EL PAíS

“Necesitaban sacarme de la cancha, si no les ganaba las elecciones”

Al día siguiente de renunciar a su planteo judicial con miras a la re-reelección, el gobernador Felipe Solá estuvo otra vez en la Casa Rosada y azuzó a la oposición sobre el favor que les hizo al desistir.

 Por Martín Piqué y Miguel Jorquera

El gesto de anunciar en cámara, desde la Rosada y al lado del jefe de Gabinete, Alberto Fernández, que se bajaba de su proyecto reeleccionista ya le está empezando a aportar ciertos beneficios a Felipe Solá. Son las compensaciones de un sacrificio a pedido. Ayer, Solá estuvo por segundo día consecutivo con el Presidente en la Casa de Gobierno. El lunes lo hizo para comunicar que retiraba su presentación ante la Junta Electoral bonaerense. Y veinticuatro horas después, volvió al mismo lugar para reunirse con Kirchner en el despacho presidencial y firmar créditos del BID. Luego disfrutó otra vez de la (poco frecuente) hospitalidad kirchnerista. Le prestaron la sala de conferencias para hablar con los acreditados en la Rosada. “La oposición está muy contenta. Necesitaban sacarme de la cancha, si no les ganaba las elecciones”, azuzó desde Balcarce 50. Por si fuera poco, Solá también recibió elogios de uno de los candidatos a ocupar el segundo lugar en la fórmula oficialista de 2007, el gobernador radical de Mendoza, Julio Cobos (ver nota aparte).

La sucesión de elogios para el gobernador bonaerense se produjo apenas un día después de que anunciara su retiro de la competencia electoral del año próximo. Desde Mendoza, Cobos lo incluyó como uno de los candidatos a ocupar el segundo puesto de la dupla presidencial K. “El (por Carlos Reutemann) podría ser un buen compañero en la fórmula presidencial del oficialismo. Algo que también he dicho públicamente de Felipe Solá”, dijo. Las buenas noticias para Solá continuaron con su visita a la Rosada. Allí le facilitaron la tribuna, en este caso el contacto con los periodistas, para que hablara otra vez de su renunciamiento. “El clima que se generó en el país no sólo con la oposición sino en general hizo que este tiempo se hiciera muy difícil”, argumentó. Luego le preguntaron por sus posibles sucesores. Respetando la cautela que pidió Kirchner, Solá no se privó de enviar un mensaje hacia los candidatos anotados en la pelea. “Será aquel que conozca mejor la provincia y que mejor interprete lo que el presidente Kirchner inauguró el 25 de mayo”, aconsejó.

Más allá de la sinceridad de las expresiones, el reconocimiento a Solá por su “sacrificio en pos del proyecto nacional” fue una de las constantes de la jornada. Además de la visita a la Rosada y las sugestivas declaraciones de Cobos, también hubo reconocimiento en la reunión del bloque de los diputados nacionales del Frente para la Victoria que provienen de territorio bonaerense. El encuentro fue convocado por el titular de Diputados, Alberto Balestrini, otro de los competidores por la sucesión de Solá. Estuvieron los 22 diputados de la provincia de Buenos Aires. También asistió el senador por Santa Cruz Nicolás Fernández.

La voz cantante de la reunión la tuvo el influyente Dante Dóvena, quien exhortó a los presentes a unificar una estrategia común con vistas a 2007. “No hay que hablar de candidaturas hasta febrero, marzo y abril del año próximo”, fue la orden que circuló en el Congreso. Lo mismo repitió el senador Fernández, a quien muchos consideran el virtual vocero de Cristina. En la charla se tuvo muchísimo cuidado en mencionar nombres. Querían evitar cualquier indicio que pudiera ser interpretado como apoyo a alguno de los competidores. En la carrera están el propio Balestrini; el ministro del Interior, Aníbal Fernández; el senador José Pampuro; el titular de la Anses, Sergio Massa; el ministro de Gobierno bonaerense, Florencio Randazzo, y el intendente de La Plata, Julio Alak.

Todos se mantuvieron en silencio. La orden que había llegado de la Rosada era explícita. “Al dirigente que se atreva a hablar de candidaturas en este momento le va a caer todo el peso del Presidente”, habían advertido los mensajeros. Sin embargo, en supuesto tono de broma y con reserva, los participantes de la reunión hablaron de las chances de Balestrini (el lunes lo había elogiado Carlos Kunkel) y también de las de José María Díaz Bancalari. Este último parece tener menos posibilidades por haber sido primer candidato a diputado de la lista de Chiche Duhalde. “Al Mono no se lo puede medir sólo por San Nicolás. Significa mucho más”, se escuchó en el Congreso. Ayer, Díaz Bancalari propuso que el PJ y el Frente para la Victoria coincidan en una “lista de unidad” para 2007. Pero los allegados al gobernador no se muestran tan entusiasmados en unirse a quien consideran el principal operador contra Solá.

Compartir: 

Twitter
 

El presidente Kirchner, Solá, De la Sota (detrás), Felisa Miceli y Julio De Vido.
SUBNOTAS
  • “Necesitaban sacarme de la cancha, si no les ganaba las elecciones”
    Por Martín Piqué y Miguel Jorquera
  • Cobos recomienda candidatos
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.