SOCIEDAD › EN LA WEB, FOTOS DE UNA MUJER POLICIA SANTIAGUEÑA DESNUDA

Escándalo sin uniforme

V. V.A.M. fue descubierta desnuda en una página web erótica. Cuando la investigaban para sancionarla, supieron que había sido prostituta y que estuvo presa por un doble crimen.

A la agente V. V. A. M., de la policía provincial de Santiago del Estero, un compañerito de uniforme le jugó una mala pasada: subió a una web erótica una foto suya, sin uniforme policial ni tampoco civil. La foto, según medios santiagueños, en realidad estaba dirigida a golpear en la cada vez más caliente interna de la policía de Santiago. Apenas tuvo difusión –que la tuvo con mucho comentario y felicitación–, V. V. fue pasada a disponibilidad para ser sancionada con todo el peso de la administración. Pero cuando empezaron a investigar descubrieron que en 2002, cinco años antes de su incorporación a la policía santiagueña, ejercía la prostitución en San Luis y había sido detenida y procesada con prisión preventiva por un doble homicidio, aunque después habría sido sobreseída.

V. V., de 26 años, ingresó en 2007 al ETM, Escuadrón Táctico Motorizado, los chips de la policía santiagueña, donde alternó entre operadora de la base de comunicaciones y patrullera. Después, según informa el diario El Liberal, de Santiago, la joven pidió ser trasladada de sector y apareció por la Guardia Patrulla del Comando Radioeléctrico, donde igual que entre los chips, hubo algún que otro escandalete silenciado. No está claro si para esa fecha sus fotos ya circulaban en Internet, pero hace pocos días, según informó El Liberal, estando ella de licencia, una de sus fotos, la que ilustra esta página, saltó del estrellato de la web al escritorio de un caporale.

Inmediatamente, o no tanto, se ordenó intervenir al Departamento Judicial y a la Asesoría Letrada General, con miras a sancionar la actuación considerada como deshonrosa para el uniforme (no se recuerda si se habían rasgado las vestiduras del mismo modo por los casos de la patota de Musa Azar). Pero cuando empezaron a investigar descubrieron los antecedentes penales de la chica, sin que esto haya merituado hacerse la pregunta de si hay noción de quiénes integran una fuerza armada.

Interna policial o vendeta personal, lo cierto es que V. V. tuvo su trasiego en San Luis, en 2002. El 28 de agosto de 2002, una pareja gay fue asesinada. Una semana después, dos chicas, G. I. y V. V. A. M., se presentaron ante la policía para denunciar a quien había cometido el doble crimen: un tal Zeballos, que resultaba ser el cafiolo de las dos chicas. Inmediatamente, Zeballos fue detenido. Pero poco después, el hombre sostuvo que “voy a colaborar con el esclarecimiento, sería injusto que yo fuera solo a la cárcel”, y acusó a una de las dos chicas. El proxeneta reveló que conoció a Baudino, empleado bancario y una de las dos víctimas, y que al tiempo lo volvió a ver y que éste le pidió dos chicas para una fiesta y que él fue a la casa de Baudino con G. I. y V. V., donde conocieron a Soria, bailarín salteño y la otra víctima. Zeballos agregó que en un momento salió con G. I. y Baudino a buscar vodka y cuando regresaban la chica sacó un arma y le disparó a Baudino dos tiros en la nuca, sin motivo. El cuerpo lo arrojaron del auto después de dar unas vueltas. Luego, cuando entraron a la casa, G. le dio el arma y le dijo “ahora te toca a vos” y él cerró los ojos y le disparó al bailarín.

Después, reveló que las chicas se pusieron guantes de látex y colocaron un cubrecama sobre el cuerpo de Soria, juntaron algunas cosas y salieron.

Por el caso, además de Zeballos, las dos chicas fueron detenidas. Para el caso, V. V. pasó dos años en prisión acusada de encubrimiento. En 2007, al parecer, se trasladó a Santiago del Estero, donde buscó hasta que logró ser incorporada a la policía. No lo hizo tanto como uniformada sino por trabajar del lado de la ley. Hasta que la sorprendieron en su buena fe.

Compartir: 

Twitter
 

La agente motorizada santiagueña sorprendida en su buena fe.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.