ECONOMíA › PARA 2007, EL CENTRAL ESTIMA 7,5 DE CRECIMIENTO

Un pronóstico más realista

 Por Maximiliano Montenegro

En las próximas semanas, el Banco Central blanqueará cuál es el verdadero pronóstico de crecimiento del PBI que manejan en el Gobierno para el 2007. Antes del 15 de diciembre, el organismo que preside Martín Redrado deberá presentar ante el Congreso el nuevo programa monetario. Allí se dirá que la economía crecerá el año próximo entre 7 y 7,5 por ciento.

“No vemos una desaceleración importante. Las exportaciones, la inversión y, en menor medida, el consumo seguirán creciendo a tasas elevadas”, explican en el Central.

La estimación está en línea con la mayoría de las proyecciones de las consultoras privadas. Pero difiere notablemente del 4 por ciento incluido en el proyecto de Presupuesto 2007, elaborado por el Ministerio de Economía bajo la estricta supervisión del presidente Kirchner. Obviamente, no es un error de cálculo atribuible a los técnicos del Ministerio de Economía lo que distancia a una y otra proyección oficial.

Si la economía creciera a las tasas que pronostican en el Central, entonces el Tesoro nacional contará durante el año electoral con un piso de recaudación adicional de 10.000 millones de pesos por sobre lo que figura en el Presupuesto. Así, como ocurre desde que llegó al poder, Kirchner tendrá las manos libres para ampliar el Presupuesto por un monto similar al de este año, asignando nuevas partidas a través de DNU (Decretos de Necesidad y Urgencia) y, en todo caso, buscando a posteriori la ratificación parlamentaria.

En la Rosada pretenden que el Congreso apruebe el nuevo Presupuesto hacia fines de este mes, antes de que el Banco Central difunda el programa monetario 2007. Pero si los plazos se alargaran unos días, podría darse la paradoja de que el oficialismo votara un proyecto de Presupuesto cuya premisa fundamental (un crecimiento de la economía del 4 por ciento) es groseramente cuestionada por una entidad clave en el diseño de la política económica como es el Banco Central.

¿Por qué el Central no adopta la ficción del 4 por ciento y les ahorra a Kirchner y Miceli las previsibles críticas de la oposición? La respuesta es simple. Si lo hiciera, todo el programa monetario sería un dibujo y peligrarían así dos pilares de la política oficial: la política antiinflacionaria y la cambiaria.

Al respecto, en el Central confían en que el 2007 será otro año con inflación domada. Aunque no explicitarán el nivel futuro del dólar, la entidad continuará con la estrategia de fuerte acumulación de reservas (este año se superarían los 31.000 millones), lo cual le fijará un piso al tipo de cambio (3,10). Pero la autoridad monetaria también se cuidará de no presionar demasiado la cotización, lo cual podría impactar en los precios. Así quedaría definido un techo, no más allá de 3,20.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.