SOCIEDAD › HUBO MENOS QUEMADOS POR EL USO DE PIROTECNIA

Empezar el año en el hospital

De acuerdo con la información del SAME, en la ciudad de Buenos Aires se atendieron unas 300 emergencias, de las cuales 51 corresponden a la utilización de pirotecnia. Estiman que el uso de fuegos artificiales y petardos fue menor que en otros años.

El Año Nuevo no fue tan feliz para algunos. Unas 300 personas, según el informe oficial del gobierno porteño, debieron ser asistidas por el Sistema de Atención Médica de Emergencia (SAME) por presentar heridas relacionadas con los festejos. Entre los casos más graves se encuentran el caso de un hombre que sufrió la amputación de un dedo de su mano; un traumatismo de ojo sufrido por un policía y las quemaduras en el 22 por ciento de su cuerpo que sufrió un hombre mientras hacía un asado para su familia. Sin embargo, los profesionales de la guardia en el Hospital del Quemado hicieron un balance optimista: se registró sólo la cuarta parte de casos que el promedio de los últimos años.

“No es para festejar”, sostuvo el titular del SAME, Alberto Crescenti, respecto del número de heridos registrados en la ciudad, mientras que el personal médico de dos de los principales hospitales porteños especializados en oftalmología, el Lagleyze y el Santa Lucía, coincidieron en que la cifra de pacientes atendidos fue similar a la de años anteriores.

Más optimista fue la conclusión en el Hospital del Quemado. “Fue sorprendente. Atendimos cerca de 50 personas, cuando el promedio de años anteriores era de entre 160 y 200. Y quemados con pirotecnia, poquísimos: sólo 10 y ninguno con heridas de gravedad”. La jefa de guardia, Myriam Miño, lo atribuye al menor consumo de pirotecnia, debido al éxodo turístico por el fin de semana largo, por un lado, y a las campañas de concientización “que este año han estado muy presentes, tanto en los medios de comunicación como en la vía pública. La gente está escuchando cada vez más”, consideró. La crisis económica, además, pudo haber disminuido el gasto en pirotecnia.

Según su informe, fueron ocho adultos y dos niños atendidos con quemaduras por el uso de pirotecnia en la guardia durante la primera madrugada del año, “ninguno de gravedad, sin secuelas y asistidos en consultorio externo”, apuntó. El resto de los pacientes que allí llegaron, 40 personas, lo hicieron por otros motivos: quemaduras por caños de escape de motos, líquidos calientes y, el único internado, por el fuego de la parrilla.

En cuanto al informe del SAME, de las 300 personas, tres sufrieron heridas de armas de fuego; otras 25 de armas blancas, todas ellas sin riesgo de vida; 58 pacientes fueron atendidos por quemaduras; 51 por el uso indebido de pirotecnia; y otros 85 por heridas diversas, entre las que se cuentan botellazos o caídas en la vía pública.

Un total de 422 personas pasaron por la guardia del Hospital Lagleyze, once de ellos heridos por manipular pirotecnia.. “Casi la misma estadística que el año pasado, y un poco menos que lo ocurrido en Navidad”, confirmó el subjefe de guardia, Ricardo Mazzini. En tanto, el promedio de pacientes en el Hospital Santa Lucía fue de entre 50 y 60, “muy similar a otros años”, remarcó el jefe de guardia, Marcelo Lagos. “Cinco personas debieron ser operadas, por mal uso de pirotecnia..”

Compartir: 

Twitter
 

La cantidad de pacientes con heridas en los ojos fue similar a la de otros años.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.