SOCIEDAD › EL CIERRE DEL ENCUENTRO “PRO VIDA”, CON ESCASOS LEGISLADORES ARGENTINOS

El abrazo del oso del obispo Baseotto

La presencia del ex obispo castrense en el encuentro ultraconservador en el Senado, hecha pública ayer por Página/12, disuadió la participación de legisladores y gobernadores invitados. En la jornada de cierre se llamó a oponerse al aborto y al matrimonio igualitario.

 Por Mariana Carbajal

La senadora del Opus Dei se quedó ayer un tanto sola. Muy pocos legisladores argentinos –no muchos más que los cuatro que se habían comprometido a moderar paneles– se dejaron ver por el Salón de las Banderas del Senado, en la segunda y última jornada del encuentro internacional de parlamentarios y gobernantes ultraconservadores que lidera la puntana y peronista disidente Liliana Negre de Alonso. “Hace un tiempo organizamos una reunión sobre energía atómica y juntamos cerca de 50 diputados y 16 senadores”, comparó un ex secretario parlamentario que asistía al evento, sorprendido por la escasa convocatoria de esta alianza intercontinental que rechaza la ampliación de los derechos sexuales y reproductivos, la despenalización del aborto y el matrimonio igualitario.

El abrazo del oso que le dio el día anterior el ex obispo castrense Antonio Baseotto, al estrecharle cálidamente la mano, tal como reveló Página/12, o el hecho de que se haya hecho en pleno verano –o ambas situaciones– pudieron afectar la concurrencia de otros senadores y diputados que comparten el ideario “antiderechos” de la movida, especulaban ayer algunos observadores del evento.

Ayer Negre de Alonso le pasó la presidencia de la fundación Acción Mundial de Parlamentarios y Gobernantes por la Vida y la Familia –tal es el nombre de la alianza– al diputado español del Partido Popular Angel Pintado. Y ella fue elegida como presidenta honoraria. Uno de los objetivos a mediano plazo de este movimiento, que –según sus impulsores tiene presencia en 40 países– es adquirir personería jurídica internacional y poner un pie en la ONU como grupo parlamentario, para hacer sonar su voz en ese ámbito. Por la tarde disertó la estadounidense Marie S. Smith, directora de la Red Parlamentaria para Asuntos Críticos, una iniciativa internacional “antiderechos” con sede en Washington, que se dedica a capacitar a legisladores “pro vida” en distintas partes del mundo. Su esposo, el congresista Chris Smith, es uno de los referentes ultraconservadores de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos y también expuso en el evento. Marie Smith se refirió a la propuesta de Convención Interamericana sobre Derechos Sexuales y Reproductivos, que vienen promoviendo una articulación de alrededor de 150 ONG que defienden los derechos de las mujeres y de la diversidad sexual a nivel regional desde hace algunos años. Todavía este proyecto no fue introducido formalmente en OEA, pero Smith comentó ayer que cuenta con el apoyo del secretario general del organismo, el chileno José Manuel Insulza. Actualmente hay una campaña regional que está juntando apoyos en la sociedad civil y entre gobernantes y legisladores a favor de la Convención. Para los “pro vida” el tratado es casi como el demonio porque contempla los derechos al aborto, a la identidad de género, al matrimonio entre personas del mismo sexo, entre otros. “Hay que oponerse a esta convención. (Para eso) tenemos que trabajar con embajadores y legisladores. Es la convención más extremista que hemos visto”, opinó Marie Smith. “Creímos que no iban a llegar tan lejos (quienes la impulsan). Ahora estamos realmente preocupados”, reconoció la estadounidense.

A la reunión “antiderechos”, en la que Negre de Alonso actuó de anfitriona, concurrieron políticos de distintos países de Latinoamérica, España, Italia y Estados Unidos. El ideario del movimiento, que nació en Chile en 2007, tiene como pilares la defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte natural y del matrimonio entre un hombre y una mujer. En la primera jornada fueron invitados especiales el ex obispo castrense y otros purpurados.

Ayer, la diputada puntana del peronismo disidente Ivana Bianchi moderó uno de los paneles del programa, en el que expusieron sus experiencias distintas ONG “pro vida” con trayectoria en el país. Bianchi pidió “a los responsables de los distintos cultos” apoyo para enfrentar el avance del debate por la despenalización del aborto en la Comisión de Legislación Penal, donde se abrió la discusión el 30 de noviembre con una audiencia pública. “Estamos en la lucha permanente con la diputada (Cynthia) Hotton pero nos sentimos muy solas”, admitió. Hotton, cercana al vicepresidente Julio Cobos, y el macrista Julián Obliglio fueron de los pocos legisladores que se dejaron ver ayer por el Salón de las Banderas, en su papel de coordinadores de paneles. La reunión no sólo no contó con amplia concurrencia de legisladores locales: de los cuatro gobernadores invitados a exponer, sólo el puntano Alberto Rodríguez Saá finalmente aceptó. El mendocino Celso Jaque, el salteño Juan Manuel Urtubey y el sanjuanino José Luis Gioja no fueron de la partida.

Compartir: 

Twitter
 

Por la mañana, militantes por la diversidad hicieron una “besada” pública contra el encuentro.
Imagen: Rafael Yohai
SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.