EL PAíS › LOS PRINCIPALES PROYECTOS QUE ABORDARAN DIPUTADOS Y SENADORES

El Congreso calienta motores

Tras 60 días de inactividad, las Cámaras legislativas volverá a funcionar esta semana. Las prioridades son el Presupuesto, la ley de bosques, modificar Bienes Personales y reordenamiento ferroviario.

 Por Miguel Jorquera

Después de estar dos meses paralizado, el Congreso retomará esta semana la agenda parlamentaria y volverá a sesionar en el último tramo del año legislativo. La prioridad del oficialismo será la aprobación del Presupuesto 2008, aunque ambas Cámaras también tienen pendientes el aumento del mínimo no imponible para Bienes Personales y otros proyectos más conflictivos. El Senado tratará la ley de protección de bosques nativos, pero modificaría la iniciativa que llega de la Cámara baja con una compensación económica a las provincias madereras que se oponen a la regulación de la tala indiscriminada. Diputados, en tanto, avanzaría con la ley de reordenamiento ferroviario, un proyecto impulsado por el ministro Julio De Vido y resistido por el amplio abanico opositor. Todo en medio de una disputa palaciega por los cargos estratégicos del Parlamento que desata el recambio de legisladores surgido de las elecciones nacionales.

Antes que Daniel Scioli le traspase a Julio Cobos la campanilla del Senado, la Cámara alta quiere retomar la labor de sus comisiones y volver a sesionar esta semana. El oficialismo pretende avanzar rápidamente con la sanción del Presupuesto, aunque algunas de sus proyecciones y asignaciones podrían ser modificadas desde el propio Ejecutivo. También abordarían la ratificación de varios Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) y algunas modificaciones pendientes a la Ley de Trabajo. Pero el tema más ríspido entre los senadores será la ley de bosques.

El proyecto tiene media sanción de Diputados –después de sortear fuertes lobbies–, pero quedó cajoneado en cinco comisiones del Senado. La iniciativa del diputado kirchnerista Miguel Bonasso, respaldada por organizaciones ecologistas, campesinas y de pueblos originarios, promueve regular la tala indiscriminada de bosques nativos. Pero los mayores escollos surgieron de los diputados oficialistas de las provincias madereras que, desoyendo los planteos del Gobierno, evitaron resignar los permisos de desmonte y otros controles a manos del Estado nacional.

La Secretaría de Medio Ambiente volvió a pedir a los senadores la sanción del proyecto. Pero fuentes kirchneristas admitieron que aún no hay consenso definitivo dentro del bloque. Los senadores podrían modificar el expediente e incorporar algún tipo de compensación económica para que las provincias díscolas cumplan con la ley de protección de bosques. Si el proyecto se modifica tendría que volver a la Cámara baja para su aprobación definitiva, lo que también deja abierta la posibilidad de que la indemnización económica sea tratada por separado en otro proyecto para no volver a postergar la sanción de la norma.

El Senado también tiene en su agenda la elevación a 300 mil pesos del monto de los patrimonios no sujetos al pago del impuesto a los Bienes Personales, además de las autorizaciones anuales para ejercicios militares conjuntos de los que participan las Fuerzas Armadas. Estos temas pasarán primero por la Cámara baja y llegarían al Senado después del 10 de diciembre, tras el recambio legislativo que dejará al oficialismo y a sus aliados con los dos tercios de las bancas. Un número que le permitirá tratar sin sobresaltos leyes que requieren de esa mayoría calificada.

Diputados también intentará sesionar esta semana, aunque el kirchnerismo prefiere cargar sobre la espalda opositora la responsabilidad si la sesión se frustra. “No tenemos el quórum propio que alcanzaremos después del recambio”, insisten desde el bloque oficialista cuando se los consulta sobre si hay consenso para sesionar. Aunque las últimas dos sesiones se cayeron porque el bloque oficialista no logró reunir a su propia tropa en medio de la campaña, en un año de dilatado cronograma electoral. La prioridad de los diputados también será el Presupuesto, Bienes Personales y la autorización para las Fuerzas Armadas. Aunque el oficialismo tiene entre sus temas pendientes la ley de reordenamiento ferroviario, que ya tiene el visto bueno del Senado. El proyecto impulsado por el Ministerio de Planificación crea dos sociedades estatales que se encargarán de la infraestructura y de la prestación de los servicios con participación de gobiernos provinciales y municipales. La oposición quiere que De Vido y el secretario de Transporte, Ricardo Jaime, vayan al recinto a explicar el proyecto. El oficialismo aceptaría el pedido, pero no cederá ni una coma en el texto del proyecto.

Por ahora, el kirchnerismo está metido en su propia interna por la conducción de la Cámara y del bloque del Frente para la Victoria, que después del recambio tendrá un holgado número de bancas para garantizar el quórum propio y un nutrido bloque de aliados, diputados que se sumaron a la Concertación Plural. El actual titular de la bancada oficialista, el rosarino Agustín Rossi, ya se anotó en la carrera por los dos cargos. También se sumó a la disputa el ex duhaldista José María Díaz Bancalari: el presidente del PJ bonaerense disciplinó a su tropa y le garantizó al oficialismo el quórum para sesionar a lo largo de todo el período legislativo. Ambos encabezan la resistencia a que el gobernador Felipe Solá llegue a presidir la Cámara baja. Todos coinciden en que la palabra final la tendrá la Casa Rosada, en especial Cristina Kirchner. Sobre todo en un puesto estratégico en la línea sucesoria presidencial.

Compartir: 

Twitter
 

“Todavía no tenemos quórum propio”, avisa el bloque oficialista.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.