SOCIEDAD › PARA ROBAR UN BANCO GALICIA EN PLENO CENTRO DESATARON FALSAS ALARMAS PARA LOS PATRULLEROS

El viejo truco de distraer policías

Un comando asaltó al Banco Galicia en Diagonal Roque Sáenz Peña al 800. Robaron un millón y medio de pesos del tesoro. Antes, incendiaron un auto, alertaron por una bomba en un McDonald’s y estallaron una en un cajero para desorientar a los policías.

 Por Carlos Rodríguez

En apenas diez minutos, seis hombres armados –habrían contado con el aporte de otros dos que los esperaron en la calle– se llevaron “entre un millón y un millón y medio de pesos” de la sucursal del Banco Galicia ubicada en Roque Sáenz Peña 865, a menos de dos cuadras del Obelisco, a cinco de la Casa Rosada y a las cinco de la tarde, cuando el establecimiento estaba cerrado al público. Los ladrones ingresaron, con el rostro sólo cubierto con anteojos oscuros, por la entrada al cajero automático. Después, utilizando “un estilete o una llave”, según dijeron fuentes policiales a Página/12, lograron entrar a la sucursal propiamente dicha por una puerta que tiene el blíndex que separa el sector interno del banco de la zona donde está el cajero y que es de acceso público. Tras amenazar al único custodio que había en el banco y a los quince empleados que seguían trabajando, los autores del robo llegaron al primer piso, justo cuando tenían abierta la puerta del tesoro. Estaban tratando de poner a resguardo el dinero reunido en el día.

Anoche, los investigadores del robo analizaban la posibilidad de que los ladrones, que actuaron como un grupo comando, hayan protagonizado antes tres acciones que se produjeron minutos antes, a manera de distracción. El robo se produjo a partir de las 17.15, pero a las 16.50, en 9 de Julio y Tucumán, cerca del Teatro Colón, se prendió fuego un Volkswagen Gol, lo que generó alarma, problemas en el tránsito y presencia policial. Minutos después hubo una falsa amenaza de bomba en un local de McDonald’s en Córdoba y Uruguay. El cuadro de “casualidades” se completó con el estallido de una bomba del tipo Molotov en el cajero automático del Banco Supervielle de Montevideo y Lavalle.

Diego Videla, vocero del Banco Galicia, contó que fueron seis los hombres que ingresaron al banco “con la cara al descubierto y con anteojos negros”. Explicó que los asaltantes accedieron en primer lugar al sector del cajero automático y después entraron a la sucursal propiamente dicha por la puerta que tiene el blindex. El acceso fue forzado con “un estilete o una llave”. De cualquier manera, la maniobra fue tan rápida que sorprendió al policía que estaba de custodio, a quien los ladrones le arrebataron el arma reglamentaria.

En una demostración de que conocían los pasos a seguir, se dirigieron resueltamente hacia el primer piso, donde se encuentra la caja del tesoro. En ese momento, el sector estaba abierto porque los directivos de la sucursal se encontraban en la tarea de guardar el dinero correspondiente al movimiento del día. Diego Videla reconoció que se llevaron “una suma bastante importante” que fue estimada, en principio, “entre un millón y un millón y medio de pesos”. El vocero explicó que el arqueo final todavía no se había terminado de realizar.

Videla trató de llevar tranquilidad a los clientes del banco: “No hubo ningún problema en el sector de las cajas de seguridad, de manera que lo robado sólo afecta al banco y está cubierto por el seguro”. El vocero de la entidad dijo que, de acuerdo con lo visto, se trató de “una operación comando que apenas duró unos diez minutos, tras lo cual se fueron. Fue todo muy rápido”, comentó Videla, quien informó que “no hubo violencia y todos los empleados están bien, salieron ilesos”.

Sobre la posibilidad de que haya habido un “entregador” entre el personal, Videla aclaró que por el momento “no hay sospechas sobre ninguna persona” que trabaje en el banco. Un testigo que presenció el escape de los ladrones aseguró que, antes del golpe, los delincuentes habían cortado un tramo de la Avenida Roque Sáenz Peña (Diagonal Norte) hacia la calle Maipú. Habían colocado los típicos conos fluorescentes. Nadie sabe exactamente hacia dónde escaparon. Al parecer lo hicieron en dos vehículos que estaban estacionados en las cercanías y en los que habían quedado, al volante, dos miembros de la banda.

En esa zona, Diagonal Norte es doble mano y el tránsito es complicado, aunque en esta época del año, por el éxodo que se produce por las vacaciones, la situación es mucho más tranquila. De todos modos, no hay calles de tránsito rápido, “salvo que hayan salido hacia la 9 de Julio por Sarmiento”, comentó la fuente policial. “Lo que es demasiada casualidad, son los tres episodios anteriores al robo”, insistió el vocero.

El primer móvil que llegó al banco fue uno de la comisaría tercera, con jurisdicción en la zona, que tiene su sede en Tucumán 1560. Está virtualmente “rodeada” por los lugares donde ocurrieron los tres acontecimientos narrados que acapararon la atención de las autoridades policiales. Estos ocurrieron en Tucumán al 1100, en Uruguay al 800 (a dos cuadras de Tucumán al 1300) y en Montevideo al 800 (a dos cuadras de la sede policial que intervino). Todo ocurrió en forma escalonada, minutos antes de que sonara la alarma en la sucursal bancaria.

Anoche, los investigadores analizaban las imágenes de las cámaras de seguridad del banco para tratar de identificar a los autores, que actuaron armados y que amenazaron a los directivos del banco, aunque sin golpear ni agredir a nadie en forma concreta.

Compartir: 

Twitter
 

La sucursal del Galicia se encuentra en Diagonal Roque Sáenz Peña 865, en jurisdicción de la comisaría 3ª.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.