SOCIEDAD › UNO DE LOS MAQUINISTAS DEL CHOQUE DE TRENES EN SAN MIGUEL ENVIABA SMS Y NO VIO LA SEñAL

Fueron tres mensajes antes de la muerte

El maquinista que tenía en su campo de visión las señales no vio la indicación de detenerse porque en ese momento estaba enviando mensajes de texto. Luego del choque los borró, pero la Justicia obtuvo los datos de la compañía telefónica.

Uno de los dos maquinistas procesados por el choque entre dos formaciones de trenes en San Miguel, provincia de Buenos Aires, estaba escribiendo mensajes de texto en su celular segundos antes del incidente. Según fuentes judiciales, por este motivo Sergio Balbi no vio la señal que le indicaba frenar y la locomotora terminó incrustándose contra un tren detenido, lo que provocó cuatro muertes y más de 120 personas heridas. “Fue imprudencia grave”, dijo el juez federal de San Martín, Juan Manuel Yalj, sobre los mensajes que habían sido borrados del celular, pero aparecieron luego de que se pidiera a la empresa de telefonía celular el listado de todas las comunicaciones realizadas por los imputados el día del choque. De esta forma, se consolida la presunción de un error humano, aunque falta determinar la responsabilidad de la empresa Ferrobaires.

“Balbi estaba haciendo algo que no era ver las señales, por eso no observó la luz amarilla. El estaba sobre la izquierda del tren y era su obligación ver las señales”, explicó ayer una fuente del juzgado federal de San Martín. Balbi iba en la formación de Ferrobaires, en dirección a Junín, y, según trascendió ayer, envió tres mensajes de texto con una diferencia de un minuto entre cada uno; todo esto, segundos antes de que colisionara con el tren de la empresa San Martín, el 16 de febrero pasado, a las 18.30, cerca del cruce de vías de la calle Irigoin y a seis cuadras de la estación San Miguel.

El requerimiento de Yalj fue hecho luego de que las pericias al chip del celular de Balbi indicaran que los mensajes de texto habían sido borrados. “Tengo facultad para pedir mediante un oficio a las empresas telefónicas el entrecruzamiento de llamadas. Todos los días lo hacemos, sobre todo con las causas de estupefacientes”, comentó ayer Yalj, aunque aclaró que no saben a quién le enviaron los mensajes. Para el magistrado, se trató de un error del maquinista, que también pudo estar “atándose los cordones o haciendo bromas mientras debía estar atento a las señales. Es lo que muchas veces hacemos los seres humanos”.

Ambos maquinistas fueron procesados sin prisión preventiva el 9 de marzo, acusados de los delitos de homicidio culposo y lesiones leves culposas, graves y gravísimas porque, según el juez, “no cumplieron los reglamentos a su cargo”. La próxima semana estarán listos los resultados de una pericia sobre el funcionamiento de ambos trenes para determinar si las locomotoras estaban en condiciones de salir e incluir a las autoridades ferroviarias en la lista de acusados. Al parecer, dos de los tres mecanismos para accionar el sistema de frenos de la locomotora de Ferrobaires no funcionaban: uno estaba con candado, el otro oxidado.

Tras conocerse el dato de los mensajes de texto enviados por Balbi, la defensa de los maquinistas no objetó la prueba y el fiscal Paulo Starc reclamó que los imputados sean procesados por el delito de “homicidio simple”, más grave que el “homicidio culposo” (sin intencionalidad). Esta última figura fue la elegida por el magistrado de la causa. “Me parecen argumentos respetables (los de Starc), pero a veces hay imprudencias sin que se haya representado un crimen”, dijo ayer el juez.

“Son negligencias graves, si no, en todos los casos sería homicidio simple y no es así –opinó Yalj–. Además cambió bastante la figura del homicidio culposo y la pena máxima, que era de tres años, subió a seis. Es difícil que condenen por el máximo previsto a personas sin antecedentes, como en este caso.” El caso, agregó, se resolverá en el juicio que podría realizarse a mediados de año, “cualquiera sea la calificación”.

Anoche, un vocero del gremio de maquinistas La Fraternidad comentó las últimas novedades de la causa: “No vamos a defender una negligencia, si es que existió, pero sólo vamos a establecer el marco crítico en el que se desarrolla la actividad ferroviaria para que en todo caso se sepan las responsabilidades que tiene la empresa Ferrobaires, que deja salir en malas condiciones a las locomotoras”, dijo.

Compartir: 

Twitter
 

El vagón que recibió el impacto del tren de Ferrobaires y donde se produjeron las cuatro muertes.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.