EL PAíS › INSPECCION EN ECONOMIA TRAS LA BOLSA DE MICELI

Las puertitas del despacho

 Por Irina Hauser

Por un buen rato el ministro de Economía, Miguel Peirano, tuvo que ceder su despacho para una nueva inspección en la investigación sobre la bolsa de su antecesora, Felisa Miceli. En base a un pedido de los abogados de la ex funcionaria, la jueza María Servini de Cubría había ordenado rehacer el croquis del quinto piso del Palacio de Hacienda. En el procedimiento se comprobó que el plano anterior no mostraba todas las puertas que permitían entrar a la oficina de la ex ministra, dos de ellas sin tarjeta magnética. En el juzgado creen que puede ser un dato clave: no se sabe quién entró por ahí antes de que apareciera el dinero. Para la fiscalía no es un asunto decisivo.

La defensa de Miceli, a cargo de Carlos Cruz, está embarcada en desbaratar las pruebas que fueron presentadas por el fiscal Guillermo Marijuán, que en un comienzo instruyó la investigación sobre el dinero encontrado el 5 de junio último en el baño privado de la ex ministra: 100 mil pesos y 31.670 dólares. El fiscal pidió indagarla por considerarla sospechosa de encubrir una operación financiera de carácter ilegal, sustraer el acta original que labró la policía al hallar la plata e incumplir sus deberes al retener ese documento.

Servini aprobó la indagatoria (que ya sufrió una postergación aún sin nueva fecha) pero comenzó a rehacer parte de la investigación. En ese contexto, el abogado de Miceli apostó a pedir sus propias medidas de prueba. Dijo que al primer croquis del despacho ministerial, hecho por un agente de “planimetría” de la Federal, le faltan datos.

Según allegados a Servini, el juzgado corroboró lo mismo y no le pareció un dato menor: en el dibujo faltaba una puerta que no requiere tarjeta magnética y que permite acceder a la oficina desde el garage, según fuentes judiciales. La cámara que registra ese ingreso fue pedida por el juzgado pero aún no fue entregada. La tendría el área de Seguridad del ministerio. La jueza, frente a este panorama, mandó a hacer ayer otra vez la “planimetría”, con arquitectos y técnicos policiales.

Según entiende la fiscalía, las puertas “no son algo determinante”. En el juzgado dicen que podría servir para despejar una duda: todavía no se sabe a ciencia cierta quién fue la última persona que entró a ver a Miceli el día previo a la aparición de la bolsa. Según los registros oficiales, fue el contador Jorge March, ex director del Banco Hipotecario. Pero no estaría claro si entró alguien más, ni siquiera si March era March.

El despacho del titular de Economía tiene en total cuatro puertas: dos que se atraviesan con tarjeta magnética y dos sin ella. A la defensa de Miceli le interesa poner esto de relieve para mostrar que es un área de acceso público y no un lugar propicio para ocultar algo, contra la teoría del fiscal. En esa línea, algunos testimonios indican que pasaban a diario, antes que Miceli, unas siete personas, entre personal de limpieza, policía y mayordomos. En los últimos dos días declararon seis miembros de la custodia y también personal de Juncadella que, se sospecha, transportó el lote de 100 mil pesos desde el Banco Central a la financiera Cooperativa Cuenca. Servini todavía está reconstruyendo la ruta del dinero.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.