SOCIEDAD › CONVOCAN A UNA JORNADA EN CONTRA DE LA RED SOCIAL MáS POPULAR DE LA WEB

Una protesta contra Facebook

Circula por Internet y ya tiene fecha: el próximo 6 de junio. Será en queja por la falta de seguridad y privacidad en la red social. La idea es evitar por 24 horas el chat y cualquier aplicación o botón que tenga que ver con Facebook.

 Por Paula Carri

El señalado como “Día D” es el próximo 6 de junio. En esa fecha, usuarios de la red social Facebook de todo el mundo llevarán a cabo una protesta cerrando sus sesiones de usuarios por 24 horas: ni chat, ni aplicaciones, ni botón me gusta, ni siquiera la aplicación externa para compartir blogs o sitios. La campaña se llama Facebook Protest (facebookprotest.com) y lleva por subtítulo “Día D”, en alusión a la fecha determinante en las campañas militares: fue elegido por las referencias que, como un secreto a voces, sugieren que diferentes servicios de inteligencia interactúan con la red. La protesta contra Facebook fue iniciada el 5 de mayo por Alana Joy, una diseñadora gráfica de Los Angeles, que dice promocionar la campaña a través de Internet porque “me he comprometido a utilizar únicamente los mismos métodos (la web) para difundir esta protesta. Será a través de la difusión viral de la conciencia auténticamente iniciada por aquellos que quieran participar en que esto sea un éxito”. La protesta tiene también grupo en la red social (ya tiene 400 invitados confirmados) y un usuario en la microrred Twitter con más de 700 seguidores.

La oleada anti Facebook se inició el mismo 5 de mayo con el agujero de seguridad detectado en el chat de la red social, que dejó al descubierto conversaciones de usuarios: cualquier “amigo” podía ver en vivo y directo las conversaciones que otras u otros estaban teniendo en la red. Se sumaron para crear descontento las nuevas normas sobre privacidad de la empresa –de abril de este año–, que, como puntos salientes indican que los datos de los usuarios, salvo expresa indicación en contrario, pueden ser localizados mediante buscadores: “Si usted eligió ‘cualquiera’ (puede ver sus datos) en la configuración de privacidad (que es la que está por default), al conectar a una aplicación o un sitio en la web, éste podrá acceder a su información general de Facebook”.

El malestar de quienes tienen cuentas en la red se coronó el 14 de mayo con una nueva vulnerabilidad, esta vez con su servicio asociado, Yelp, que recaba información, localización y fotografías y correo electrónico de sus usuarios.

Ni el nombramiento de un ex abogado especialista en derechos civiles relacionados a privacidad, Tim Sparapani, ni la posible incorporación de Timoty Muris, ex presidente de la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos por parte de la red social que tiene más de 400 millones de usuarios en todo el mundo, parecen garantizar una reversión de las vapuleadas normas de seguridad que dictamina el sitio. Como si los hechos anteriormente enumerados fueran pocos, la Unión Europea advirtió hace unos días a Facebook que las nuevas normas de seguridad son “inaceptables” y que violará las leyes europeas si utiliza comercialmente los datos de sus usuarios sin expresa autorización.

Como consecuencia de las cambiantes decisiones en torno de la privacidad de usuarios y de la poca garantía ofrecida sobre la protección de datos, una oleada de bajas tuvo lugar en los últimos días. La búsqueda “Cómo borrar mi cuenta en Facebook” sube en el ranking de los buscadores de Internet –según confirmaron diferentes empresas que contabilizan las búsquedas más populares–, mientras compañías y especialistas de prestigio confirmaron el cierre de sus cuentas en la más usada red social. El cofundador de los sitios Engadget y Gizmodo, dos de los más visitados a la hora de hablar de sitios especialistas en tecnología, el blogger Peter Rojas, fue uno de los que desactivaron su cuenta porque, dijo, “los usuarios deberían tener un control real sobre lo que se comparte”. Cabe recordar que aunque la cuenta de Facebook se elimine, su perfil y todo el contenido del mismo seguirá estando disponible, salvo que el usuario envíe un formulario de petición para borrar la cuenta completamente.

La profusión de cambios en la configuración de las normas de privacidad y la segmentación de la misma según las numerosas aplicaciones instaladas dentro de la red apuntarían a que sea prácticamente imposible controlar qué se comparte por parte de los usuarios. Esto es porque cada vez que las normas cambian, por default aparece la opción pública, no con la privacidad que uno le hubiera configurado antes del cambio de reglas.

La privacidad, por otra parte, es uno de los temas más complejos para las empresas de Internet, dicen los especialistas. El director y fundador de la red social más utilizada del planeta, Mark Zuckerberg, parece comenzar a dar cuenta de ello y convocó por estas horas a un gabinete de crisis para esta semana, con la finalidad de analizar las nuevas reglas vigentes en Facebook y evitar una merma en su crecimiento. El año último la red recibió entre 20 y 25 millones de usuarios al mes. Pero en los últimos meses, los nuevos usuarios no pasaron los 15 millones (según datos proporcionados por la misma Facebook), lo que representaría una merma en el ingreso a la red creada en el año 2004. Mientras todo esto sucede, cuatro estudiantes de entre 19 y 22 años, de la Universidad de Nueva York (Estados Unidos), se propusieron crear una nueva red social descentralizada, con código fuente abierto (sin un servidor central, como funciona Facebook) llamada Diáspora, que aseguraría el control completo de la privacidad por parte de sus usuarios. El proyecto, tras una nota en el New York Times, consiguió una ronda de inversores de 60 mil dólares para su desarrollo.

Compartir: 

Twitter
 

La oleada anti Facebook se inició el mismo 5 de mayo con el agujero de seguridad detectado en el chat.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.