SOCIEDAD › INSTALARON UN NUEVO SISTEMA DE COMUNICACIONES

La Antártida, conectada con el mundo

Desde hace unos días, el personal científico y militar que trabaja en las trece bases de la Antártida Argentina cuenta con un nuevo sistema de comunicación. La Cancillería instaló una antena satelital que permite a los profesionales intercambiar datos con colegas, con áreas del Gobierno y con el continente. Asimismo, a partir del Programa de Fortalecimiento de las Comunicaciones, los especialistas que realizan tareas en ese continente podrán contactarse fácilmente con otros lugares del mundo, hablar con sus familias y amigos y estar informados a través de Internet, sobre todo con un servicio permanente de correo electrónico. También, para facilitar la actividad en las bases, se instaló la tecnología que permite conectarse por teléfono con las diferentes dependencias de la Cancillería, sin costo alguno. Hasta ahora, el personal que trabaja en la Antártida sólo podía comunicarse con el continente a través de radio o enviando algunos correos electrónicos.

El nuevo sistema de comunicaciones favorecería los trabajos científicos en las seis bases permanentes –Orcadas, Marambio, Jubany, Esperanza, San Martín y Belgrano II–, en las siete temporarias –utilizadas sólo en los meses de verano– y en los campamentos de la Antártida Argentina.

Hasta comienzos de 2009, los campamentos antárticos se regían casi exclusivamente por un sistema analógico de comunicaciones: no existía teléfono, fax o Internet. De hecho, el único prestador de servicios de red del lugar mantenía una capacidad mínima e inestable –de 16 kilobytes–, que permitía el envío de unos pocos correos electrónicos. En realidad, sólo había un equipo de radio que, mediante la instalación de una antena sostenida por cañas de colihue, constituía el único nexo de comunicaciones con otras personas fuera de los límites del campamento. En tal sentido, los integrantes de las bases tenían una única posibilidad semanal de comunicación con el continente (con familiares y amigos) vía radio.

Asimismo, las comunicaciones entre los distintos miembros de los campamentos se realizaban, de día o de noche, con equipos portátiles (tipo handy talk), protegidos del frío permanentemente para evitar daños en los circuitos o en las baterías.

Luego de realizar diferentes estudios y relevamientos en la zona, la Cancillería decidió modernizar los sistemas de comunicación. La antena satelital y el nuevo equipamiento, que fueron instalados en las bases antárticas, facilitan las tareas a realizar por los científicos argentinos, sobre todo la búsqueda de información.

Para mejorar la comunicación telefónica satelital, se utiliza el sistema Iridium: un grupo de 66 satélites que giran alrededor de la Tierra. Esta constelación está diseñada para proveer de servicios a la telefonía satelital móvil. De hecho, el sistema tiene como objetivo proveer comunicación de voz y datos a las bases y campamentos, utilizando dispositivos portátiles en áreas fuera de cobertura de la comunicación tradicional.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.