bloqueos a los pasos fronterizos que los ambientalistas mantienen contra la pastera finlandesa. Los jueces dijeron que no están convencidos de que la protesta cause un daño irreparable. Pero queda pendiente el juicio que inició la Argentina sobre la cuestión de fondo, donde se discute si Uruguay violó el estatuto del río compartido, de 1975, al decidir en forma unilateral la instalación de las papeleras, y si las plantas provocarán un daño ambiental irreversible. Los uruguayos recién presentarán su argumentación central dentro de seis meses y la Corte fallaría, con suerte, entre fin de este año y comienzos del próximo.

En lo inmediato, las próximas fichas se juegan a través del facilitador del Viejo Continente y estarán sobre la mesa la semana próxima.

Compartir: 

Twitter
 

Alberto Fernández y el facilitador Juan Antonio Yáñez Barnuevo se vieron en noviembre y diciembre.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.