SOCIEDAD › DESDE AYER, SOLO SE HACE EL DOCUMENTO NACIONAL DE IDENTIDAD EN PLASTICO

El DNI libreta ya es historia

El cambio no será obligatorio, pero todo nuevo DNI se emite desde ayer en forma de tarjeta. También servirá para votar: el sufragio quedará registrado en un padrón digital. Habrá que renovarlo con cada cambio de domicilio.

Desde ayer, el Documento Nacional de Identidad se emite sólo en formato tarjeta. De este modo, la emisión del voto no se registrará ya sellando una libretita: “No es el ciudadano quien debe acreditar que votó: saber quién votó y quién no lo hizo es obligación del Estado”, explicó una fuente del Ministerio del Interior. Esa obligación se cumplirá mediante el padrón electoral digitalizado, herramienta con la que ya cuenta la Justicia Electoral. En rigor, la razón última de reducir el DNI a tarjeta es la digitalización del Registro Nacional de las Personas y de los Padrones Electorales: por eso ya no hace falta libreta para anotar. El estado civil no figurará en el nuevo DNI, pero sí el domicilio; cuando la persona haga cambio de domicilio deberá cambiar también su DNI: “El objetivo es poner fin a los cambios de domicilio sistemáticos, de quienes los hacían falsamente para cometer delitos fiscales o bancarios”, explicó Florencio Randa-zzo, ministro del Interior. De todos modos, nadie estará obligado a reemplazar el documento que ya tiene: seguirán sirviendo las libretas de enrolamiento y cívica, así como los DNI libretas verde y celeste.

Ya en 2009, por decreto del Poder Ejecutivo, se instauró, como complemento al DNI libreta, el DNI en formato tarjeta, que sirve para todas las funciones del documento salvo la acreditación del voto. La Resolución 797 del Registro Nacional de las Personas, publicada ayer, establece que ese organismo “emitirá el Documento Nacional de Identidad exclusivamente en formato tarjeta”. Sus fundamentos recuerdan que “el formato libreta del DNI tiene como antecedentes la Libreta de Enrolamiento y la Libreta Cívica, que cumplían, además de la función identificatoria, las vinculadas con el enrolamiento militar y el empadronamiento electoral”. La resolución advierte que el formato libreta “ha dejado de ser utilizado en el resto del mundo para documentos nacionales de identificación, siendo prácticamente universal la emisión de tarjetas”.

Esta semana, la Cámara de Diputados dio media sanción a una ley que reforma el Código Electoral, para permitir el voto con el DNI tarjeta; se prevé que, en un par de semanas, el Senado completará la sanción. “A partir de la reforma política de 2010, la Justicia Electoral ya desarrolló un sistema digitalizado –señaló una fuente del Ministerio del Interior–: el Registro Nacional de las Personas les envía los datos por vía digital, y por eso el padrón de las últimas elecciones fue el más actualizado de la historia en cuanto a las altas, las bajas y los cambios de domicilio.”

En cuanto al sistema específico que se utilizará para acreditar el voto, la fuente de la cartera de Interior explicó que “se determinará en la reglamentación de la ley de reforma al Código Electoral”, y destacó que “esa reglamentación se hará en conjunto con la Justicia Electoral, ya que ella, y no el Poder Ejecutivo, está a cargo de confeccionar el padrón electoral”. La propuesta que llevará el Ministerio del Interior consistiría en “un registro instantáneo, mediante código de barras, de quién emitió su voto en cada caso. No es el ciudadano el que debe acreditar su voto presentando un documento, sino que es obligación del Estado saber quién votó y quién no”. De todos modos, “para tranquilidad del votante, se le otorgaría un certificado de su participación: y este documento podría consistir en un troquelado que se recortaría en la hoja misma del padrón y que a su vez contendría el registro, por código de barras, de que ese ciudadano emitió su voto”.

La informatización del sistema también permitirá que en el padrón electoral figure la firma de cada ciudadano –registrada digitalmente– y pueda ser cotejada con la del DNI, e incluso que los padrones incluyan las fotos de los inscriptos.

En cuanto al estado civil, “los matrimonios y divorcios quedan asentados en el registro civil, no tienen por qué expresarse en el DNI”, señaló la fuente del Ministerio.

El domicilio estará registrado en el DNI tarjeta, de modo que cuando la persona lo cambie, deberá reemplazar el documento, como sucede ya con el actual DNI tarjeta. El ministro Randazzo señaló que con el nuevo DNI, “cada cambio de domicilio queda registrado digitalmente; antes era sólo una inscripción manual, menos segura. Nuestro objetivo fue poner fin a los cambios de domicilio sistemáticos, de aquellos que los hacían falsamente para cometer delitos fiscales o bancarios, o sacar registro de conducir en algún municipio con controles menos estrictos”.

“Aspiramos a que, en los próximos dos años, todos los argentinos cuenten con documentación actualizada: entonces tendremos una base de datos con los rasgos faciales e impresiones dactilares, que contribuirá a investigar delitos y estará a disposición del Ministerio de Seguridad”, anticipó Randazzo. Sin embargo, no será fácil actualizar la documentación en ese lapso ya que, aclaró el ministro, sacar el nuevo DNI no será obligatorio: “No hace falta cambiar ningún documento: los que existen sirven para votar. Sólo que, en los que se soliciten a partir de la sanción de esta ley, el Estado confeccionará sólo la tarjeta”, afirmó.

Compartir: 

Twitter
 

Desde 2009 y hasta ayer el nuevo DNI consistía en una libreta y una tarjeta de plástico.
Imagen: Pablo Piovano
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.