EL PAíS

Documentos por favor

 Por Irina Hauser

Las asambleas barriales se sienten perseguidas, y no es culpa de su imaginación. Sergio Tobal, martillero y uno de los fundadores de la asamblea de Palermo Viejo, denunció que ayer mismo fue extrañamente detenido en la calle, a las once de la mañana, por cuatro policías de civil. “Me pararon en Córdoba y Humboldt, me dijeron que necesitaban que me identificara y me revisaron el auto entero. Venían en un Fiat Palio de color borravino con chapa DOQ 784”, precisó. A Juan, de la misma asamblea, le pasó, también ayer, algo similar. “Iba caminando lo más tranquilo, repartiendo volantes para convocar a la marcha de antorchas cuando aparecieron dos policías que me pararon en Ravignani y Córdoba. Venían en un auto también borravino. Me pidieron documentos y dijeron que buscaban un auto robado. Lo extraño es que yo estaba a pie”, contó a este diario. El martes, los asambleístas de Corrientes y Juan B. Justo fueron agredidos con un disparo que rozó sus cabezas y pegó en uno de sus afiches. En el Conurbano, la persecución tomó forma de agresión física, sangrienta, desde el 22 de febrero, en el primer cacerolazo en Merlo, y se repite todo el tiempo.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Documentos por favor
    Por Irina Hauser
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.