SOCIEDAD › LA TORMENTA DEJó UN MUERTO EN CITY BELL, DIECISIETE HERIDOS EN CAPITAL Y DESTROZOS POR DOQUIER

Además de agua, desde el cielo cayó de todo

Un temporal azotó la ciudad y alrededores. Cayó copiosa lluvia y granizó en sectores. La zona de Flores fue muy castigada por el viento. Heridos, cortes de luz, trenes y Premetro interrumpidos.

El temporal empezó al caer la tarde; se hizo sentir con rotundidad en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense. Entre las cinco y las siete, a la lluvia, copiosa y constante, se sumaron fuertes vientos y caída de granizo. Un remisero murió en su auto aplastado por un árbol, cinco niños quedaron heridos en Capital, uno de ellos de gravedad, y otras 12 personas resultaron heridas de diferente consideración; el container de un camión cayó de la autopista 25 de Mayo e impactó sobre un depósito de autos de la Policía Federal; en distintos barrios se registró caída de árboles, algunos sobre autos; volaron techos como el de una estación de servicio. Se produjeron, también, cortes de luz, mientras que los servicios de trenes y Premetro debieron ser interrumpidos. Para el anochecer, el granizo y el viento habían quedado atrás, pero en algunas zonas la lluvia seguía siendo intensa y persistente.

El fenómeno climático se acercó a la ciudad desde el oeste de la provincia de Buenos Aires, por lo que, en los primeros momentos, los efectos de su llegada se notaron en Pilar, Ituzaingó, General Rodríguez y Ciudad Evita, que fueron las localidades más afectadas. Pasadas las seis de la tarde, el temporal ingresó de lleno en territorio porteño.

En Pompeya, un portón se desplomó sobre el automóvil en el que viajaban cuatro niños, que resultaron heridos. Desde Floresta, otro niño debió ser derivado a un hospital, tras sufrir heridas graves en la esquina de Bahía Blanca y Avellaneda, luego de que cayera sobre él un árbol. Cerca de las seis de la tarde, mientras arreciaba el temporal, un camión de carga que transitaba por la Autopista 25 de Mayo volcó su container sobre el playón de un depósito de autos de la Federal, a la altura de la calle Rivera Indarte, en Flores (ver aparte). Parte de la misma autopista, entre Recuero y Varela, se vio afectada por la caída de un cartel que, según fuentes policiales, “voló desde un edificio hacia la autopista” (ver aparte).

Las ráfagas y el granizo, de gran tamaño, se registraron sobre suelo porteño, pero también en Moreno, Ituzaingó, Tigre, Banfield, Hurlingham, San Martín, San Fernando y Quilmes, entre otras localidades.

La caída de árboles se replicó en distintos puntos de la ciudad y el conurbano. En algunos casos, provocaron que se paralizara el tránsito en avenidas y calles; en otros, ocasionaron daños en viviendas y autos. Fuentes del gobierno porteño aseguraron que los barrios más dañados por el temporal fueron Flores, Floresta, Parque Chacabuco, Liniers y Villa Devoto.

En una estación de servicio de Flores, ubicada en el cruce de Eva Perón y Carlos Ortiz, el viento terminó desplomando el techo. La estructura cayó de lleno sobre dos autos que se encontraban estacionados, a la espera de cargar GNC. Cerca de allí, en Varela y Baldomero Fernández Moreno, la valla publicitaria que sostenía un aviso de campaña del senador Daniel Filmus cayó sobre una casa.

En Vicente López, una serie de chapas que cubrían el sector de un hipermercado fueron llevadas por el viento, que las dejó caer sobre Avenida del Libertador. En las cercanías, varios carteles publicitarios se desprendieron de sus estructuras e interrumpieron el paso de vehículos en la avenida General Paz. Episodios similares se registraron en el Puente Pueyrredón y la autopista Dellepiane en el cruce con Riccheri.

Los servicios de trenes también resultaron afectados. Las líneas Mitre, Roca y Sarmiento debieron paralizar sus servicios en diferentes tramos, por la caída de árboles y postes de energía y televisión por cable sobre las vías, cosa que volvía imposible el avance de las formaciones. La situación se replicó en tramos del Premetro, por lo que la empresa Metrovías decidió suspender su funcionamiento.

El temporal arreció en la hora pico de circulación de vehículos. Por ello las salidas de la Ciudad hacia provincia de Buenos Aires estuvieron colmadas y más congestionadas que lo usual un día de semana. Mientras transcurría la tormenta, un alerta vial para todas las autopistas y rutas recomendó no circular por esas vías, puesto que la visibilidad se encontraba reducida en un cincuenta por ciento. En la avenida General Paz y la autopista Panamericana, los fuertes vientos demoraron el tránsito vehicular hasta producir un embotellamiento.

Desde distintos puntos del conurbano, sirviéndose de redes sociales y portales de Internet, los pobladores bonaerenses reportaron sobre cortes de luz en grandes sectores.

El Servicio Meteorológico explicó que el temporal se produjo por el choque de una masa de aire templado, húmedo y muy inestable, que se desplazó hacia el sur, y un frente frío que viajó desde Patagonia rumbo al norte (ver aparte).

En la provincia de Córdoba, fuertes ráfagas de polvo ocasionaron que, durante más de dos horas, fuera cortada la autopista que une la capital provincial con Rosario. En la ciudad de Santa Fe, el temporal provocó la caída de cables del tendido eléctrico y ramas de árboles. De acuerdo con la municipalidad, las ráfagas de viento tuvieron intensidades diversas y la precipitación fue de 3,5 milímetros.

La comuna dispuso que todas las estaciones de bombeo fueran supervisadas por cuadrillas que, además, realizaron trabajos preventivos, al limpiar bocas de tormenta y desagües. Aunque no se dispusieron cortes provisorios de calzada, el municipio aclaró que monitoreaba el estado de circulación de las calles. “Las condiciones climáticas –anunció– seguirán inestables, con fuertes vientos”, por lo que recomendó “retirar de calles y aceras la basura”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.