EL PAíS

Una fallida excursión a Saavedra

 Por Eduardo Videla

¿Dónde estaba Mauricio Macri el viernes al mediodía, cuando en el Hospital Borda la Metropolitana reprimía sin discriminar entre manifestantes, pacientes y periodistas? Vecinos del barrio de Saavedra lo vieron desembarcar en algunas de las viviendas afectadas por las últimas inundaciones. No fue a llevar soluciones, ni a prometer obras, y tal vez por esa razón no pudo llevarse ninguna foto mostrable de la visita sino, más que nada, un rosario de reproches y reclamos.

Macri llegó minutos después de las 14 en uno de los tres autos en que se movilizaba la comitiva oficial, a una vivienda de la calle Besares al 3700, donde el agua creció el último 2 de abril hasta llegar al 1,20 metro, relataron a Página/12 vecinos del barrio. En los otros vehículos venían representantes de la Comuna 12 y personal de seguridad. Macri tocó timbre en una casa, pidió permiso para ver los daños –que ya habían sido verificados– e ingresó acompañado de un fotógrafo y un camarógrafo.

El jefe de Gobierno argumentó ante los vecinos que la inundación había sido consecuencia de una lluvia que ocurre una vez cada cien años. Le respondieron de inmediato que no era tan así, ya que el 6 de diciembre habían vivido una situación similar. Macri apeló entonces a responsabilizar al gobierno nacional, que no le facilita el acceso a los créditos para hacer las obras. Pero aclaró que, aun con esas obras, el barrio se volvería a inundar, aunque unos centímetros menos que ahora. Fue entonces cuando los vecinos le preguntaron para qué había ido.

En el medio de la charla, el jefe de Gobierno recibió algunos llamados, se supone, para informarlo sobre los episodios en el Borda. La visita duró menos de una hora. Los vecinos se quedaron pensando en la razón de la movida.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.