SOCIEDAD › EL PADRE DE WANDA TADDEI PUSO EN DUDA QUE SU HIJA HAYA MUERTO POR UN ACCIDENTE

“Fue una muerte anunciada”

Jorge Taddei y su hijo, Néstor, serán citados por el fiscal Martín Niklison. Ayer, el padre de Wanda admitió que esperaba un “final trágico” porque su hija con su marido “se peleaban a las piñas”, porque “ambos estaban enfermos”.

En forma sorpresiva, Jorge Taddei –padre de Wanda, la fallecida esposa del baterista de Callejeros Eduardo Vázquez– puso en duda el carácter accidental del caso y sostuvo que la de su hija fue “una muerte anunciada”, porque con su marido “se peleaban a las piñas”, porque “ambos estaban enfermos” por el “consumo de drogas”. Aunque de sus dichos no surgen datos concretos que incriminen a Vázquez, el fiscal de la causa, Martín Niklison, lo citará a declarar junto con Néstor Taddei, hermano de Wanda, con el fin de determinar si existen elementos que señalen la posibilidad de un homicidio culposo o doloso. Una fuente judicial, consultada por Página/12, recordó que tanto Jorge como Néstor Taddei, al declarar en sede policial, “no fueron tan tajantes en poner en duda la posibilidad de un accidente y cuando hablaron de hechos de violencia (entre la pareja) no dijeron más de lo que el mismo Vázquez había reconocido”. El padre de Wanda sostuvo que con su hijo Néstor habían hablado sobre la posibilidad de un “fin trágico” de la pareja. Por eso, ambos serán citados a declarar. “Lo de Wanda fue una muerte anunciada. Ella vivía una película que no era la realidad. Cuando se pusieron de novios le dije a mi familia ‘esto termina en forma trágica’, y ahí saltó mi hijo (por Néstor) y me dijo ‘¿cómo decís eso?’. Ahora me dijo: ‘Papi, tenías razón’”, aseguró Jorge Taddei en varias entrevistas concedidas ayer.

La fuente consultada por este diario señaló, además, que existirían “algunos dibujos realizados por los hijos de Wanda Taddei que estarían dando cuenta de hechos de violencia que presenciaron”. Se dice que, entre los dibujos, habría uno en el cual aparece “una boca tapada”, que podría insinuar que algo se estaría silenciando. El fiscal Niklison tiene la intención de ver esos dibujos para saber si podrían estar revelando algo que pudiera cambiar el rumbo de la investigación.

El baterista de Callejeros declaró que con su esposa habían tenido una discusión que los llevó a un “forcejeo” en el que ambos se mojaron con el alcohol que había en una botella de plástico. Los dos hijos de Wanda estaban en la casa y quedaron solos cuando Vázquez fue a llevar a su mujer, con el 60 por ciento del cuerpo quemado, al Hospital Santojanni. Una vez que Wanda quedó al cuidado de los médicos, Vázquez volvió a su casa y llevó a los chicos a la casa de su cuñada, Nadia Taddei.

De acuerdo con lo dicho ayer por Jorge Taddei, cuando Vázquez dejó a los niños “no le dijo (a Nadia) que Wanda estaba grave. Lo que sí hizo fue llamar a amigos suyos. Yo tengo el celular y llegado el caso voy a pedir que investiguen a quién llamó”. Nadie sabe, a ciencia cierta, si los hijos de Wanda, de 8 y 5 años, pueden haber visto algo que incrimine a Vázquez. De todos modos, el fiscal Niklison quiere ver los dibujos y, de entenderlo necesario, pedir la opinión de psicólogos forenses.

El fiscal Niklison tiene previsto solicitar al juez de la causa la reconstrucción del episodio ocurrido el 10 de febrero pasado, en la vivienda del barrio de Mataderos donde vivía el matrimonio. El trámite tiende a corroborar o poner en duda la versión del hecho accidental que dio Vázquez a la Justicia y que, por ahora, lo mantiene en libertad por falta de pruebas en su contra.

Jorge Taddei dijo que se presentará como querellante en la causa si consigue “algo que realmente sirva” para imputar a Vázquez. El padre sostuvo que si su hija Wanda “hubiera podido hablar y se salvaba, y suponiendo que Eduardo la hubiera prendido fuego, no sé si hubiera declarado en contra de él porque estaba muy ciega con el amor que le tenía”. Al margen de sus dudas, Taddei padre sostuvo que la muerte de Wanda es para la familia “un hecho desgarrador”.

Por otra parte, Niklison pidió que se abriera una causa paralela contra el policía Martín Maldonado por “falso testimonio”, dado que declaró en la causa que una médica, Rossana Martínez Rodríguez, le había dicho que Wanda, cuando llegó al Santojanni, había denunciado que su marido “le prendió fuego”, versión desmentida luego por la doctora. El delito tiene una pena máxima de cuatro años, que puede elevarse a diez, en este caso, porque el testimonio del policía perjudicaba al imputado.

Compartir: 

Twitter
 

Jorge Taddei, el padre de Wanda, durante el sepelio de su hija.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.