EL PAíS › DECLARACIONES CRUZADAS ENTRE KIRCHNER Y DE NARVáEZ

“Que dé un ejemplo”

El ex presidente y otros referentes del oficialismo le reclamaron al empresario que se presente a declarar. De Narváez confirmó que recusará al juez Faggionatto Márquez.

El ex presidente Néstor Kirchner salió ayer al cruce de lo que considera una puesta en la escena mediática del candidato a diputado de Unión-PRO Francisco de Narváez para victimizarse por la citación a indagatoria en la causa de la efedrina. Por eso, ayer sostuvo que para la oposición y algunos medios de comunicación “cuando alguien del oficialismo es citado por la Justicia, es investigado y cuando alguien de la oposición es citado, es perseguido”. De Narváez, por su parte, reiteró sus acusaciones contra el oficialismo, confirmó que recusará al juez Federico Faggionatto Márquez y dijo que no dejará sus fueros parlamentarios.

Kirchner le pidió a De Narváez que “dé un ejemplo cívico” y se presente a declarar ante el juez Federico Faggionatto Márquez, que lo citó como imputado para mañana. Y también sostuvo que De Narváez considera que el Gobierno maneja a los jueces, porque “el ladrón cree que todos son de su condición”.

El ex presidente señaló: “A mí me han denunciado 380 mil veces en campaña y lo que uno tiene que hacer, más que victimizarse o tratar de buscar un rédito político, es ir y hablar ante la Justicia”, sostuvo.

También respondió a los calificativos de “inédito” y “obsceno” con que De Narváez calificó la citación para ser interrogado por Faggionatto Márquez. “Inédito y obsceno sería que se deje de administrar Justicia porque hay elecciones”, afirmó.

“El ladrón cree que son todos de su condición y este señor que pertenece a la década del 90, a la década menemista, sabe cómo se operaba sobre la Justicia todo ese tiempo, y por ahí piensa que ahora es igual, pero está absolutamente equivocado”, sostuvo Kirchner.

El primer candidato a diputado por el Frente para la Victoria en la provincia de Buenos Aires señaló además que “del juez no conozco las calidades, no puedo hablar sobre él”.

Kirchner también buscó desbaratar el argumento de invalidar la citación a De Narváez porque el juez tiene pedidos de juicio político ante el Consejo de la Magistratura. En ese sentido, recordó que en la campaña electoral de 2007 parte de la prensa comenzó a ventilar la investigación del caso Skanska, en cuyo marco fueron citados a declarar funcionarios de segunda del Gobierno por el juez Javier López Biscayart. “El doctor López Biscayart tenía denuncias ante el Consejo de la Magistratura, pero ninguno de estos medios de prensa se acordaron de que este juez tenía esto, sino que decían que se investiga al Gobierno”, puntualizó Kirchner.

“Ahora, como le toca a alguien del establishment como el señor De Narváez, que toca los intereses que ellos defienden, y que se autodenunció por sí solo, es un pobre hombre perseguido”, sostuvo Kirchner.

En su defensa, De Narváez reiteró sus acusaciones sobre injerencia del Gobierno en la Justicia y aseguró que no dejará sus fueros. “No hay ningún argumento, ninguna justificación”, descalificó a la citación judicial que ayer recibió formalmente. “Hay una injerencia desmedida por parte del kirchnerismo casi condicionando la actitud de muchos jueces”, insistió el empresario. “No me voy a dejar arrastrar al barro, no voy a dejar que se trate mi nombre así, ni tampoco voy a dejar, en defensa de los millones de argentinos que hoy estoy representando, que se nos ataque de esta forma.” Según el peronista disidente, “hay una predisposición malintencionada” para perjudicarlo, “por la conducta y antecedentes de este juzgado, que armó casi con un show mediático, pido que se traslade a otro juzgado”, enfatizó.

Por el oficialismo, además de Kirchner, también intervino en la polémica el gobernador bonaerense y candidato a diputado Daniel Scioli, quien le pidió a De Narváez que no se victimice. “Ante la falta de propuestas los partidos opositores cuestionan candidaturas, se victimizan o hablan de fraude”, dijo Scioli.

Otro que salió a enfrentar a De Narváez fue el ministro de Justicia. Aníbal Fernández consideró que el candidato de Unión-Pro “va a tener que presentarse en algún momento a dar explicaciones”. También criticó a algunos medios de comunicación por cómo presentan el tema: “Hay una vocación ahora de presentarlo como que es el Gobierno o nuestro grupo político el que está intentando perjudicarlo”, dijo el ministro.

La fuerte respuesta del oficialismo, con Kirchner a la cabeza, se debe a la percepción que tienen en el kirchnerismo de un sólido respaldo mediático a De Narváez, “tratando de victimizarlo” con el caso de la citación judicial o difundiendo “encuestas ridículas”, donde no sólo muestran a Unión-PRO ganándole al Frente para la Victoria en la provincia de Buenos Aires, sino sacándole más de 15 puntos de ventaja al Acuerdo Cívico y Social, cuando según la encuestas en que confía el Gobierno ambas fuerzas opositoras están peleando palmo a palmo el segundo lugar.

Compartir: 

Twitter
 

“Más que victimizarse, debe hablar ante la Justicia”, dijo Kirchner, que ayer visitó el hospital de San Martín.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.