ECONOMíA › EL BANCO CENTRAL PERMITIó QUE LA DIVISA SUBA A 4,04 PESOS, PERO MANEJA EL MERCADO PARA EVITAR CAMBIOS BRUSCOS

Jugar a futuro para llevar el dólar con calma

 Por Tomás Lukin

El Banco Central aprovechó la tranquilidad del mercado cambiario y permitió que la cotización del dólar ascienda levemente hasta 4,04 pesos. Luego de la devaluación escalonada del 1 por ciento en lo que va del año, la entidad que conduce Mercedes Marcó del Pont envió a los operadores la señal de que por el momento no convalidará un incremento mayor en el precio de la divisa. Lo hizo a través del mercado de dólar a futuro, la compraventa electrónica de divisa a un plazo determinado, para descomprimir la demanda física de la divisa. Desde la conducción de la autoridad monetaria sostienen que el reciente guiño no implica que la cotización del dólar se congele, pero las ofertas que realizó por contratos a futuro desalientan las operaciones en el mercado spot (físico). Además advierten que las presiones sobre el tipo de cambio son a la apreciación por la abundante liquidación de divisas provenientes del comercio exterior. En ese sentido, desde el directorio de la entidad argumentan que los esfuerzos están puestos en evitar la pérdida de competitividad.

El mercado de dólar futuro funciona como un seguro cambiario. El instrumento permite al comprador asegurarse una cotización de la divisa dentro de un tiempo, ya sea un mes, noventa días o un año. Hoy una operación con vencimiento en mayo ofrece un dólar a 4,17 pesos, quien compra ese papel apuesta a que la cotización será mayor cuando llegue la fecha de vencimiento. Si eso sucede, la contraparte deberá pagarle la diferencia entre lo que dice el contrato y el precio del mercado. Los dólares nunca se mueven efectivamente y esa diferencia se cancela con pesos. La estrategia del Banco Central para desalentar las operaciones físicas es ofrecer un precio por debajo de las expectativas devaluatorias. De esa forma, aquellos que esperan un dólar más elevado compran esos contratos y no presionen sobre la cotización diaria. Los principales jugadores son los bancos privados y públicos, mesas de dinero y también empresas.

En 2010, la operatoria en el mercado a futuro de dólares le reportó al Banco Central ingresos por 772 millones de pesos. Las ganancias de la autoridad monetaria provenientes de ese segmento son recursos que debió resignar el sector financiero. Un breve estudio elaborado por la entidad, al que accedió Página/12, muestra que en 2008 y 2009, durante la gestión de Martín Redrado, se registraron pérdidas por 554 millones y 1676 millones de pesos. En ese período, el instrumento fue utilizado con intensidad durante los momentos de mayor tensión cambiaria, como fue el lockout agropecuario y el proceso de fuga de capitales, para descomprimir la demanda del mercado físico.

Los colaboradores de Marcó del Pont reconocen que durante los momentos de calma, como la que se vivió la mayor parte del año pasado, es esperable tener resultados positivos. Mientras tanto, explican que en períodos de tensión, cuando se utiliza la operatoria a futuro para controlar la paridad cambiaria, no es extraño “perder” dinero. No obstante, entre 2005 y 2007, también durante la gestión del desplazado ex presidente de la autoridad monetaria, se registraron saldos a favor del Banco Central por 16 millones, 19 millones y 133 millones de pesos, respectivamente.

Desde el directorio del Central remarcan que la función de la entidad no es ganar dinero sino administrar el tipo de cambio preservando niveles de competitividad sin recurrir a movimientos bruscos en la paridad. Sin embargo, consideran que a pesar de los constantes cuestionamientos recibidos durante el año, el manejo de las distintas herramientas financieras no sólo permitió preservar una cotización competitiva en un escenario con fuerte presión a la apreciación de la moneda, sino que ese objetivo se logró “sin necesidad de ofrecer un voluminoso nicho de negocios rentable para el sector financiero”.

El documento de la autoridad monetaria sostiene a su vez que durante la presidencia de Marcó del Pont, quien hoy cumple un año en el cargo, “la tasa de pases se redujo un punto porcentual, mientras que el rendimiento de las letras y notas que emite el BCRA para absorber el dinero excedente como consecuencia de la compra de dólares disminuyó, en promedio, un punto y medio. Las estimaciones acerca del monto que los bancos dejaron de ganar por esta baja en las tasas es de aproximadamente 145 millones de pesos por pases y de 680 millones de pesos por la baja en la tasas de las letras y notas”, sostiene el informe.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Luego de la devaluación escalonada del uno por ciento en lo que va del año, el Central envió una señal para contener las compras físicas.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.