EL PAíS › LAS ALTERNATIVAS DEL MACRISMO

Apostando a la crisis

 Por Raúl Kollmann

Para la mayoría de los consultores, Mauricio Macri aparece como un candidato con amplio conocimiento, pero en una situación de debilidad. Tiene poca extensión territorial y no logra prender dentro del peronismo. Es cierto que tiene fuerte influencia en los sectores más conservadores del radicalismo. Por supuesto que está pendiente el debate sobre una alianza con FAUnen. En cualquier caso, la expectativa de los dirigentes del PRO es que la gestión kirchnerista termine en una seria crisis económica y que ello provoque un rechazo –afirman desde las huestes de Macri– hacia cualquier variante del peronismo, ya sea Scioli o Massa.

Para Ricardo Rouvier, “hoy los resultados muestran que Macri se equivocó, y que si bien avanzó en algunos distritos, no ha completado su posicionamiento en forma consolidada en la provincia de Buenos Aires y otras provincias. Macri hoy no está liderando las encuestas: está tercero o cuarto. Su seducción al voto peronista ha sido nulo, a pesar de que recoge algún voto que proviene de esa fuente. El peronismo no K no ha logrado metabolizar aún a Macri como para hacerlo socio. La reciente operación que lo puso cerca de un acuerdo con FAUnen fue una jugada del centroderecha radical con Carrió, en confrontación con la herencia alfonsinista. Esto le hizo ver a Macri que podía ser una llave para un eventual ballottage, en el cual se supone que no estará. Y esta especulación no ha desaparecido a pesar del rechazo del radicalismo progresista y la izquierda de Unen ante la sola mención del Jefe de Gobierno”.

“Al PRO se le presentan dos alternativas –sostiene Roberto Bacman–: el camino largo pero seguro, que es aquel que quizás no llegue a darle frutos en el 2015, pero le asegura supervivencia, y seguir siendo una alternativa de centroderecha independiente. Y el atajo, un camino corto con vistas al 2015, que parte de la premisa de aceptar ser parte de la alianza FAUnen, incluso a riesgo de provocar una ruptura dentro del radicalismo que lo compone. Ninguno de los dos caminos está cerrado. En el último mes Mauricio Macri ha crecido en las encuestas, que aún son fotos anticipadas, pero que dejan al descubierto que representa una opción ante el electorado.”

Para Mora y Araujo, “el PRO tiene dos opciones: tratar de entrar a un amplio frente opositor o mantenerse solo. Si se arma el gran frente, Macri tiene chances de ser ganador en las PASO. En ese escenario, todo cambia. Si no hay tal frente, veo al PRO un poco solo para llegar a la segunda vuelta. Nada es imposible, desde luego, pero las probabilidades son bajas”.

“Claramente el camino del PRO es, por ahora, seguir fortaleciendo su armado nacional –afirma Eduardo Fidanza–, apostando –como toda la oposición– a que el gobierno no termine bien, básicamente en el plano económico y de la inseguridad. Luego, más adelante, evaluar qué conviene: ir solo o juntarse con Unen, si eso fuera posible.”

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Apostando a la crisis
    Por Raúl Kollmann
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.