EL PAIS › EL DUEñO DE CROMAÑON SALIO DE LA CARCEL, PERO SU PARADERO FUE UN MISTERIO

El día que Chabán jugó a la escondida

El principal acusado por la tragedia fue llevado de la cárcel de Marcos Paz a un lugar desconocido. El operativo fue monitoreado por dos ministros del gobierno nacional y planificado con maniobras de distracción para evitar represalias de familiares de las víctimas.

 Por Raúl Kollmann

Omar Chabán está en libertad, al menos hasta el juicio oral. En medio de una serie de maniobras distractivas y un operativo que fue supervisado por dos ministros del Poder Ejecutivo, el ex administrador de Cromañón salió del penal de Marcos Paz. Anoche resultaba difícil creer o desmentir algunas de las versiones filtradas por los funcionarios. Que salió en la noche del jueves al viernes en la parte de atrás de un auto, que fue trasladado en un camión del Servicio Penitenciario a Tribunales, que en realidad estaba en otro camión que fue para la Superintendencia de Investigaciones de la Policía Federal, que se alojaría en San Miguel del Monte, que lo escondieron en un departamento en la Capital Federal. Lo cierto es que anoche un ministro del Poder Ejecutivo le confirmó a este diario que Chabán ya había dejado la cárcel.

“Teníamos dos desafíos difíciles hoy. Uno, preservar a Aníbal Ibarra en su ingreso y egreso de la Legislatura para ceremonia de jura como legislador porteño. El otro, la salida de Chabán desde la cárcel. Sólo tres personas, dos de ellas ministros, conocían todos los detalles de la operación. Teníamos órdenes expresas del Tribunal Oral de preservar a Chabán y nos pidieron que realizáramos las operaciones de distracción que fueran necesarias”, le confesó a este diario un alto funcionario de la Casa Rosada. De seguro, los dos ministros que estuvieron al tanto de las movidas fueron el de Interior, Aníbal Fernández, y el de Justicia, Alberto Iribarne.

Fuentes del Servicio Penitenciario le dijeron a Página/12 que se preparó un operativo para sacar a Chabán de Marcos Paz durante la noche del jueves o la madrugada del viernes. Esta versión no pudo ser confirmada por este diario, pero tampoco la desmintió el funcionario de la Casa Rosada. “Lo único que le puedo decir es que Chabán se fue de Marcos Paz”, retaceó el hombre del Ejecutivo.

A lo largo del día, los focos de atención fueron tres.

- El penal de Marcos Paz. Allí se fue produciendo un enorme revuelo con cada salida de un vehículo que podría estar transportando a algún detenido. Lo cierto es que a Chabán nadie lo pudo distinguir. Es más, salieron un par de camiones con autos de custodia, lo que llevó a pensar que allí trasladaban al empresario. Otros, sin embargo, consideraban que el traslado no se haría de forma vistosa sino con el mayor disimulo posible. Por ello, la versión de que Chabán había dejado el penal la noche anterior no parecía descabellada.

- El Palacio de Tribunales. A lo largo del día se difundió la idea de que Chabán debía hacer un trámite final antes de recuperar la libertad. Eso motivó que los padres de las víctimas concurrieran al edificio ubicado frente a la Plaza Lavalle y se apostaran allí a la espera de la llegada del ex gerente de Cromañón. Veteranos penalistas y también funcionarios de la Justicia admitieron a este diario que el paso por Tribunales no es obligatorio. “En casos delicados, y el de Cromañón lo es, muchas veces un secretario del tribunal va a la cárcel a que el preso firme los papeles y se hagan directamente en el penal los últimos trámites, básicamente la firma del acta por el cual el detenido recupera la libertad y admite las condiciones que le fijó el tribunal para otorgarle esa libertad”, contó un secretario que lleva años en el edificio de la calle Talcahuano.

- La Superintendencia de Investigaciones de la Policía Federal, sobre la avenida General Paz, en Lugano. También hacia allí se dirigió un camión que, supuestamente, llevaba un detenido desde el penal de Marcos Paz. Es un lugar donde se hacen los últimos trámites. “Puede ser que lo traigan acá –admitió una fuente de la Federal poco después del mediodía–, pero ¿a usted le parece lógico que a Chabán lo expongan en grandes trasladados corriendo el riesgo de que algo pase? Le insisto, tal vez el Tribunal Oral ordenó que las cosas se hagan acá, pero suena más sensato que salga directamente de la cárcel al lugar en el que va a vivir en el próximo período.”

Hasta la tarde de ayer, el Ministerio de Seguridad bonaerense no había recibido ninguna comunicación referida a Chabán. “Oficialmente no nos han dicho nada de nada –le dijeron a este diario desde ese Ministerio–. Nadie nos informó, por ejemplo, que Chabán tenía como destino San Miguel del Monte, pese a que eso estaba en todos los medios. Preguntamos en varias estancias o campos y todos negaron que Chabán fuera a alojarse allí. De todas maneras dispusimos aumentar la dotación de personal en esa zona para prevenir incidentes.

–Que no les hayan comunicado nada significa que Chabán no esté en la provincia de Buenos Aires... –insistió Página/12.

–No. Puede tener una custodia de la Policía Federal. En ese caso lo habrían trasladado en autos de civil con personal policial de civil para evitar ser identificados. La lógica indica que nos hubieran avisado porque por ahí personal de la Bonaerense ve un movimiento extraño y las cosas terminan en un enfrentamiento. En general nos dicen “vamos a andar por ahí para hacer tal cosa..., pero bien podrían no hacerlo para preservar la seguridad de Chabán. Igual, es raro”, contestó el hombre del Ministerio de Seguridad bonaerense. El responsable de la policía de San Miguel del Monte, capitán Julio Rustom, reveló que desde el Ministerio le enviaron un 30 por ciento más de efectivos para reforzar la seguridad. Ni Rustom ni el actual intendente ni el que va a asumir el lunes ni los periodistas de La Gaceta de Monte tenían identificado anoche el campo o chacra en el que supuestamente se alojaría Chabán.

Al cierre de esta edición, todas las versiones parecían verdaderas y todas falsas. Incluso resultaba difícil creerles a los funcionarios, porque no es habitual que todos digan que no saben nada y los que afirmaron algo parecían sembrar pistas falsas. Hasta el propio defensor de Chabán, Pedro D’Attoli, se escudó en una fórmula poco creíble: “Yo no tengo idea. Esto lo manejan las fuerzas de seguridad”, repitió desde la mañana hasta la noche.

Compartir: 

Twitter
 

Los padres y familiares de las víctimas de Cromañón esperaron en vano frente a Tribunales.
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.