EL PAíS

Entre el teatro de revista y la comedia de enredos políticos

El líder de Recrear, Ricardo López Murphy, estuvo en Mar del Plata y fue a ver la obra de Nito Artaza y Moria Casán. Recorrió la peatonal, elogió a sus aliados y criticó al Gobierno. Se reunió con Macri para hablar de acuerdos.

 Por Werner Pertot

Distendido, en remera de mangas cortas, Ricardo López Murphy se sumó a los políticos que hacen campaña en la costa, en una recorrida por Miramar y Mar del Plata. El Bulldog hasta se dio el gusto de ver Lo que el voto se llevó, donde actúan su ex correligionario Nito Artaza junto con la vedette Moria Casán. Luego intercambió saludos y propuestas con el capocómico. Del teatro de revista, pasó a la comedia de enredos políticos: fustigó al vicepresidente Daniel Scioli, a Roberto Lavagna y aclaró sus pleitos con Elisa Carrió, con quien terminó enfrentado a raíz de la mesa de diálogo que propuso Juan Carlos Blumberg. “Esta elección tiene que ser una lucha de cosmovisiones: va a estar la cosmovisión kirchnerista en su forma brutal y en la forma más ligera de Lavagna”, lanzó el fugaz ministro de Economía.

El ex ministro de Defensa de la Alianza viajó a Miramar el jueves, donde participó de diversas reuniones partidarias y ayer estuvo en Mar del Plata e hizo una recorrida por la peatonal. “Venga, vamos a hacer otra Toma de la Bastilla”, propuso un veraneante en ropa deportiva color rojo, ante un sorprendido López Murphy.

Por la noche, se hizo tiempo para ir a ver a Artaza, a quien conoce de los noventa, cuando trabajaban en el programa de radio de Teté Coustarot (López Murphy hacía una columna con el titular de la consultora Nueva Mayoría, Rosendo Fraga, y Artaza estaba a cargo de la parte humorística). Entre las plumas y los monólogos, el público se dividió entre ver el espectáculo y detenerse a observar las reacciones del Bulldog.

“Estuvimos hablando después del show. Tuve un comentario simpático tanto de él como de Moria”, comentó López Murphy a Página/12. Moria no bajó de los camarines, pero le mandó un sugestivo “Te adoro”. Luego de agradecerle por “su buena onda”, Artaza aprovechó para preguntarle por el vodevil de la derecha: “Y, ¿qué va a hacer Mauricio al final?”. La respuesta fue tan imprecisa como la actitud del líder de Compromiso para el Cambio.

López Murphy tuvo un breve encuentro con Macri antes de partir hacia la costa. Tomaron un café en la casa de Horacio Rodríguez Larreta y discutieron sobre la situación de PRO en varias provincias, incluida Entre Ríos, donde denunciaron que no les permitieron presentar listas en los municipios clave. El líder de Recrear viajará la semana que viene por ese tema. “Es inconcebible, es una legislación feudal, con un nivel total de primitivismo”, bramó al enterarse.

También le comentó que el 16 y 17 de febrero hará un plenario nacional de Recrear donde definirán su posición frente a la política de alianzas. “Entramos en la etapa dura y difícil de los frentes electorales. Fue una conversación para aunar criterios en la confección de listas”, consideró López Murphy. En el encuentro, no hubo definiciones. “Yo creo que hay que tener una campaña lo más corta posible, dada la inmensa restricción de recursos”, planteó el Bulldog. “Yo he estado acostumbrado al ascetismo... Mauricio no tanto”, aseguró.

En la reunión tampoco hubo pases de factura por el contacto que tuvo Macri con el gobernador neuquino Jorge Sobisch, quien nunca hizo buenas migas con el ex ministro de Economía de la Alianza. “Sobisch ha hecho un comentario concluyente: anunció que está mal en las encuestas y está buscando una salida elegante. Hay que dejarlo que lo haga y no estorbar”, sonrió el líder de Recrear.

Con la líder del ARI tuvo mayores contemplaciones, habida cuenta de la buena relación que solía unirlos, hasta que López Murphy la cruzó por su rechazo a la mesa de diálogo, que propuso Blumberg. “No tomé distancia de Carrió, simplemente discrepé en que Blumberg sea agente de Alberto Fernández. En eso no estoy de acuerdo”, señaló a este diario. “Hay una visión contrapuesta a la oficial, aunque tenemos diferencias en términos de políticas públicas”, indicó.

El dirigente juró y perjuró que no buscan “usar” al ingeniero. “Pasar de ser un líder social a ser líder de una facción política no es sencillo y como nosotros no queremos usar a nadie le decimos bienvenido a todo aquel que quiera contribuir, pero que sea cuidadoso”, comentó sobre su posible candidatura a gobernador bonaerense de PRO.

La brisa marina no le hizo perder la costumbre de repartir mandobles al oficialismo. “El Gobierno importa a Scioli, como importaron a Ruckauf o a Cristina Kirchner, para poner el tren fantasma detrás”, dijo. “Pero hasta que confirmen lo que va a hacer, es un globo de ensayo”, concluyó.

Compartir: 

Twitter
 

Ricardo López Murphy en Mar del Plata, donde aprovechó para ver a Artaza en el teatro.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.