EL PAíS › LULA Y SARKOZY TAMBIéN HABLARON ANTE LA ASAMBLEA DE LA OIT

“Que surja un orden que premie la producción”

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y el de Francia, Nicolas Sarkozy, precedieron ayer en sus discursos a Cristina Kirchner en la Asamblea General de la OIT. Lula fue enfático al criticar la desregulación de los países desarrollados, a la que culpó por la crisis financiera, y abogó por que la crisis arroje un nuevo orden internacional “que premie la producción y no la especulación”.

“Espero que de esta crisis pueda surgir un orden internacional que premie la producción y no la especulación, que respete normas ecológicas viables, que haga del comercio internacional una herramienta para el desarrollo y que apoye todos los esfuerzos para combatir la pobreza y los desequilibrios que afectan al mundo actual”, señaló el presidente brasileño durante su intervención en la asamblea.

La crisis financiera “nació de la desregulación de las economías ricas”, sostuvo Lula. El mandatario se pronunció por una cooperación más estrecha entre los países en vías de desarrollo de Africa, Asia y América latina. Al mismo tiempo, consideró que la crisis también ofrece una oportunidad a las naciones pobres para trabajar junto con las ricas en la búsqueda de soluciones a la situación.

“Ahora tenemos por primera vez la oportunidad de discutir, junto con los países ricos, la crisis de una manera mucho más profunda, sus causas, sus efectos y sus soluciones, para que la crisis no tenga un impacto más fuerte sobre los sectores más pobres de la humanidad”, afirmó Lula, quien calculó que sólo en este año pueden perderse 15 millones de empleos en todo el mundo. “Los que lo sufren son los más débiles. Eso muestra la cara cruel de la globalización”, concluyó.

Nicolas Sarkozy también llamó a elaborar una mejor regulación de los mercados financieros y de la globalización. “Necesitamos reglas, reglas que sean comunes y aplicables a todos”, dijo el mandatario francés. “No puede haber libertad sin reglas”, añadió.

Fue una “quimera” pensar que un sistema financiero “basado en laespeculación, en elevados rendimientos insostenibles, en residuos que han llevado a la globalización al punto muerto en el que se encuentra, pudiese continuar indefinidamente”, aseveró Sarkozy quien, además, arremetió contra “los contratos blindados y las primas desorbitadas”.

En cuanto al papel que debe desempeñar Estados Unidos, Sarkozy afirmó que “debe ser el más ambicioso de todos, porque eso es lo que Norteamérica hace bien”. Además, convocó a los otros líderes del G-20 a traducir en acciones las conclusiones a las que llegan en sus encuentros. “Francia procurará que no se entierre ni se eluda ningún debate”, aseguró.

Compartir: 

Twitter
 

Lula reclamó más regulaciones.
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.