SOCIEDAD › UNA MOVIDA PARA ACERCARSE A FAGGIONATTO MáRQUEZ

La efedrina y el triple crimen

Impulsadas por el abogado Miguel Angel Pierri, la esposa del extinto Sebastián Forza y las madres de los finados Damián Ferrón y Leopoldo Bina dieron una conferencia de prensa ayer, a dos meses de la desaparición de los tres empresarios. La cita fue en el céntrico estudio del mediático abogado y el objetivo era insistir en que el triple crimen quede en manos del juez federal de Zárate-Campana, Federico Faggionatto Márquez, en momentos en que esta decisión ha llegado a la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

“Más allá de lo que decida la Corte, creemos que la competencia es de carácter federal”, fue la primera frase de Pierri, que aseguró “no tener preferencia” por Faggionatto Márquez, pero aclaró que si la Corte dirime entre Justicia ordinaria porteña o la de Mercedes, pedirá luego al juzgado que resulte que “decline en favor de la Justicia Federal”. Pierri elogió los avances del juez de Zárate-Campana en la causa por la quinta de Ingeniero Maschwitz donde se descubrió un laboratorio para fabricar metanfetamina, bajo las supuestas órdenes del mexicano Jesús Martínez Espinoza, detenido en Paraguay.

“Que no sea una cortina de humo”, pidió el abogado, al referirse a los dichos de este mexicano en Asunción, que asegura saber quién mató a los jóvenes empresarios. Con las manos apoyadas en cuatro gordos anillados, que contienen parte de la causa que investigó la fiscal Ana María Yacobucci, Pierri volvió a quejarse: “Recién el lunes pudimos acceder al cuerpo de la causa, otros la tenían desde hacía mucho tiempo”.

Fue entonces que el abogado deslizó el dato: habría tres personas mencionadas en la causa que podrían ser los autores intelectuales del crimen. “Están relacionados con la actividad comercial y empresarial de los asesinados”, agregó y calló ante las repreguntas de los noteros. Enseguida, Solange, la viuda de Sebastián Forza, fue consultada sobre el tema. Se negó a contestar, aunque acotó que “este crimen no tiene que ver con el narcotráfico, se orientó hacía ahí solo para desorientar”.

La viuda solicitó ayuda al gobierno nacional y hasta se dirigió a la Presidenta, “como mujer”, pidiendo que la ayude. Vestida de estricto negro, Solange contó que la que fuera fiscal del caso, Ana María Yacobucci, la llamó días antes de que se encontraran los cadáveres para preguntarle “si sabía algo de General Rodríguez”. “Cuando aparecen los cuerpos ahí me desconcerté”, señaló, al tiempo que advirtió que la fiscal sabía que estaban allí y no hizo nada para evitar que los mataran.

Por otra parte, Solange negó conocer a Martínez Espinoza y afirmó que “alguien que tiene mucho poder” está tratando de tapar la investigación, que se encuentra “estancada”. Esta era la principal preocupación de las dos madres de las víctimas. La de Bina fue la más radical: se quejó de los investigadores, advirtiendo que “hacen poco o nada y lo que hacen lo hacen mal”. Rosa Ferrón dijo sentirse “discriminada” desde que el triple crimen se relacionó con el tráfico de efedrina y puso como ejemplo al ministro del Interior, Florencio Randazzo, al gobernador Daniel Scioli y su ministro de Seguridad. “Desde que se habló de ‘lo narco’ no nos llamaron más”, aseguró.

Y las quejas continuaron: ¿por qué no se ofrece recompensa? ¿Por qué no se ofrece protección a los testigos? Y la más grave de todas, según Pierri. Que las autoridades de General Rodríguez hayan “limpiado la zona en la que aparecieron los cuerpos”, supuestamente “a pedido de los vecinos”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.