SOCIEDAD › UN TERCIO DE LA PROVINCIA YA ESTá CUBIERTO POR EL POLVO VOLCáNICO QUE LLEGA DE CHILE

Un manto de ceniza sobre Chubut

En Esquel, Trevelin y otras localidades la capa de polvo alcanzó anoche un centímetro de espesor. El volcán chileno Chaitén sigue en actividad y se espera que la ceniza siga cayendo al menos dos días más. Permanecen cerrados los aeropuertos.

Una nevada, no mortal como la de El Eternauta, pero sí dañina para hombres y animales, seguía cayendo anoche sobre Chubut. Son las cenizas procedentes de la prolongada erupción del volcán chileno Chaitén, que forman una capa blanca –anoche había alcanzado un centímetro de espesor– en Esquel, Trevelin y otras localidades. Seguirá cayendo durante por lo menos dos días, quizá muchos más, que se sumarán a los que tarde el polvo blanco en asentarse. Se suspendieron las clases en la zona afectada, que abarca un tercio de la provincia de Chubut. Permanecen cerrados los aeropuertos de Esquel y Comodoro Rivadavia, y ayer las cenizas llegaron a Puerto Madryn. En Chile fue evacuada la localidad de Futaleufú, a 70 kilómetros del volcán, donde se acumularon 30 centímetros de cenizas.

Los “copos” son pequeños cristales, como de vidrio, muy abrasivos. Pueden causar o agravar afecciones respiratorias, sobre todo en niños, y lesionar los ojos. Contaminan ríos y arroyos, por lo cual las autoridades han tenido que distribuir agua en bidones en varias localidades.

“La ciudad parece cubierta de talco”, graficó Rafael Williams, intendente de Esquel –situada a cien kilómetros del volcán–, donde se dispuso el riego de la vía pública mediante autobombas y camiones cisternas para evitar los efectos del fino polvo que, levantado por el paso de los vehículos, tarda mucho en asentarse. En todo el noroeste de la provincia se suspendieron las clases, ya que “se trata de tener el menor contacto posible con el exterior”, explicó Mario Das Neves, gobernador de la provincia, y precisó que “casi un tercio del territorio provincial está cubierto de cenizas”. Las autoridades recomendaron a la población afectada “no salir de sus casas” y se ofrecieron barbijos y antiparras a quienes deban usarlos.

La visibilidad era “extremadamente reducida debido a la presencia de ceniza volcánica” en las rutas 40 y 259, que atraviesan la zona, por lo cual “no se debe transitar en horario nocturno”, indicó la Dirección Nacional de Vialidad. Permanecían cerrados los aeropuertos de Esquel y de Comodoro Rivadavia, y en la tarde de ayer la ceniza se hizo presente en Puerto Madryn.

La causa está en el volcán Chaitén, en Chile, que “mantiene su actividad por emisión de cenizas”, según la Oficina Nacional de Emergencias de ese país. Ayer se empezó a evacuar la localidad chilena de Futaleufú, de unos 1800 habitantes, a 70 kilómetros del volcán, donde se habían acumulado ya 30 centímetros de cenizas. La localidad de Chaitén, de casi 5000 habitantes, a diez kilómetros del volcán, había sido evacuada el fin de semana, ante la erupción que comenzó el viernes pasado. La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, se hizo presente ayer en la zona afectada.

En Chubut, “hemos distribuido agua potable, preventivamente, en las localidades más afectadas, que son Trevelin, Cholila, El Maitén, Corcovado, Cerro Centinela, Carrenleufú, Tecka, Paso de Indios, Los Cipreses, Cushamen, Gualjaina, Paso del Sapo y otras”, contó Raúl Vidable, subsecretario de Control Ambiental de la Nación, y anticipó que “están llegando cinco plantas de tratamiento móviles para purificar agua”. En Esquel no es necesario ese equipamiento porque allí obtienen agua del subsuelo.

Según el Servicio Meteorológico Nacional, “las imágenes satelitales muestran una importante pluma de ceniza volcánica hacia el norte y centro de Chubut”. Anoche se intensificaban los vientos del Oeste, con “velocidades de 40 a 50 kilómetros por hora, con ráfagas superiores”. Se espera que hoy los vientos roten al Sur, y se aguardan “lluvias aisladas”, que traerían alivio por hacer bajar al suelo las cenizas en suspensión.

Alberto Caselli, titular del Gesva (Grupo de Estudio y Seguimiento de Volcanes Activos, de la UBA), contó desde Esquel que “la lluvia de cenizas es persistente; hasta aquí llega un material muy fino, pero en el Parque Nacional Los Alerces ha llegado ceniza más gruesa, como granos de arena, más dañina”. Caselli explicó que la ceniza “está compuesta por partículas vítreas, como esquirlas, en forma de ‘Y’, muy abrasivas: generan problemas bronquiales en niños o en personas predispuestas, y pueden causar lesiones oculares”.

La ceniza también afecta a los animales “porque, como cubre toda la vegetación, la mastican; desgasta sus dentaduras, y tragar ese vidrio molido les causa lastimaduras estomacales”, contó Caselli. Además, “las partículas dañan mucho a los motores. Las turbinas de los aviones que atraviesan nubes de ceniza resultan afectadas, los sistemas de ventilación se tapan; también los autos se deterioran”.

El Gesva efectúa una investigación en el volcán Copahue, “que es el volcán activo más próximo a poblaciones en la Argentina”: está muy cerca de las localidades de Caviahue y Villa Termas de Copahue. “Buscamos indicadores que ayuden a prever eventuales erupciones para, a partir de esos datos, poder asesorar, desde la universidad, a las autoridades”, explicó Caselli.

Compartir: 

Twitter
 

En todo el noroeste de la provincia se suspendieron las clases.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.