SOCIEDAD › SCIOLI AFIRMó QUE LA BALA QUE MATó A EMILIANO MARTINó NO ERA POLICIAL

Un disparo con versión oficial

Tanto el gobernador bonaerense como la fiscal del caso aseguraron que el arma que disparó contra Martinó era de los delincuentes. Uno de los detenidos declaró que el dato para el asalto había salido del entorno familiar y lo obtuvo el delincuente muerto.

El disparo que mató al comerciante Emiliano Martinó, en Ramos Mejía, fue hecho con una pistola 9 milímetros, marca Taurus, con la numeración suprimida, hallada en poder de uno de los delincuentes, según se confirmó oficialmente. “Para que el resultado de la investigación fuera transparente y no dejara dudas, la pericia fue realizada por expertos del Instituto de Investigaciones Científicas de la Procuración Bonaerense”, le dijo a Página/12 el jefe de la policía provincial, Juan Carlos Paggi. De acuerdo con el informe oficial, los cuatro miembros de la banda tenían cinco armas: una calibre 45, tres 9 milímetros marca Taurus y un revólver calibre 38. La fiscal del caso, Silvia Cano, le dijo a la agencia Télam que el arma “fue secuestrada cerca de donde fueron detenidos dos de los sospechosos que huyeron hacia la calle Azcuénaga”, donde uno de ellos fue capturado cuando trataba de ocultarse en el jardín delantero de una casa. Por otra parte, uno de los detenidos afirmó que el robo en la casa de Martinó lo hicieron porque “alguien del entorno familiar” de la víctima les informó que tenían en su poder una fuerte suma en dólares.La fiscal aclaró que tanto la mujer detenida como el ladrón que murió en el tiroteo y el propio Martinó habían abandonado la camioneta Peugeot Partner de la víctima en el sentido opuesto a la calle Azcuénaga, es decir que iban hacia la calle Coronel Díaz. “La pistola fue secuestrada junto a las llaves del vehículo y documentos de los detenidos”, precisó Cano, quien ayer les tomó declaración testimonial a los catorce policías que participaron del operativo y a la viuda de Martinó.

“Los efectivos que estuvieron en la puerta de la casa de la víctima reconocieron que la esposa les avisó que su marido estaba en la camioneta”, precisó la fiscal. Sobre ese punto, la viuda reconoció en su declaración testimonial “haber escuchado a los policías que se decían entre ellos: ‘Cuidado que va la víctima’”. Con esos elementos, la fiscal dio por sentado que está “bien claro” que la bala que mató a Martinó no fue disparada por los policías, aunque admitió que aún no se pudo establecer cuál de los delincuentes hizo el disparo mortal.

También le tomó declaración indagatoria a la mujer detenida, Claudia Marcela Pérez (37), alias “La Negra”, quien admitió haber participado en el hecho. “Si bien no dio precisiones, dijo haber estado en la casa de la víctima con fines de robo y que subió a la camioneta, pero que nunca tuvieron la intención de que alguien muriera”. La fiscal acusó a los tres detenidos, Pérez, Gonzalo Preli (27) y Nicolás Fochi (34), como coautores de los delitos de “robo con homicidio resultante, privación ilegal de la libertad agravada y portación ilegal de arma de guerra”.

En conferencia de prensa, el gobernador bonaerense Daniel Scioli ratificó que la bala que mató al comerciante de Ramos Mejía “no partió de un arma policial”. Lo mismo expresaron el jefe de la Policía Bonaerense, Juan Carlos Pa-ggi, y el ministro de Justicia y Seguridad, Ricardo Casal. “De no haber sido por los delincuentes, Emiliano hoy estaría con vida”, dijo el comisario Paggi.

Nicolás Fochi, uno de los detenidos declaró ante la fiscal que el robo fue “entregado” por alguien del “entorno familiar” de la víctima. Scioli confirmó los dichos de Fochi, aunque no dio la versión por cierta, y sostuvo que vivió “con mucha indignación, con mucho dolor, en primer lugar por las características de este caso, pero mucho más aún cuando se partía del supuesto de que la bala disparada por un policía era” la que había matado a la víctima.

La bala extraída del cuerpo de la víctima fue peritada con las que tienen las cinco armas de los ladrones y las catorce que estaban en manos de los policías. El comisario Juan Carlos Paggi precisó que “ninguno de los proyectiles disparados por los efectivos ingresó al habitáculo del vehículo” y aclaró que “si no hubiese sido por la agresión del delincuente que falleció Emiliano estaría hoy con vida”.

Según lo dicho por Fochi, la información sobre el dinero que estaba en poder de la familia Martinó fue obtenida por el delincuente que resultó muerto, Pablo Lamas. “Pablo convocó a la banda y era el que tenía el contacto. Dijo que había setenta mil dólares en la casa y me prometió cinco mil dólares para mí”, dijo Fochi, según fuentes judiciales. Dentro de una mochila que portaba Lamas, los investigadores recuperaron 17.500 dólares y en uno de sus bolsillos, 3500 pesos.

Compartir: 

Twitter
 

Scioli, en conferencia de prensa, acompañado por el ministro Ricardo Casal y el jefe policial, Juan Carlos Paggi.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.