SOCIEDAD › UN AVIóN FUE PARTIDO POR UN RAYO EN COLOMBIA Y SóLO MURIó UNA PASAJERA

Un aterrizaje por partes

Un Boeing de la aerolínea colombiana Aires se partió en tres al ser golpeado presuntamente por un rayo cuando aterrizaba en la isla caribeña San Andrés. Murió una pasajera de 73 años de un infarto, cuando era trasladada al hospital. Investigan las causas.

“Salimos caminando”, dijo lacónico el pasajero en una envidiable descripción del accidente que le había tocado vivir. El avión en que viajaba, un Boeing 737-700 de la aerolínea colombiana Aires, que aterrizaba en el aeropuerto de la isla caribeña San Andrés, lo hizo partido en tres partes luego de ser impactado por un rayo. La única víctima mortal, una pasajera de 73 años, falleció poco después, cuando era trasladada al hospital por un paro cardíaco. Viajaban 131 personas.

La nave de la aerolínea colombiana Aires, que cubría la ruta Bogotá-San Andrés, fue impactada por un rayo en medio de una fuerte tormenta tropical, a escasos 80 metros de tocar tierra, y se estrelló en la pista de aterrizaje, desprendiéndose los motores y partiéndose en tres pedazos.

“Manifiesta el piloto que, faltando unos 80 metros para la cabecera de la pista, lo afecta un rayo, entonces pierde el control de la aeronave”, explicó el general Orlando Páez Barón, director de seguridad ciudadana de la policía nacional. “Nos informaron de la pericia del piloto, que evitó que la nave se saliera de la pista”, añadió. “Debido al impacto se desprenden los motores del avión y se parte en tres segmentos”, señaló. El accidente dejó una mujer muerta y más de 120 heridos.

Pedro Gallardo, gobernador de la isla de San Andrés, calificó lo ocurrido como un “milagro”, y ahí nomás se puso a rezar: “Le damos gracias al Todopoderoso, a nuestro Dios por el milagro una vez más que le ha concedido a este hermoso archipiélago. El capitán, el copiloto y toda la tripulación, a Dios gracias, están a salvo. Estamos en la clínica donde está un número de pasajeros también, todos, absolutamente todos, fuera de peligro, eso sí, con heridas de diferentes grados”, explicó el gobernador a la Radio Caracol colombiana.

Según un comunicado de la policía, los pasajeros “quedaron literalmente esparcidos sobre la cabecera de la pista de aterrizaje”. La aeronave, un Boeing 737-700 de matrícula HK 4682, partió de Bogotá siete minutos pasados de la medianoche de ayer, hora colombiana (2.07 de Argentina), y aterrizó en San Andrés dos horas después, en condiciones “reducidas de visibilidad”, según dijeron los encargados de control aéreo en la isla.

“Hasta que empezó a descender íbamos bien (...), después no le puedo decir, porque luego fue el golpe”, señaló a la radio Caracol Heriberto Rúa, un pasajero que sobrevivió al accidente, quien viajaba en el avión junto a su esposa y sus cinco hijos, que resultaron con heridas leves.

Donald Tascón, subdirector de la Aeronáutica Civil, informó que una comisión de la entidad se desplazó hacia San Andrés para verificar cuáles fueron las causas reales que originaron el accidente del Boeing 737-700. El funcionario también precisó que la intención de las autoridades es determinar si realmente fue un rayo lo que causó el accidente aéreo.

Entre tanto, Katerine Lobo, una pasajera brasileña, dijo a los periodistas que se trató de “una experiencia dramática. De pronto vimos una luminosidad y sentimos un estruendo, todo se volvió un caos”, anotó.

Ramiro, esposo de la mujer, señaló: “Ibamos con mi esposa y dos amigos. Somos del ejército de Brasil e íbamos de vacaciones para San Andrés. De un momento a otro se sintió un golpe y el avión se partió en tres”, intentó ser gráfico. “Creímos que el avión iba a explotar porque la gasolina comenzó a regarse por el lado izquierdo. Salimos como pudimos con mi esposa y corrimos. Afortunadamente llegaron los bomberos y socorristas y nos ayudaron”, agregó. Ambos fueron examinados en la Clínica Villarreal y se encuentran fuera de peligro.

Según el gobernador Gallardo, insistió en calificar como “milagro” el hecho de que el saldo de víctimas del accidente no hubiera sido mayor, y atribuyó a la pronta reacción del cuerpo de bomberos el que la aeronave no se hubiera incendiado a pesar de un conato de fuego. La evacuación de los pasajeros y de la tripulación se dio también en cuestión de minutos, apoyada por ambulancias, la policía y los taxistas que, con riesgo de su propia vida, acudieron a trasladar a los heridos, agregó Gallardo.

Compartir: 

Twitter
 

El Boeing de Aires aterrizó en San Andrés de un modo, podría decirse, milagroso, en tres partes.
Imagen: AFP
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.