EL PAIS › UN INSOLITO CASO DE INFRACCION A LA VEDA ELECTORAL

El púlpito que apoyó a Carrió

Misa en domingo de elecciones. Párroco de la Trinidad recomendando votar “a Lilita”. Protestas: “Vayan a decirle a Bergoglio”.

 Por Andrés Osojnik

Los feligreses asistían a misa de domingo. De domingo electoral, particularmente. Por eso no se sorprendieron cuando el padre Francisco, que oficiaba el culto en la porteña parroquia de la Santísima Trinidad, arrancó la homilía contando que esa mañana ya había ido a votar. Tampoco despertó inquietud alguna el hecho de que llamara a los feligreses a emitir su sufragio con “responsabilidad cristiana”. Lo curioso llegó después, cuando el sacerdote le puso nombre y apellido a su convocatoria: Lilita Carrió, dijo, una mujer “de comunión diaria”. Sucedió en misa de 12, el domingo pasado, en plena veda electoral, en la iglesia de la avenida Cabildo 3680, en el barrio de Núñez.

El evangelio que correspondía a ese domingo hablaba de que aquellos que se ensalzan serán humillados y aquellos que se humillan serán ensalzados. De esa lectura, el padre Francisco, el cura Francisco Muñoz Molina, partió a la homilía para hablar de la jornada electoral. Relató entonces que ya había ido temprano a votar (a esa altura eran casi las 12.30 del mediodía) y contó que antes de hacerlo se puso “a meditar”. A continuación, con el acto eleccionario en curso y la veda en marcha, relató en público aquella meditación. “Presté mucha atención a una candidata de comunión diaria”, confesó. Y por si alguien estaba distraído, aclaró que hablaba de Lilita Carrió. “Ella misma cuenta que la comunión diaria le da fuerza inclusive para ejercer la política. No puede ser mala una persona que recibe a Jesús sacramentado”, la ensalzó y no pidió humillación alguna: lejos de ello, reclamó que “nosotros como cristianos, lo que nos corresponde es arrimarnos a ella”.

Tras la misa, algunos feligreses se acercaron al sacerdote para reprocharle su proselitismo en misa y durante la veda electoral:

–Vaya y dígaselo a Bergoglio –fue su respuesta.

El cardenal Jorge Bergoglio, de difícil relación con el gobierno de Néstor Kirchner, tiene un excelente vínculo con Carrió. La líder de la Coalición Cívica se ocupó –durante la campaña y en medio de un roce entre el arzobispo y la Casa Rosada– de aclarar que ella es una “militante católica” que se siente “maravillosamente representada” por Bergoglio. “Me encanta tener un pastor como Bergoglio en Buenos Aires, que no negocie la verdad, porque creo que al reino lo construimos nosotros para que El vuelva.” Carrió llegó a compartir actos con Bergoglio durante la campaña electoral. En agosto pasado, lo hizo en el Luna Park junto a Santiago de Estrada y Patricia Bullrich. El cardenal jugó un papel fundamental también en la finalmente fallida alianza entre Carrió y Jorge Telerman en los comicios para jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires. En abril, en referencia a los cruces entre Kirchner y Bergoglio, Carrió dijo que “la Iglesia, una gran parte de la Iglesia, de todas las iglesias, estamos militando”.

Francisco Muñoz parece formar parte de esa militancia, al menos hasta el domingo pasado. El cura pertenece, como la parroquia de la Santísima Trinidad, a la congregación de los Trinitarios, un grupo eclesiástico enrolado entre los carismáticos, de fuerte adoración a la Santísima Trinidad. Conservadores y fundamentalistas en lo religioso, los Trinitarios tienen allí un centro de formación y hacen su propia liturgia, que en la expresión externa se asemeja a los evangélicos. La iglesia de la avenida Cabildo se constituyó en un centro de referencia carismática a la que concurren fieles de distintos puntos de la ciudad.

Página/12 se comunicó el miércoles pasado con el sacerdote, luego de su misa matinal.

–Este diario tiene el testimonio de personas que relatan que usted mencionó a Elisa Carrió en su homilía del domingo.

–Diles que vengan a hablar conmigo.

–Pero también puede hacerlo con el diario –respondió este cronista–. Usted mencionó a la candidata “Lilita Carrió” en veda electoral...

–No, eso no es cierto. Yo sólo hablé de la Eucaristía.

–Justamente, en ese marco mencionó a Carrió como una mujer de “comunión diaria”.

–Yo no tengo nada que hablar al respecto -–dijo Muñoz y cortó abruptamente la comunicación.

Francisco Muñoz Molina tiene ya en su haber las bodas de oro del sacerdocio. El 17 de diciembre de 2005 celebró los 50 años como cura en la misma parroquia de su homilía de domingo electoral. Aquella fue una fiesta para “la familia trinitaria” y la Renovación Carismática Católica, el movimiento eclesial al cual pertenece desde 1974. En la actualidad pertenece al Consejo Mundial Ecuménico Carismático.

La enorme cruz que colgaba en el pecho de Carrió ya no suele ser vista en ese lugar. Pero sin dudas dejó una huella, como su comunión diaria y su declarada militancia católica. Los feligreses de la Santísima Trinidad lo comprobaron el domingo pasado.

Compartir: 

Twitter
 

El párroco Francisco Muñoz Molina recomendó votar a la candidata “de misa diaria”.
Imagen: Rafael Yohai
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.