SOCIEDAD › TESTIMONIOS DE LO QUE EL VIENTO SE LLEVó Y LO QUE DEJó BOCA ABAJO

“Un container pasó volando”

Un joven salió de su casa porque se movía todo y, cuando volvió, un cartel había hecho un boquete en el techo. Otros vieron cómo volaba un container desde la autopista. El techo de una estación de servicio se partió en dos. Testimonios sobrecogedores.

“Si me quedaba adentro de mi casa estaría muerto”, fue la reflexión de Juan Ignacio (16). El adolescente estaba solo dentro de su casa, ubicada en Varela 933, en el barrio de Flores, cuando irrumpió el temporal. Un cartel publicitario fijado sobre el techo de su vivienda, lindera a la autopista 25 de Mayo, se desprendió, y arrancó paredes y loza. Juan Ignacio alcanzó a salir no bien sintió los bruscos movimientos dentro de su hogar. “Hay un dios aparte”, definió la fortuita situación su madre, Laura Quiroga. Todo el barrio tenía signos de haber sido arrasado: árboles desgarrados, cables desprendidos, postes de luz volteados. A pocas cuadras, el techo de una estación de servicio estaba partido al medio, y también en cercanías del lugar, un container de un camión caído debajo de la autopista.

Eran cerca de las 18.30, Juan Ignacio estaba sentado frente a la computadora, en el living. De repente, sintió que “el viento era cada vez más fuerte” y “todo se empezó a mover”. “Todo se llenó de polvo y vi una luz fortísima. Entonces me tiré abajo de una mesa, pero a los dos segundos salí de la casa porque sentí una explosión terrible”, narró el joven. Juan Ignacio salió a la calle en busca de ayuda, y cuando a los pocos minutos volvió a entrar al departamento, la pared del living ya no estaba y el techo de la pieza de sus padres se había desplomado.

Todavía consternada por lo que les sucedió, Laura, la madre del chico, se quejó de que nadie se acercó a asistirlos. Según contó la mujer, “sólo Defensa Civil” estuvo en la puerta de su casa poco tiempo después de que el enorme cartel publicitario cayera sobre Varela, pero “nadie ingresó a la vivienda” ni les aconsejó cómo proceder ante la precaria situación en la que quedó la estructura del inmueble.

En avenida Eva Perón y Nepper, el tinglado de chapa de una estación de servicio Aspro se quebró y quedó como un gran techo a dos aguas pero invertido; como si fuera una gran letra “V”. Atrapados debajo de esa masa de fierros, un Fiat Siena y un Renault Megane fueron la evidencia de que al momento del incidente el dispendio de gas estaba en funcionamiento.

“Escuché ruido, la sirena de la policía y salí. Miro y veo el techo partido al medio y no lo podía creer”, relató Juan Manuel, que vive a una cuadra y media de la estación de servicio. Ante semejante postal, el joven, al igual que otros vecinos, temió por una “posible explosión del caño maestro” de la estación de GNC. Para la noche los bomberos trabajaban en ese lugar y todo parecía estar bajo control.

Otra fotografía impresionante se llevaron los vecinos que viven frente a la autopista 25 de Mayo, en la intersección con Robertson. Un container, que llevaba un camión, cayó desde la autovía sobre un depósito de autos de la Policía Federal. Marcela, que vive en Robertson 912, indicó que, no bien comenzó la tormenta, “se escuchó un ruido impresionante a golpes de chapa”. A su vez, la mujer sostuvo que su hija, que estaba en el primer piso de la casa, “mirando por la ventana, vio cómo volaba un container”.

Informe: Leonardo Rossi.

Compartir: 

Twitter
 

En la intersección de la autopista 25 de Mayo con Robertson, un container cayó desde el cielo.
Imagen: Joaquin Salguero
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.