SOCIEDAD › REMOVIERON AL JEFE DE LA DISTRITAL BERAZATEGUI POR LAS REPERCUSIONES DEL CASO BERGARA

Saltó un fusible en Quilmes

El titular de la Distrital Berazategui, Alberto Luján Roque, fue removido de su cargo. La sede de la distrital fue allanada, luego de las primeras detenciones por el secuestro de Leonardo Bergara, un capitán, luego liberado, y un teniente.

 Por Horacio Cecchi

Alberto Luján Roque, titular de la Jefatura Distrital de Berazategui, fue removido de su cargo por orden del Ministerio de Seguridad bonaerense. El oficial se transformó así en el primer fusible que salta por el caso Bergara en los removidos cienos de la Bonaerense quilmeña, fusible que evidentemente no es térmico (de aquellos que saltan por diferencia de temperatura apenas se da el cortocircuito), habida cuenta de que la crisis “de carácter preventivo” –según prefieren describir el ministro del área Carlos Stornelli, y el jefe de Gabinete de Daniel Scioli, Alberto Pérez– además de un secuestrado sin aparecer desde hace 25 días, lleva una comisaría (la más céntrica) y una jefatura distrital dadas vuelta por allanamientos en busca de pruebas; un capitán (liberado de rejas pero no totalmente de sospechas); dos tenientes presos; un ex cabo de la 3ª de Varela también detenido; un prófugo ex Bonaerense con antecedentes penales; y al menos dos uniformados prófugos más.

Esto, lo del fusible no térmico, no quiere decir que el jefe distrital Roque tenga algo que ver con el secuestro sino que, como se ha hecho históricamente en la Bonaerense, casi toda remoción (que no significa despido sino traslado) se produce por internas, pero aguarda el momento indicado para ser justificada como fusible no térmico o tapón viejo. El fusible de reemplazo es el inspector Ramón Negretti, de la Jefatura Conurbano Norte.

Como anticipó ayer Página/12, el martes pasado el juez federal de Quilmes Luis Armella decidió retornar de su licencia para disponer él mismo, con su propia firma, el procesamiento del primer teniente detenido, Víctor Ariel Vega, y la liberación de su jefe, el capitán Juan Cardozo, titular del Departamento Criminológico de la Jefatura Distrital de Berazategui. O sea, bajo el mando directo del fusible no térmico. Liberación que, no obstante, deja algunas dudas en los investigadores (no las suficientes para procesarlo, pero sí para seguir investigándolo). Cardozo, habrá que recordarlo, es el dueño del celular que según parece estaba en poder de su subalterno, el teniente Vega, cuando llamaron los secuestradores el 30 de diciembre, instantes previos al primer llamado a la familia de Bergara. Fueron dos llamados, uno que duró apenas seis segundos e inmediatamente otro, que llevó bastante más, un minuto. Vega negó haber respondido. No le creyeron o tienen más pruebas en su contra, porque fue procesado y enviado al penal federal de Marcos Paz.

Ayer, Vega fue trasladado ante el juez Armella porque su representante, la defensora oficial federal, Sandra Pesclevi, apeló el procesamiento. También fue informado sobre su procesamiento por los 6 kilos de marihuana que custodiaba aparte. Por otro lado, el teniente de calle de la 1ª de Quilmes, Maximiliano Costa, que recibió el llamado donde le preguntaban qué pasaba con “la comida del chancho”, y se declaró inocente, espera resolución. Y el Oreja Ocampo, ex cabo, fue indagado y se declaró inocente. También este diario informó ayer sobre el hallazgo de dos Renault 9, uno de ellos aparentemente en la casa del Oreja, y que se investiga si fueron usados para el secuestro.

Fuera de todo esto, en Quilmes está todo tranquilo.

Compartir: 

Twitter
 

La comisaría 1ª fue allanada y tiene a parte de sus hombres bajo sospecha.
Imagen: Pablo Piovano
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.