EL PAIS › EMPLEADOS DE LA INDUSTRIA AUTOMOTRIZ MARCHARON AYER AL MINISTERIO DE TRABAJO

Para defender el trabajo

Las terminales dicen que se ven obligadas a suspender y despedir personal por la caída de la demanda. En el Gobierno responden que están lejos de atravesar una situación crítica y que recortan producción porque están asistiendo a sus casas matrices.

 Por Fernando Krakowiak

Los trabajadores de la industria automotriz nucleados en Smata marcharon ayer al Ministerio de Trabajo para protestar por los despidos y suspensiones que se registran en Renault, Iveco, General Motors. Volkswagen y Mercedes Benz. Las terminales afirman que se ven obligadas a reducir la producción por el impacto que está generando en la demanda la crisis financiera internacional y reclaman apoyo estatal para salir adelante. Sin embargo, en el Gobierno se niegan a implementar cualquier medida que suponga un costo fiscal porque afirman que las automotrices están lejos de atravesar una situación crítica. “En los últimos cinco años ganaron fortunas y el primer mes que ven caer la demanda empiezan a suspender gente como si estuvieran al borde del abismo, cuando las proyecciones indican que este año van a terminar vendiendo cerca de 600 mil autos”, señaló a Página/12 una fuente oficial.

La mano de obra representa apenas el 6 por ciento del costo de producción que tienen las terminales automotrices, pero fue el primer ítem en el que empezaron a ajustar en noviembre. Según los últimos datos disponibles en el Ministerio de Trabajo la situación es la siguiente:

- General Motors. No les renovó contrato a 190 empleados y anunció el despido de otros 250, pero luego los telegramas quedaron sin efecto; ayer todos entraron a la planta, y ahora negocia con el sindicato mientras rige la conciliación obligatoria. “Hasta el momento no hay acuerdo con la empresa, no obstante nosotros continuaremos las negociaciones y discutiremos los métodos para destrabar el conflicto. Actualmente la producción bajó un 20 por ciento, si bien se espera que la tendencia se revierta y no sea necesario aplicar despidos”, señaló ayer el secretario Gremial de Smata, Gabriel Bianucci.

- Iveco. Suspendió 350 trabajadores por tres días (jueves 6, viernes 7 y lunes 10). A los alcanzados por la medida se les abona el 75 por ciento del salario neto de bolsillo.

- Volkswagen. Suspendió 200 trabajadores del Centro Industrial Córdoba donde realiza cajas de cambio. Les pagará el 75 por ciento del sueldo. Otros 168 empleados fueron reubicados.

- Renault. No les renovó contrato a 300 trabajadores de su planta cordobesa de Santa Isabel y diagramó un cronograma de suspensiones para el resto del personal durante noviembre y diciembre.

- Mercedes Benz. Efectuará suspensiones rotativas con reconocimiento del 80 por ciento del salario en su fábrica de Gonzalez Catán.

- Peugeot. Aplicó reducción de jornada en sus tres turnos en su planta de El Palomar, pero aseguró que las inversiones previstas siguen firmes.

- Fiat y Ford. No hubo suspensiones ni despidos. En ambos casos adelantaron las vacaciones.

- Toyota. Sólo redujo las horas extras.

Las terminales exportan el 60 por ciento de su producción y afirman que la crisis financiera internacional hizo caer la demanda externa. En el Gobierno coinciden, pero remarcan que en el parate también influyó otra causa que las automotrices prefieren disimular: las casas matrices de muchas de las terminales que operan en el país están afrontando serios problemas de liquidez y les piden a los gerentes de las sucursales que tienen en países como Argentina que disminuyan los niveles de producción, liquiden el stock y les giren el efectivo disponible cuanto antes, independientemente de cómo evolucione la demanda. “Necesitan hacer caja lo más rápido posible”, señalaron desde el Gobierno a Página/12.

Uno de los casos más claros es el de General Motors. El viernes declaró pérdidas por 2500 millones de dólares en el tercer trimestre y su presidente, Rick Wagoner, reconoció que la firma se encuentra al borde de la quiebra. Esa situación la obliga a ajustar gastos en todas sus filiales y pedir que se le gire todo el efectivo que esté disponible, sin tomar en cuenta que las únicas dos filiales que no cerraron en rojo el año pasado fueron las de Brasil y Argentina.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Smata organizó la movilización que recorrió la ciudad cerca del mediodía.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.