EL PAíS › CLAVES DE LA DECLARACIóN

El mismo relato

 Por Raúl Kollmann

El técnico informático Diego Lagomarsino y su abogado Maximiliano Rusconi corroboraron prácticamente todo el relato exclusivo publicado por este diario el jueves 22 de enero y en el que se enumeraron las circunstancias del préstamo del arma. Lagomarsino contó ayer que subió por el ascensor de servicio y que se retiró por el principal, que se tuvo que hacer él mismo un café y que Alberto Nisman le pidió la pistola porque desconfiaba de la custodia y necesitaba seguridad para sus hijas. El único punto que ayer Lagomarsino no abordó y que su abogado esquivó notoriamente fue el referido a que Nisman le dijo a Lagomarsino que el día anterior lo había llamado Jaime (Antonio Stiuso) para advertirle justamente que desconfiara de la custodia y que le pusiera seguridad a las hijas. Cuando una periodista le preguntó ayer a Rusconi sobre el relato de este diario, el letrado hizo una gambeta: “No lo sé, la verdad que en este estado no me fue posible preguntarle a Diego (Lagomarsino) si el fiscal Nisman recibió un llamado o no de Stiuso”.

El relato publicado por Página/12 tuvo como origen el llamado de una jueza, de extensa trayectoria, amiga de la familia Lagomarsino. La magistrada quería aclararle a este cronista que el joven informático no era un espía, sino un brillante técnico al que le dicen cerebrito. Lagomarsino había estado el lunes por la tarde en casa de la jueza para contarle lo ocurrido.

Tal como transcribió este diario, la magistrada enumeró lo que le contó el informático:

- Que no conocía a Stiuso ni era parte de ningún servicio de inteligencia.

- Que Nisman le dijo que el viernes 16 lo llamó Jaime (Stiuso) para decirle que desconfiara de la custodia y que les pusiera seguridad a sus hijas.

- Que a raíz de eso le pidió el arma prestada.

- Que Nisman lo hizo subir, como siempre, por el ascensor de servicio ya que el fiscal le hacía sentir que era el jefe. Que inu-sualmente le señaló el ascensor principal para que bajara y que no tuvieron tiempo de despedirse porque enseguida el ascensor paró y había varias mujeres con las que compartió la bajada.

- Que Nisman lo invitó a un café pero que, también inusualmente, le dijo que se lo hiciera él mismo.

Todo esto fue confirmado ayer por Lagomarsino: el único punto de discrepancia es la mención al llamado de Stiuso a Nisman. No es que el informático o su abogado desmintieran lo publicado por este diario. Lagomarsino no lo mencionó y Rusconi evadió la respuesta.

Algunas fuentes sostienen que Lagomarsino ni siquiera habló del llamado de Stiuso en su declaración original ante la fiscal Fein, el lunes, a pocas horas de la muerte de Nisman. Habrá que preguntarle por qué. Ahora hicieron lo mismo en la aparición pública: él y su abogado eludieron la cuestión.

Si para la fiscal Viviana Fein el tema es relevante, la jueza se prestará a declarar. Además, no fue la única que estaba aquel día en su casa cuando el informático hizo el relato.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • El mismo relato
    Por Raúl Kollmann
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.