EL PAIS

“Ponen los huevos en un lado y gritan en otro”, dijo el rector

Después de la suspensión de la asamblea de la UBA, cruzaron críticas las autoridades de la universidad, los cuatro decanos y la FUBA.

 Por Julián Bruschtein

La fallida asamblea de la Universidad de Buenos Aires (UBA) dejó secuelas. Los diferentes sectores que participan del debate cruzaron ayer acusaciones con la izquierda estudiantil de la FUBA, después de que el lunes la sesión terminara sin abordar la reforma del estatuto, suspendida por falta de quórum ante la salida de muchos consejeros vinculados al oficialismo. Mientras tanto, el rector Rubén Hallú confirmó que la semana que viene se le pondrá fecha a una nueva convocatoria de la asamblea, seguramente en la primera semana de septiembre. Ya estaría definido –aseguró– que la tentativa se realice en una facultad y no en el Colegio Nacional de Buenos Aires.

Todavía con el recuerdo caliente de la asamblea, donde hubo gritos, huevazos y hasta algún golpe, Hallú cargó contra los estudiantes de izquierda y los consideró englobados en “la teoría del tero: ponen los huevos en un lado y gritan en el otro”, en referencia a sus reclamos de reforma y a sus acciones para “obstaculizarla”. “Desgraciadamente hay un grupo minoritario de estudiantes que, usando la fuerza y gritando, no contribuyeron a un debate profundo”, criticó el rector.

La federación estudiantil tiene otro punto de vista: “Esta camarilla repodrida no puede seguir gobernando la UBA. No está a la altura del proceso que se está viviendo. No querían votar nada, ni se anotaron en la lista de oradores para dar su opinión”, aseguró Juan Pablo Rodríguez (PO), uno de los tres dirigentes de distintas fuerzas (MST y CEPA) que comparten la presidencia de la federación. Para ellos, la sesión del lunes “demostró –dijo Rodríguez– que se está procesando una crisis hacia el interior del pacto Hallú-Sorín (Jaime, el vicerrector)”.

Desde el espacio de centroizquierda conocido como el de los “4 Decanos” (por Filosofía y Letras, Exactas, Arquitectura y Ciencias Sociales), Federico Schuster estimó –en diálogo con Página/12– que “lo que pasó en la asamblea, entre discursos vacíos, repetitivos y dilatorios por parte de los estudiantes y la sorpresiva salida de algunos asambleístas sobre el final, fue decepcionante”. Para el decano de Sociales, uno de los errores cometidos durante el transcurso de la asamblea fue no organizar “la lista de oradores”, porque “cuando avisaron que se abría ya había dieciséis oradores anotados, casi todos estudiantes”. “Cuando se acercaba mi turno para dar nuestra posición”, el recuento del quórum “no me lo permitió”, y la asamblea fue suspendida.

El rector Hallú ayer difundió un comunicado en el que apuntó contra la militancia estudiantil por impedir “un debate adulto y democrático” en nombre, justamente, “de la democracia y la participación”. La FUBA se contraatacó: “Nosotros creemos en una asamblea democrática, que no es justamente ésta... Lo que está claro es que tiene que ser una asamblea de estudiantes y docentes la que decida cuáles van a ser los cambios que se necesitan”. Como durante la asamblea, Rodríguez criticó a los “4 Decanos”: “Jugaron el peor rol de todos. No se animaron a enfrentar a los radicales en el gobierno y son incapaces de enfrentar el reclamo presupuestario porque esto los pondría en la vereda de enfrente a Kirchner”.

Con una postura menos beligerante, los “4 Decanos” optaron por impulsar el proceso insistiendo con las propuestas. “Tenemos una profunda convicción en la reforma, somos obstinados y vamos a empujar para que se produzca. Porque a pesar de la decepción, cuando uno mira por arriba, lo que encontramos es que los fantasmas de que la asamblea no pudiera hacerse se superaron. Aunque debe haber más condiciones de respeto mutuo”, estimó Schuster. “Hay sectores que prefieren que no haya reforma, pero hay gran cantidad de asambleístas que sí lo quieren auténticamente”. El proceso de reforma del estatuto continúa formalmente abierto y, a pesar de las diferencias, los representantes de profesores, graduados y estudiantes deberán ponerse de acuerdo el próximo miércoles, cuando se reúna el Consejo Superior y se defina la nueva convocatoria de la asamblea universitaria.

Compartir: 

Twitter
 

La próxima reunión de la asamblea no se haría en el Nacional de Buenos Aires.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.