EL PAíS › EN 2014 LA MAYORíA DE LAS CONTRATACIONES DE MACRI FUERON DIRECTAS

El truco de contratar sin licitación pública

 Por Werner Pertot

Fernando Niembro no fue la excepción, sino parte de la regla. Durante 2014, el 69 por ciento de las contrataciones que hizo el gobierno de Mauricio Macri fueron sin licitación pública, según una investigación de la comunera Julieta Costa Díaz. La dirigente kirchnerista analizó las distintas modalidades de contratación que se usaron, que incluyeron compras directas y licitaciones privadas. Macri elevó el tope de las contrataciones directas hasta que llegó a ser el más alto del país. El año pasado, Macri lo llevó a los dos millones de pesos: superaba al tope nacional (200 mil pesos) y bonaerense (875 mil pesos).

Entre 2013 y 2014, el gobierno porteño aumentó un 23 por ciento las compras directas, como las que usó con la empresa de Niembro. Costa Díaz recordó que el mecanismo más transparente y “la regla de la administración pública es que se realicen licitaciones públicas, pero en la ciudad pasa lo contrario”. En 2013, el 43 por ciento de todas las compras fueron por contratación directa. En 2014, ese porcentaje escaló al 69 por ciento.

En cambio, las licitaciones públicas cayeron: en 2013, eran el 51 por ciento de las compras. En 2014, bajaron 20 puntos. “El aumento de las contrataciones directas no es azaroso ni casual. Los mismos que se muestran como republicanos, planifican la manera más prolija de contratar sin control de la Legislatura”, estimó Costa Díaz.

A las contrataciones directas se sumó un decreto firmado por Macri, el 556 –utilizado en el caso de Niembro–, que permite evitar las licitaciones por razones de urgencia. Se utilizó en otros casos como, por ejemplo, para contratar a un grupo de empresas para el recital de Violetta por seis millones de pesos. Como informó Página/12, las empresas compartían parte de su directorio e incluso tres tenían la misma dirección.

Una licitación se publica en el Boletín Oficial y es abierta a todos. Para una compra directa el funcionario convoca a tres empresas que elige a dedo para que presenten un presupuesto. No tiene publicidad. La licitación privada está a medio camino: se invita a cinco empresas a participar.

Otro caso de contrataciones directas fue el de la empresa Sinergya, de la que forma parte el ex legislador macrista Avelino Tamargo, quien cobró 22 millones en los últimos tres años. El crecimiento de la facturación del ex diputado fue exponencial: en 2012, recibió 242 mil pesos; en 2013, 1 millón 360 mil pesos; en 2014, 9 millones 623 mil; y este año ya lleva acumulados 11 millones de pesos.

No es un caso aislado: siete de cada diez contrataciones esquivan la licitación pública. Quien pasó por esos mecanismos, en cambio, fue el consejero de Macri, Nicolás Caputo. Su constructora facturaba 120 millones al gobierno porteño en 2007. Desde que Macri llegó al poder, esa cifra escaló a 1200 millones en variadas licitaciones.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.