CULTURA / ESPECTáCULOS › TONTO LOOP ENSEMBLE ESTRENA ESTA NOCHE EN EL PARQUE DE ESPAÑA

En la senda del cruce de lenguajes

El espectáculo se centra en las performances de Gerardo Agudo y Nicanor de Elía, y reúne danza, teatro, circo, música y animaciones; a partir del trabajo de artistas como Pablo Rodríguez Jáuregui y los músicos Fernando Kabusacki y Coki Debernardi, entre otros. Para esta función hay promesas de invitados sorpresa.

 Por Egdardo Pérez Castillo

Marcado por el sello de Nang -la compañía que, desde su formación en 1999, se estableció como una plataforma para la investigación en el cruce de lenguajes artísticos- Tonto loop Ensemble tendrá esta noche su estreno en el Teatro Príncipe de Asturias del Centro Cultural Parque de España. Centrándose en las performances de Gerardo Agudo y Nicanor de Elía, el espectáculo reúne danza, teatro, circo, música y animaciones, a partir del trabajo de artistas como Pablo Rodríguez Jáuregui y los músicos Fernando Kabusacki y Coki Debernardi, entre otros. La función (que dará comienzo a las 22) incluirá también la participación de invitados sorpresa.

Mientras tanto, el eje de la presentación girará en torno a "El viajero inmóvil" y "round midnight", las investigaciones realizadas por de Elía y Agudo, respectivamente, artistas que comenzaron a desandar un camino cargado de similitudes desde que trabajaran juntos en Cirkito a cuerda, proyecto de arte urbano donde Agudo colaboró con el diseño de puesta. Luego llegaría el turno de la fundación de Nang, compañía en la que de Elía trabajó durante poco más de dos años, antes de emigrar a Europa (con una primer escala en Bélgica y un desembarco casi permanente en Francia).

Tonto loop Ensemble es, por lo tanto, el reencuentro de ambos artistas sobre un mismo escenario. Al respecto, Agudo apuntó: "Ayer hablábamos de la envidia que le tenemos a los músicos, porque cada uno viene con su historia, sus canciones, y cuando se encuentran pueden compartir todo eso, algo que me parece sumamente envidiable. Nosotros podemos hacerlo, pero es más complejo. Pero, cuando se da, es una celebración, porque se pueden llegar a encontrar coincidencias en las búsquedas, acompañar los procesos de cada uno. Por ejemplo, Nicanor venía trabajando con El viajero inmóvil, y un poco fuimos viendo nuestros trabajos. El ya venía más avanzado y yo simplemente le dí mi mirada con el tema de la puesta, las luces, y después con su mirada trabajamos lo que estoy haciendo yo. Y este ensamble de tontos es un poco para celebrar el encuentro, y para estar siempre abiertos a que estas cosas ocurran".

Peculiar, el título del proyecto tiene también su sentido. "Lo de tonto surgió por alguna característica de los personajes, a los que les encontramos un costado tonto, entre comillas, porque los personajes se sitúan en una línea muy delgada. Después tienen sus matices, incluso mi trabajo tiene mucho menos desarrollo que el de Nicanor, pero iba por el lado de eso que dicen cuando hablan de encontrar el clown que hay en cada uno. Acá me parece que se daban algunas circunstancias para hablar de tonterías, pero en realidad es un costado del personaje. Y lo de loop tiene que ver con que quedó como sonoridad del nombre del espectáculo, pero analizando un poco pensaba en el loop, que en música es una repetición mecánica, en nuestro caso tiene que ver con un regreso a ciertas cosas, a empezar de nuevo una cosa diferente. Y los personajes también tienen algo que ver con eso. Como también tienen que ver con eso nuestras búsquedas", explicó Agudo, mientras que de Elía completó: "Grafica el encuentro y también la presencia de los personajes. También tiene que ver con desacralizar los espacios para la danza. Tiene que ver con estar más tranquilos nosotros".

En relación a las presentaciones, el número propuesto por de Elía tiene que ver con el trabajo realizado en el "Centre des arts du cirque de Toulouse, Le Lido" de Francia. "Es como mi tesis de estudio final --detalló--. En la escuela se hacen presentaciones regularmente, y yo decidí que cada presentación fuera coherente, que tuvieran que ver con un universo. Entonces cuando terminé la escuela me tomé un año para trabajarlo, para profundizarlo, para encontrar coherencia. Esto es el final de ese proceso de dos años de investigación, pero no sólo del espectáculo en sí sino también sobre cuestiones muy básicas como preguntarme por qué hago esto, por qué elijo hacer malabarismo y danza y de qué modo decido presentar estas técnicas".

Por lo pronto, esta presentación ratifica a Nang como un espacio apto para el cruce de lenguajes, en una línea que se profundiza con cada proyecto. "Nang es un espacio abierto, una idea de trabajo en la que si me encuentro con alguien, aunque venga de otro lenguaje, pueda llegar a confluir --precisó Agudo--. Se trata de compartir el momento de creación, y no necesariamente tiene que ser el mismo lenguaje. Y eso mismo nos va a pasar con algunos invitados sorpresa que tenemos para esta presentación. Además para mí personalmente es como visitar de nuevo la infancia. No tengo recuerdos de haber sido un niño demasiado curioso, entonces mi estado de creación es la curiosidad".

Compartir: 

Twitter
 

Los bailarines Nicanor de Elía y Gerardo Agudo.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.