SOCIEDAD › LA ONU RECLAMó DUPLICAR LA INVERSIóN GLOBAL EN SALUD DE LAS MUJERES

“Es la mejor inversión”

En la mayor conferencia internacional sobre salud maternal, el titular de la ONU pidió considerar “prioritario” ese tema. Melinda Gates, esposa del fundador de Microsoft, anunció que su fundación destinará 1500 millones de dólares para planificación familiar.

 Por Mariana Carbajal

Desde Washington DC

Con un llamado a los líderes mundiales a duplicar la inversión global en salud de las mujeres y considerar el tema como prioritario, el secretario general de las Naciones Unidas inauguró ayer en esta ciudad Women Deliver 2010, la conferencia internacional más grande de la última década sobre salud maternal. En la apertura, Ban Ki-moon calificó como un “escándalo silencioso” las cifras abrumadoras de mujeres que mueren anualmente por causas prevenibles relacionadas con el embarazo, el parto y el puerperio (1500 por día), el 99 por ciento de ellas –destacó– ocurren en países en desarrollo. “Invertir en mujeres reditúa. Es la mejor inversión que podemos hacer por ésta y las futuras generaciones”, afirmó Ban Ki-moon.

En la apertura, la ex presidenta chilena Michelle Bachelet –única figura relevante presente de Sudamérica y copresidenta de la cumbre– fue ovacionada en varios tramos de su discurso. Bachelet exhortó a que los gobiernos prioricen políticas y acciones que apunten a la salud sexual de los adolescentes.

Una de las expositoras que más expectativa generó en la primera jornada de Women Deliver fue Melinda Gates, la esposa del fundador de Microsoft. Gates también llamó a los grandes líderes a trabajar con más compromiso para enfrentar la mortalidad materna, y anunció que la Fundación Gates destinará 1500 millones de dólares en los próximos cinco años para planificación familiar, salud maternal e infantil y nutrición en países en desarrollo. Es la segunda donación más importante en la historia de la entidad. Gates citó recientes estudios realizados por el Instituto de Indicadores de Salud y Evaluación de la Universidad de Washington, que muestran que el número de mujeres que mueren por causas vinculadas con el embarazo disminuyó más del 35 por ciento en los últimos 30 años, de más de 500 mil anualmente en 1980 a alrededor de 343 mil en 2008. De acuerdo con esa investigación, que analiza la mortalidad materna en 181 países, algunas naciones en desarrollo experimentaron progresos, particularmente Egipto, China, Ecuador y Bolivia. Casi el 80 por ciento de la mortalidad materna global se encuentra en 21 países y seis concentran más de la mitad del total. Los más altos indicadores se observan en India, Nigeria, Pakistán, Afganistán, Etiopía y la República Democrática del Congo. Católica y de perfil conservador, Gates sorprendió por su abierta postura hacia la planificación familiar: “Como mujer no puedo imaginar que me nieguen las herramientas que necesito para planificar”, dijo. Y agregó: “Es un derecho básico decidir cuántos niños se quieren tener”. Hoy, destacó, a unas 200 millones de mujeres se les está negando esa posibilidad.

Los progresos que se presentaron en Women Deliver en la reducción de la mortalidad maternal están asociados a la expansión de la planificación familiar, explicó en una rueda de prensa Thoraya Ahmed, directora ejecutiva del Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa), una de las cinco cabezas de agencias de la ONU presentes en la apertura de la conferencia, además del secretario general.

A pesar de que reúne a más de 3000 participantes, entre políticos, ministros de Salud, primeras damas, activistas, investigadores, donantes y prestadores de servicios, la presencia de Latinoamérica en esta cumbre es escasa y mucho más reducida la de Sudamérica. El gobierno argentino no envió a ningún funcionario, aunque la mortalidad materna en el país es un grave problema. La Argentina presenta profundas inequidades en su territorio: provincias del Norte como Formosa tienen tasas similares a la de los países de alta mortalidad de América latina como Guyana (casi triplica la media nacional), mientras que en la ciudad de Buenos Aires, Neuquén y Río Negro son semejantes a los mejores indicadores del continente, como los de Canadá. El promedio argentino es de 40 muertes cada 100 mil nacidos vivos. La tasa de mortalidad maternal en Canadá es alrededor de 8,8 por 100 mil, seguida por la de Estados Unidos, con 12, Uruguay con 15 y Chile y Costa Rica con 19 aproximadamente, detalló en diálogo con Página/12 el argentino Ricardo Fescina, director del Centro Latinoamericano de Perinatología/Salud de la Mujer y Reproductiva, de la Organización Panamericana de la Salud, con sede en Uruguay. Fescina indicó que Argentina es el país de la región que refleja “los peores progresos en la reducción de la mortalidad materna”. “Con la inversión que hace en salud debería tener mejores resultados”, observó. Fescina está al frente del stand de la OMS en uno de los salones del gigantesco Centro de Convenciones, donde se desarrolla la cumbre que finaliza mañana.

“En la Argentina sigue siendo el problema del aborto inseguro la principal causa de mortalidad de mujeres, por la gestación por falta de acceso a la planificación familiar. Son mujeres pobres las que mueren. Sigo sin entender por qué no se puede despenalizar el aborto. Excepto la ley de voto, no hay ninguna ley que obligue a hacer algo que no se quiere. Una ley que despenalice el aborto no obligará a ninguna mujer que no lo quiere a practicarse un aborto. No permitir el acceso al aborto seguro es una violación de los derechos humanos”, concluyó Fescina.

Nepal es un ejemplo de cómo la expansión del acceso a servicios de aborto seguro puede mejorar significativamente las tasas de mortalidad maternal. El caso fue presentado en Women Deliver 2010. Menos de una generación atrás, ese indicador era uno de los más altos del mundo en el país asiático. El acceso al aborto estaba restringido legalmente y penalizado en todas las circunstancias. El aborto inseguro era la principal causa de mortalidad y morbilidad maternal –como es hoy en la Argentina– y las mujeres con frecuencia terminaban presas. Finalmente, en 2002, el gobierno nepalí liberalizó la legislación y empezó a trabajar para garantizar el acceso a servicios seguros en clínicas en todo el territorio. Y logró reducir la mortalidad maternal casi un 50 por ciento.

Compartir: 

Twitter
 

Católica y de perfil conservador, Gates sorprendió por su abierta postura hacia la planificación familiar.
Imagen: EFE
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.