SOCIEDAD › FATIMA CATAN, DE 24 AñOS Y EMBARAZADA, FALLECIO TRAS GRAVES QUEMADURAS

Murió la joven quemada

Mientras la Justicia analiza las pruebas y no tiene imputados, la familia de la joven acusa al novio como responsable de la muerte. El padre sostiene que tiene pruebas del maltrato que sufría su hija. Analizan las quemaduras de las manos del novio.

Fátima Guadalupe Catán, de 24 años y con tres semanas de embarazo, falleció el domingo pasado en lo que aún hoy sigue siendo, para la Justicia, “un confuso episodio”. La mujer pasó cinco días en terapia intensiva luego de que su novio la llevara hasta el hospital Eva Perón de Lanús, con casi el 90 por ciento del cuerpo quemado. Su versión es que la joven estaba limpiando CD con algodón y alcohol, encendió un cigarrillo y se prendió fuego. El padre de Fátima, Jesús Catán, reclamó ayer que fuera detenido el novio de su hija como autor del hecho. “Es totalmente mentira que fue un accidente doméstico”, dijo Catán.

“Tenía una quemadura superior al 80 por ciento, de una gravedad extrema, con compromiso de las vías respiratorias”, anunció ayer el director de hospitales del Ministerio de Salud bonaerense, Claudio Ortiz, quien también aclaró el silencio que rodeó al estado de salud de la joven. “Se estaba respetando la solicitud primaria de la familia de no pasar a la prensa información y dejarlo en manos de ellos, pero esto (la muerte) corresponde comunicarlo como institución”, dijo el funcionario.

Hasta el momento, los fiscales de Lomas de Zamora Andrea Nicoletti y Ramiro Varangot no dispusieron la detención de Martín, el novio de la joven, de 32 años, quien se quemó las manos, según declaró en la comisaría quinta, tratando de ayudar a Catán. Ayer, en esa comisaría le confirmaron a Página/12 que no había pedido alguno de los fiscales. “El novio no está imputado, se está trabajando para confirmar la versión que nos dio él a partir de los elementos de prueba que conseguimos al revisar la casa de la chica, que están a disposición de la UFI 6, y también se hizo un peritaje sobre las heridas en sus manos”, dijo el oficial de servicio.

Jesús Catán pasó el domingo entero al lado de su hija, quien estuvo sus últimos días en un coma farmacológico inducido, al igual que había ocurrido con Wanda Taddei, la esposa del ex baterista de Callejeros, porque de despertarse no soportaría el dolor de las quemaduras. “Mi hija sufría episodios de violencia, yo tengo más pruebas y sus compañeros de trabajo también. Estoy seguro de que esto no fue un accidente, eso es una mentira”, aseguró en la puerta del Hospital San Martín de La Plata, donde fue trasladada desde el centro médico Eva Perón, el viernes pasado.

“Ella vivía amenazada por él; mi señora hizo la denuncia una vez que le pegó mal a ella, estaba con el labio roto y raspada porque la arrastró por el piso tirándola de los pelos”, contó Catán. La joven trabajaba en el boliche Poupee de Lomas de Zamora y había dejado su empleo, según contaron dos ex compañeros, porque su novio se lo exigió: era muy celoso. También dijeron que la vieron varias veces con moretones en los brazos y la cara lastimada. Ella solía negarles que fuera su novio el autor de los golpes.

El hecho ocurrió en la madrugada del miércoles pasado en la casa de la mujer, en Murature al 600, en Villa Fiorito. En un primer momento, la directora del Hospital Eva Perón consideró que “hubo una instancia de agresión”, ya que la madre de Fátima, Elsa Jérez, le habría dicho que la joven era amenazada constantemente por su pareja. La semana pasada circuló la versión de que los médicos que atendieron a la joven serían interrogados en la fiscalía a cargo del caso para determinar si la mujer, antes de ser inducida al coma, dijo que había sido agredida.

Fuentes policiales aseguraron que los médicos ya declararon, aunque el dato no pudo ser confirmado por los voceros del Ministerio de Salud ni los de Justicia y Seguridad bonaerenses. “Esa información la manejan en la fiscalía”, dijeron. Allí le aseguraron a este diario que no darán ningún detalle de la investigación. La causa estaría, provisoriamente, caratulada como “averiguación de ilícito”, ya que los fiscales aún esperan los resultados de los peritajes para determinar si fue un hecho accidental o intencional.

Las similitudes con el caso de Wanda Taddei, la esposa del ex baterista de Callejeros, son varias. En ambos casos fue el alcohol el combustible, y el detonante, según la versión de los hombres, un cigarrillo. Vázquez fue liberado por “falta de pruebas”, aunque los familiares de Taddei, al igual que los de Fátima, insisten en que se trató de un caso de violencia doméstica.

Compartir: 

Twitter
 

Fátima Guadalupe Catán murió de un modo similar al de Wanda Taddei.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared