SOCIEDAD › LILIANA FORZANI, MATEMATICA, RECIBIO EL GALARDON L’OREAL-UNESCO POR SU INVESTIGACION EN ESTADISTICAS

Premio por investigadora y por mujer

La investigadora del Conicet obtuvo el premio “Por la mujer en la ciencia”, que busca promocionar la participación femenina en las investigaciones científicas y tecnológicas. Apenas el 17 por ciento del total de investigadores superiores del Conicet son mujeres.

 Por Mariana Carbajal

Suele empezar su jornada de trabajo a las cinco de la mañana para poder llevar a su hijo, Marco, a la escuela, pero este año –comentó ella apenada a Página/12– se perdió todas las clases abiertas porque el colegio no le avisó con anticipación y se le superpusieron con actividades académicas, viajes incluidos, que no pudo posponer. Así es una pincelada de la vida de Liliana Forzani, de 42 años, investigadora independiente del Conicet y doctora en Matemáticas y Estadística, flamante ganadora del Premio Nacional L’Oreal-Unesco “Por la mujer en la ciencia”, una importante distinción –dotada de 20.000 dólares– que apunta a promover y destacar la labor científica femenina en la Argentina y que tiene el respaldo del Conicet. El galardón fue entregado ayer por el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación productiva, Lino Barañao, en una ceremonia que se realizó en un salón de la Cámara de Diputados, en la que también participó la titular del Conicet, Marta Rovira. “Aun si ya no tenemos que luchar por el derecho a ocupar un banco en la universidad, discriminaciones más sutiles hacen que tengamos que pelear por otros tipos de bancos”, dijo Forzani, al recibir el galardón. Apenas el 17 por ciento de los investigadores superiores –categoría más alta de la carrera del Conicet– son mujeres (ver aparte).

Forzani ganó por su trabajo “Reducción suficiente de dimensiones: teoría y aplicaciones”, que lleva adelante en el Instituto de Matemática Aplicada del Litoral (IMAL), dependiente del Conicet y la Universidad Nacional del Litoral, ubicado en la ciudad de Santa Fe. Explicado con palabras sencillas –tarea nada fácil–, sería algo así como la aplicación de métodos estadísticos que permitan desechar una gran cantidad de datos para un mejor análisis sin perder la información relevante. ¿Se entendió? En diálogo con Página/12, ya con su premio en la mano, Forzani trató de que la cronista entendiera un poco más: “Hoy en día, en muchas áreas, es posible recopilar cantidades enormes de información. Esto, que es en principio positivo, crea el problema de poder enfocarse y seleccionar la información que es realmente relevante para lo que se está tratando de estudiar. El proceso de decidir qué combinaciones de los datos son las importantes, y decidir el menor número posible que sea útil es lo que se llama en estadística ‘reducción de dimensiones’”. Esos métodos son los que estudia en su proyecto, que ahora contará con una inyección de 20 mil dólares para seguir adelante.

Forzani tiene 42 años, hace diez que está en pareja y es madre de Marco, de 7. Obtuvo su doctorado en Ciencias Matemáticas en la Universidad Nacional de San Luis y completó sus estudios en la Universidad de Minnesota, Estados Unidos, donde se doctoró en Estadística.

“Sería muy lindo que premios como éste no fueran necesarios en el futuro”, comentó a este diario la investigadora, oriunda del pueblo santafesino de Esmeralda, cercano a la capital provincial. Pero por ahora, acordó, son fundamentales para este tipo de iniciativas que buscan promover el trabajo científico de las mujeres. También lo reconoció la presidenta del Conicet, principal organismo dedicado a la investigación científica en el país. “La ciencia no tiene género, pero apenas el 2,4 por ciento de los premios Nobel son mujeres”, observó Rovira, primera mujer en la historia del Conicet que llega a su conducción, y subrayó: “La Argentina necesita de las mujeres en la ciencia”.

Como en otros ámbitos, en el país hay gran proporción de mujeres en las categorías más bajas de la carrera científica, pero van escaseando en la medida en que se asciende en la escala jerárquica. Esa disparidad la marcó Barañao (ver aparte).

El Premio Nacional L’Oreal-Unesco se instituyó en el país en 2007. Su lema es: “El mundo necesita de la ciencia... La ciencia necesita de las mujeres”. En esta edición, el jurado estuvo integrado por Rovira, la doctora en Física Marta Rosen y el secretario adjunto de la Comisión Nacional de Argentina de Cooperación con la Unesco, entre otros. El trabajo de Forzani fue elegido entre 51 proyectos. Desde hace una década la coalición entre el gigante de los cosméticos y el organismo internacional entrega un galardón a nivel internacional que busca distinguir científicas de los cinco continentes. Junto a Forzani, recibieron una mención honorífica la doctora en Física Karen Hallberg por su trabajo sobre “Propiedades cuánticas y de transporte de sistemas nanoscópicos y moleculares” y la doctora en Astronomía Patricia Tissera, que estudia la evolución química de la estructura en el Universo.

Compartir: 

Twitter
 

Liliana Forzani recibe la distinción de manos del ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao.
Imagen: Rafael Yohai
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.