SOCIEDAD › APURO OFICIAL Y POLéMICA EN CHILE POR EL DíA DEL RESCATE DE LOS MINEROS

La fecha, cuestión de Estado

El túnel avanzó más rápido de lo previsto. Y Piñera busca que los mineros salgan a la luz antes de su viaje a Europa el fin de semana próximo. La oposición critica el manejo político de la fecha. Los rescatistas mantienen cautela.

Que los 33 mineros chilenos son cuestión de Estado, nadie lo discute. Las mismas causas que los mantuvieron sometidos durante su vida laboral ahora los elevan como paradigma del héroe. El encierro bajo tierra, la oscuridad, el polvo en el aire, las temperaturas máximas, ese mismo sometimiento desoído por autoridades, sindicatos y empresas ahora los eleva como héroes por estar bajo tierra, en la oscuridad, respirando polvo, etcétera. Estos días, precisamente, el interés de Estado gira alrededor de cómo y cuándo será el momento exacto, por no decir conveniente, para que los saquen a la luz. Valga decir, conveniente para las razones de Estado. Conveniencia que tiene sus complicaciones. Para el 17 de octubre el presidente Sebastián Piñera tiene (o tenía) agendada una gira europea. Las versiones en ese sentido se abren en dos caminos, una que Piñera postergará el viaje, sostenida en versiones directas de La Moneda, lo que le mereció furibundas críticas. La otra, que jamás postergaría el viaje, que le mereció otras furibundas críticas. El ansia de fotoshow, como señalan los críticos, amaga con transformar este éxito de imagen que le cayó a Piñera de bajo tierra en un amargo y difuso reflejo en el estanque.

El viaje, como todo viaje presidencial, está programado con mucho tiempo de anticipación. Para el caso, Piñera tenía programado viajar el 17, 18 y 19 de octubre a encuentros con Cameron, Merkel y Sarkozy, en Londres, Berlín y París. Pero la T-130 se adelantó a su agenda y de noviembre-diciembre como fechas probables del rescate, de pronto se empezó a hablar de una casi inmediata salvación. En las últimas horas, el ingeniero en jefe del rescate, André Sougarret, sostuvo que “en el caso del plan B el martes reiniciamos la perforación en 26 pulgadas (66 centímetros). Hemos avanzado 53 metros durante este período, alcanzando los 519 metros de avance. El plan B termina en los 624 metros”. La noticia indicaba que entre el viernes por la noche y el sábado por la madrugada se estaría en contacto con los mineros.

La noticia aceleró la ansiedad y los planes, especialmente los de Piñera. Inmediatamente surgió la versión de fuentes oficiales que señalaba que el viaje a Europa quedaría supeditado al rescate. “No se quiere perder el fotoshow”, dicen los críticos al gobierno. El cálculo, bastante sencillo, indicaba que el domingo ya estaría saliendo el primer minero. Pero la versión fue desmentida por otras fuentes también presidenciales. “De ninguna manera, el viaje no quedará supeditado al rescate”, sostuvo la nueva versión, a lo que los críticos contraatacaron señalando que “tampoco se quiere perder el fotoshow al lado de Cameron, Merkel y Sarkozy, lo que también tiene sus dividendos”.

Las idas y venidas de las versiones presidenciales a su vez se acomodaban a las posibilidades del rescate que, a su vez, separó en dos a los técnicos rescatistas según el operativo que consideraran, con o sin encamisado, un tubo protector alrededor de toda la longitud del túnel para evitar desmoronamientos al paso de la cápsula que traerá a cada uno de los mineros a la superficie. Es así que, considerando que con el plan B se tuviera acceso a los mineros el sábado a la madrugada, si se coloca el encamisado, cuya función es proteger la cápsula y el mecanismo de arrastre, esa operación lleva entre cuatro y ocho días, suficientes para que Piñera salga en la foto con Sarkozy pero sin los mineros o con los mineros y sin Sarkozy. “Imagínese que con un pedregullo que se desprenda y trabe el mecanismo, la cápsula podría quedar varada a mitad de camino, sin solución”, advierte un experto en minas. El otro mecanismo, el plan B del B, sostienen otros ingenieros, no requiere el encamisado, porque se trataría de una cápsula con ruedas de goma que no requeriría protección, aparentemente. En ese caso, Piñera alcanzaría a ser retratado aquí y acullá.

Tanta versión, metros y fechas provocaron una masiva afluencia de curiosos (Copiapó quedó saturada en su capacidad receptiva) y periodistas. Los del Hemisferio Norte, denominados como “los gringos”, llegan a alquilar domos de deportes extremos por 200 dólares el día, eso sí, con alfombras, bebederos, aire acondicionado y demás. Mientras, filas de camiones de exteriores y carpas van armando un caserío de prensa en derredor de la San José.

Compartir: 

Twitter
 

La máquina T-130, que lleva adelante el llamado “Plan B” del rescate, el más avanzado de los tres.
Imagen: EFE
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.