EL PAíS

Los judiciales hacen la suplencia

Ante la falta de autoridades de mesa en Buenos Aires, la Corte convocó a secretarios y prosecretarios de la Justicia porteña.

 Por Irina Hauser

Los funcionarios judiciales porteños que pensaban comerse un asadito el domingo y tomarse la votación como un paseo tendrán que cambiar de planes. Ante la falta masiva de autoridades de mesa, la Corte Suprema ordenó convocar para esa tarea a prosecretarios y secretarios del Poder Judicial que tengan domicilio electoral en Capital Federal. El tribunal tomó esa decisión en base a un pedido de la Junta Electoral, que alertó sobre la situación. La Cámara Nacional Electoral dio el visto bueno, aunque advirtió que, a menos que sea una medida excepcional, podría atentar contra un principio electoral básico que es –señaló– el de “confiar la gestión de las mesas de votación a ciudadanos ajenos a un universo determinado de la sociedad”.

La acordada que firmó la Corte a última hora de ayer abarca a unos mil funcionarios de los tribunales porteños. Deja afuera a quienes tienen rango de empleados y a los magistrados. La cifra no alcanzaría para cubrir (si es que se mantiene) el enorme bache que el miércoles la Junta Electoral de la ciudad les mostró a los jueces supremos: la falta de al menos cuatro mil autoridades de mesa. Para entonces, de 17.751 telegramas emitidos, volvieron rechazados 15.249. Y de los 2502 que lograron ser entregados, casi la mitad de la gente se excusó.

La iniciativa, aclaró el alto tribunal, tiene “carácter excepcional y subsidiario”. Pretende, según la resolución, “asegurar el normal desarrollo del acto comicial”. El Consejo de la Magistratura, las Cámaras nacionales y la propia Corte tendrán que elaborar una lista de todos sus funcionarios en situación de prestar servicios en la elección y notificarlos. El texto habla de “prosecretarios administrativos y superiores”. Sólo están obligados a presentarse si la comisaría de la zona donde les toca votar registra a las 8.30 de la mañana que faltan titulares de mesa.

En principio, a los judiciales que ejerzan esta carga pública se les pagarán los mismos 60 pesos que a todo el mundo –según fuentes judiciales y oficiales–, contra una versión que decía que percibirían 180 pesos.

“La Corte limita bastante el espectro de personas a convocar de la Justicia”, se quejan fuentes de la Junta. Este órgano, en rigor, pretendía que se abarcara a los empleados. Pero desde la Cámara Electoral ya venían advirtiendo que eso violaría el espíritu de las normas electorales, que establecen que la selección de presidentes de mesa debe ser aleatoria y excluir “grupos de interés”. Se podría presumir, decían cerca del tribunal, que los empleados están agremiados y por lo tanto tienen una predisposición política. El gremio judicial que lidera Julio Piumato apoya la candidatura de Cristina Fernández de Kirchner.

La Cámara Electoral dejó clara su postura en una resolución previa a la de la Corte. Objetó la sola posibilidad de que la elección quede en manos “un sector de la sociedad determinado por caracteres comunes entre sus miembros soslayando la heterogeneidad en la que se funda el sistema de selección que nuestra tradición jurídica y política ha impuesto”. Se deberían designar, dijo, ciudadanos “independientes” de “cualquier vínculo asociativo –político, jurídico, gremial, de relaciones funcionales de jerarquía o de otra índole– o de cualquier influencia indebida, sea esta real o aparente”. El pronunciamiento lo firmaron los camaristas Alberto Dalla Via, Santiago Corcuera y Rodolfo Munné. Este tribunal describió la deserción como una “dolorosa realidad”, que suele repetirse, pero apuestan a que todo se acomode con ayuda de difusión.

“La solución que brinda la Corte es algo restrictiva, se necesitan más de mil personas. Además, me parece discriminatorio que excluyan a los empleados, pero no quiero polemizar”, sostuvo el director nacional electoral, Alejandro Tulio. “Pero hay que ver qué pasa, por lo pronto hoy (por ayer) estamos mejor que el miércoles”, dijo. Según Tulio, ya estaría cubierto el 57 por ciento de los presidentes de mesa. En la Junta Electoral son menos optimistas. A lo sumo, dicen, se habrán agregado unas cien autoridades, entre telegramas recibidos y voluntarios que se presentaron.

Compartir: 

Twitter
 

La Cámara Electoral advirtió que no se deberían confiar las mesas a ciudadanos de un solo sector.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.