EL PAíS

“Soy un perseguido político”

El suspendido camarista federal mendocino Otilio Romano denunciado por su connivencia con los crímenes de la última dictadura y que se encuentra prófugo en Chile, aseguró que no sabe de “qué carajo” lo acusan y denunció que es “un perseguido político”. Además, Romano dijo tener “la esperanza de que se comprobará” su “total inocencia”.

El magistrado está acusado de participar supuestamente en secuestros, torturas, homicidios y robo de bienes, entre 1975 y 1983, cuando fue fiscal federal y juez subrogante de Mendoza.

“Soy un perseguido político en mi país y no sé de qué carajo se me acusa”, aseguró Romano durante una entrevista con el diario chileno El Mercurio.

Romano habló por primera vez desde que se fugó a Chile, el 24 de agosto pasado, un día antes de que el Consejo de la Magistratura lo suspendiera al avanzar el proceso de juicio político en su contra. Esta semana, el Consejo decidió suspenderle el pago de haberes por su carácter de prófugo. El gobierno de Sebastián Piñera le otorgó una visa por ocho meses y el juez pidió refugio. Según El Mercurio, el camarista está alojado en un barrio de la comuna de Las Condes, en el oriente de Santiago de Chile, una zona acomodada donde viven familias de clase alta.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • “Soy un perseguido político”
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.