SOCIEDAD › DICTAMEN FISCAL POR LA MUERTE DE LUCAS REBOLINI

“No sufrió golpes de la policía”

La investigación fiscal acerca de la muerte de Lucas Rebolini Manso, hijo de los actores Antonio Grimau y Leonor Manso, descartó que el joven haya sufrido golpes por parte de la policía previos a su fallecimiento que, según reveló la autopsia, se produjo por una “neumopatía”.

Lucas Rebolini Manso, de 36 años, murió el 10 de febrero, pero su cuerpo fue descubierto en la Morgue Judicial de la ciudad de Buenos Aires 34 días después, ante lo cual sus padres se presentaron como querellantes en la investigación. La Fiscalía de Instrucción Nº 47 precisó, a través de un comunicado, que en el marco de la investigación “se descartan las hipótesis de una eventual represión o exceso por parte de la policía al momento en que fuera encontrado con un grave cuadro de excitación psicomotriz”.

El fiscal puntualizó que “ese cuadro general de salud” determinó que el joven “se escapara la primera vez del Hospital Fernández, no pudiendo ser contenido por el personal sanitario que lo atendía”. La investigación también determinó que “luego fue nuevamente trasladado al hospital, en el estado (de excitación) en el que fuera encontrado por segunda vez”.

La fiscalía también señaló que, como se había informado en su momento, cuando se inició la investigación penal –el 10 de febrero de 2010–, se ordenó obtener un nuevo juego de fichas dactiloscópicas del joven (que no había podido ser identificado) para “insistir con su identificación en los registros policiales y en el Registro Nacional de las Personas”. Asimismo, “se ordenó efectuar un relevamiento por las comisarías aledañas a la zona donde fuera encontrado (Salguero y Castex), así como una nueva consulta al Centro de Orientación de Personas de la provincia de Buenos Aires y de esta ciudad”.

De esa manera “se obtuvo una ficha odontológica y se dispuso el secuestro de las eventuales prendas que aquél vistiera, para verificar si en ellas poseía algún tipo de identificación; medidas todas estas que arrojaron resultado negativo; hasta que logró identificarse el 16 de marzo”.

La fiscalía también “requirió la historia clínica labrada en el Hospital Fernández, de la cual fue recibida copia parcial el 17 de marzo, oportunidad en la que se tomó conocimiento del doble ingreso que Rebolini Manso tuvo en dicho nosocomio”. Por lo tanto, se dispuso “el allanamiento del hospital, donde se pudo obtener la totalidad de esa historia clínica, los exámenes médicos y una copia del video en el que se registra su huida, luego de su primera internación”. También se ordenó “una inspección ocular (del hospital), en cuyo marco fue identificado personal sanitario que le brindara atención, y al que se convocó a prestar declaración testimonial”. También “se ordenó la realización de una re-autopsia con la intervención de un perito de parte propuesto por los padres de Rebolini Manso”. Ese estudio, dice el fiscal, “confirmó los datos obtenidos en la primera” respecto de que “el cuerpo del fallecido no presentaba golpes y que la causal de su deceso respondía a una neumopatía”.

Si bien la fiscalía determinó que quedaron “pendientes estudios complementarios”, insistió que “igualmente se profundizó la pesquisa a los fines de dar con posibles testigos que hubiesen presenciado un eventual maltrato o represión policial, recibiéndose veinticuatro declaraciones testimoniales en esta fiscalía, ninguna de las cuales corroboró dicha hipótesis”.

La fiscalía precisó que “la investigación continúa enderezada a determinar las causales de la muerte de Lucas Rebolini Manso, incorporando la totalidad de las pruebas necesarias para evaluar una eventual remisión del expediente al Cuerpo Médico Forense”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.